Estudian cambio diferencial para tarjetas de crédito

Por Venezuela Real - 17 de Diciembre, 2007, 10:12, Categoría: Economía

BLANCA VERA AZAF
El Nacional
17 de diciembre de 2007

Gobierno insiste en que el paralelo no existe pero lo usa como referencia para las emisiones
Asignar un dólar 50% por encima del oficial sólo para compras en el exterior con plástico

Hablar del dólar paralelo está prohibido porque esta divisa no existe. Dar a conocer alguna cotización que se refiera a él está penado por la ley. El control de cambio estipula una asignación –y no un cupo– de 5.000 dólares anuales por persona y 3.000 para compras por Internet, pero cada uno de los consumos será detalladamente inspeccionado por el Gobierno y cualquier venezolano será sujeto a revisión para comprobar que no cometió fraude a la nación. De no utilizarse, el adelanto en efectivo de las tarjetas de crédito en cajeros en el exterior debe ser reembolsado a la nación y no ahorrado, aunque la inflación esté diluyendo el valor de los bolívares, esos mismos que en menos de un mes pasarán a llamarse fuertes.

Estos aspectos, entre muchos otros, forman parte de los dogmas que establece la Ley contra Ilícitos Cambiarios que rige el control de cambio y que restringe a los venezolanos la libertad de consumir y ahorrar en monedas diferentes a la nacional.

Freno a las divisas.

Toda la crisis que se ha propiciado por la escasez de dólares para las importaciones y las restricciones que se han presentado para acceder al portal de la Comisión de Administración de Divisas parecen ser sólo una señal de una política diseñada desde el Gobierno para frenar las adjudicaciones. Los hechos van en contra de las intenciones del Ejecutivo de no devaluar el bolívar pero -se pudo conocer extraoficialmente– que estudian en el Ministerio de Finanzas la implantación de un régimen de cambio diferencial destinado sólo a los consumos con tarjetas de crédito.

¿La razón? El Gobierno no está dispuesto a seguir financiando la salida de divisas a un tipo de cambio que, más que una asignación, se ha convertido en un subsidio.

Habría entonces un tipo de cambio preferencial a 2.150 bolívares por dólar y otro que estaría 50% por encima para las operaciones con tarjeta de crédito. Un mecanismo, por cierto, muy parecido al utilizado en el extinto Recadi.La asignación para compras por Internet también estaría siendo evaluado para disminuir su demanda En 2006, las asignaciones de dólares para viajeros alcanzaron un poco más de 1 millardo de dólares. Hasta el 11 de diciembre de 2007 Cadivi había aprobado solicitudes para este concepto por 4,2 millardos de dólares. Este crecimiento luce exagerado si se le compara con las aprobaciones para alimentos, que para la misma fecha suman 2,2 millardos de dólares; así como para vehículos, que llegaron a 3,6 millardos de dólares. Tal incremento es consecuencia del diferencial entre el tipo de cambio oficial de 2.150 bolívares por dólar y el de permuta, el cual superó la cifra de 50% –que es la brecha adecuada cuando se impone un control de cambio– hasta llegar a 200%.

No hubo reacción por parte del Ministerio de Finanzas, que sólo se dedicó a afirmar que el tipo de cambio paralelo no existía. "El gran culpable de toda la distorsión que hay en el mercado cambiario es el Gobierno, pues dejó que el tipo de cambio de permuta se disparara y no hizo nada a tiempo. Ahora cierran el flujo de divisas, a través de la restricción de acceso al portal de Cadivi, porque se dieron cuenta de que incentivaron la especulación cambiaria", señala el economista Asdrúbal Oliveros al referirse a la crisis que vienen afrontando tanto empresas como viajeros, debido a la imposibilidad de efectuar las solicitudes de divisas online.

Esta situación ocasionó que cientos de venezolanos que viajarán en diciembre decidieran hacer cola a las puertas de la sede de Cadivi, en Los Chaguaramos, porque no habían podido formalizar vía Internet los requisitos para el uso de su asignación anual. Brazos marcados con números era la condición para ser atendidos luego de esperar varias horas, incluidas las madrugadas, y lograr una planilla impresa con los datos personales. Las restricciones también fueron indicadas, pero no en Gaceta Ofi cial, como es usual cuando se refiere a cualquier normativa aprobada por el Legislativo o el Ejecutivo, sino en carteles.

Así le notificaron a los viajeros a Panamá, Aruba y Curazao que pensaban quedarse en esos destinos menos de siete días, que debían olvidarse de conseguir una solicitud.

La razón de esta decisión se basó en la sospecha de Cadivi de que tales viajes escondieran la venta de la asignación anual con el posterior fraude a la nación.

¡Cierren la brecha! Para el economista Alejandro Grisanti, la reforma de la Ley contra Ilícitos Cambiarios, que prohíbe, entre otras cosas, la publicación de cotizaciones y establece multas para la libre compra-venta de dólares es una medida sin efecto alguno. "El Gobierno debe concentrarse más bien en cerrar la brecha entre el tipo de cambio de permuta y el oficial; si eso no se logra, la percepción de riesgo y de vulnerabilidad se incrementa". Añade que la semana pasada, luego de la reforma de la ley, ese tipo de cambio del que está prohibido hablar se volvió a disparar. "Gracias a la lotería que tiene Cadivi, los venezolanos estamos pagando con mayor inflación y altos costos transaccionales.

Pareciera que el Gobierno es el principal interesado en no disminuir esa brecha entre los tipos de cambio (oficial y de permuta), pues hay grupos dentro que se están beneficiando de esto".
Empresas y Negocios

Vía crucis

Las fuertes presiones sobre el tipo de cambio no oficial comenzaron el 5 de diciembre de 2006, cuando el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio madrugó al sector importador al publicar en Gaceta Oficial la exención de los códigos arancelarios de más de 3.000 productos. Quien deseara importar esos bienes debía ir al mercado no oficial. Esta decisión impulsó los precios de rubros como el de los electrodomésticos. Con la nacionalización de la Cantv, el precio del ADR, que era el referencial para las operaciones de permuta, dejó de cotizarse. Semanas después el tipo de cambio no oficial comenzó a dispararse; mientras las autoridades del Gobierno prefirieron hacer caso omiso de la situación y declarar que ese dólar no existía. Las tardías emisiones de bonos apenas impactaron al permuta. De hecho, El Venezolano I y II más bien confirmaron su existencia al cotizar el tipo de cambio implícito en 5.680bolívares por dólar.

Intimidación

La Lista Cadivi ha sido el mecanismo que ha diseñado el Gobierno para atacar a los especuladores que compran las asignaciones de los venezolanos, tanto de tarjetas de crédito como de compra por Internet. Roberto León Parilli, presidente de Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, señala que este mecanismo no sólo es intimidatorio sino que establece la culpabilidad del citado antes de que incluso pueda defenderse. "En vez de perseguir a las bandas que se dedican a este fraude, acusan de antemano a los venezolanos". León Parilli explica que la exigencia de facturas, recibos y hasta de una carta explicativa que especifique los consumos hechos en el exterior no sólo atenta contra el artículo 60 de la Carta Magna, el derecho a la vida privada y la confidencialidad, sino también contra el 49, en el que se estipula que ningún venezolano puede ser obligado a entregar requisitos que no estén en una ley preexistente.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog