Se agota la política de controles

Por Venezuela Real - 17 de Diciembre, 2007, 10:07, Categoría: Economía

VÍCTOR SALMERÓN
EL UNIVERSAL
17 de diciembre de 2007

Desde febrero de 2003 la inflación acumula un salto de 120%

"Hay escasez de azúcar, pollo, pastas", dice un titular de prensa no de hoy, sino del 3 de junio de 1987, año en que la política de controles de precios y de cambio implantada por Jaime Lusinchi colapsó, al igual que lo haría la de Rafael Caldera en 1996.

La administración de Hugo Chávez, desafiando la historia de fracasos, mantiene la regulación de precios y el control de cambio desde febrero de 2003 y los resultados no son halagadores: la inflación acumulada desde que se tomó la medida es de 120%, en el caso de los alimentos de 205%; la escasez de productos es palpable y el tipo de cambio oficial desfallece frente a un dólar paralelo que lo supera ampliamente.

De hecho, al igual que en el quinquenio de Jaime Lusinchi, transcurridos tres años de controles la inflación comienza a acelerarse y después del cierre de 14,4% en 2005, aumenta 17% en 2006 y todo apunta a un salto superior a 20% para este año.

José Guerra, ex gerente de investigaciones económicas del Banco Central, considera que el país observa una película repetida y al igual que en el período lusinchista "tenemos una tasa de cambio oficial sobrevaluada, expansión muy importante del gasto público, tasas de interés muy bajas y controles que comienzan a colapsar".

El economista y profesor de la Universidad Central describe el mismo guión de 20 años atrás, salvo que las cifras son distintas: como el Gobierno mantiene el tipo de cambio oficial en 2.150 desde febrero de 2005 a pesar de la inflación, el dólar se ha convertido en un artículo muy barato, entonces, se dispara la demanda por divisas oficiales. Cadivi (Recadi en 1987) no puede satisfacerla y una porción se desvía al mercado paralelo donde el dólar cuesta más y por tanto aumentan de precio los productos importados.

Además, la inyección de bolívares provenientes del gasto público, en procura de una canasta de bienes y servicios que no crece al mismo ritmo, se traduce en aumentos de precios.

Medido en dólares el gasto público presupuestado para 2008, supera en 150% al de 2004.

La demanda también cuenta con el combustible de bajas tasas de interés para los depósitos, que no compensan la inflación y por tanto alientan el consumo y no el ahorro.

Incluso, al igual que en 1987, las tasas de interés para préstamos son bajas y permiten financiarse para comprar dólares al tipo de cambio oficial, incrementando la presión sobre Cadivi que tiene un atraso de 180 días en la aprobación de divisas para cartas de crédito, de acuerdo con fuentes financieras.

Las importaciones de los primeros tres trimestres de este año consumen 64% de los petrodólares y el Gobierno comenzó a estudiar la posibilidad de fijar un tipo de cambio dual, es decir, mantener el oficial para productos esenciales y fijar uno mayor para otros bienes.

Aquí no hay

Los controles de precios siempre han derivado en anaqueles vacíos, básicamente, explican analistas, porque si el Gobierno fija precios que no cubren los costos de producción o permiten ganancias muy bajas los empresarios se dedican a producir los productos no regulados.

Otra consecuencia típica es que el control se extiende a todos los ámbitos porque los empresarios que tienen regulaciones dicen que los productos que usan para producir aumentan cada mes y por tanto el Gobierno se lanza a controlar el precio de los insumos y luego el precio de los insumos de los insumos.

En enero de este año el directorio del Banco Central recibió un informe donde el departamento técnico le advertía que la expectativa de escasez crecía, ya que 11,6% de los productos utilizados para medir el índice de precios al consumidor mostraban un nivel de inventario inferior a lo normal.

Esta semana es notable el desabastecimeinto de leche, azúcar, harina de trigo, aceite de maíz, sardinas en lata, papel higiénico, entre otros.

La explosión

Cuando la política de controles se hace insostenible y es necesario eliminarla para acabar con el desabastecimiento aparece en toda su magnitud la inflación represada.

En 1989, cuando Carlos Andrés Pérez desmontó los controles de cambio y de precios de Jaime Lusinchi, la inflación registró un salto de 80% y en 1996, año en que Rafael Caldera eliminó las regulaciones de 1994, se catapultó al récord de 103%.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog