Mediador o cómplice

Por Venezuela Real - 6 de Enero, 2008, 15:20, Categoría: Política Nacional

Fernando Ochoa Antich
El Universal
06 de enero de 2008

El sorprendente final que, hasta este momento, ha tenido la tan cacareada liberación de tres de los rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, obliga a un detenido y objetivo análisis del proceso de negociación que ha venido conduciendo Hugo Chávez. Las constantes intervenciones por los medios de comunicación de los presidentes de Colombia y Venezuela, indican de inmediato que lo que está en juego no es realmente un intercambio humanitario, sino jugadas políticas que buscan definir el destino político de Colombia y de la América Latina. No verlo de esta forma, es sencillamente una ingenuidad que impide realmente comprender estos acontecimientos.

El ofrecimiento unilateral de las FARC de liberar a la ex congresista Consuelo González de Perdomo, a la ex candidata a la Vicepresidencia de la República Clara Rojas y a su hijo Emmanuel tenía dos objetivos claramente definidos: reivindicar el prestigio de Hugo Chávez,  debilitado por la justificada decisión de Álvaro Uribe de suspender su condición de mediador como consecuencia de sus constantes imprudencias y fortalecer la credibilidad internacional de las FARC, al mostrar su voluntad de liberar a un grupo importante de rehenes, sin comprometer realmente  su capacidad  de negociación. Mantener secuestrada a Ingrid Betancourt, la candidata a la presidencia de Colombia, que ha generado grandes presiones diplomáticas por parte  Francia y en general de la comunidad internacional sobre el gobierno de Colombia, permitía garantizar este segundo objetivo.

Las consecuencias de este nuevo fracaso son inmensas. Al analizar la rueda de prensa de Álvaro Uribe, en el momento crucial de la tercera fase de la operación humanitaria, no hay manera de evitar concluir que la diplomacia colombiana volvió a salir victoriosa en esta nueva confrontación. Sus vibrantes palabras fueron mostrando ante el mundo el éxito de su política de Seguridad Democrática, al señalar que prácticamente durante su gobierno no ha habido secuestrados en Colombia; su compromiso de cumplir el intercambio humanitario; la permanente política de engaño de las FARC sobre este tema y fundamentalmente la débil posición de Hugo Chávez en la negociación, como consecuencia al engaño del cual fue víctima, si llega a comprobarse como pareciera ser, que el niño atendido  por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar es realmente Emmanuel.

 Al contrario, la respuesta de Hugo Chávez no sólo fue improvisada sino totalmente mal orientada. Avalar ante los medios de comunicación el contenido de la carta de las FARC; aceptar  como cierta su tesis de que el intercambio humanitario no se efectuó por la existencia de operaciones de las Fuerzas Armadas colombianas en el área; señalar que el presidente Uribe fue a dinamitar el proceso de intercambio humanitario; mantener que no cree en la honestidad del gobierno de Colombia en la negociación y atacar, de manera personal e injustificada, al presidente Uribe y a su comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo le facilitó el objetivo de Colombia: lograr que la Comunidad Internacional y los propios familiares de los secuestrados responsabilicen a las FARC del fracaso del intercambio humanitario y comprendan que Hugo Chávez no tiene las condiciones mínimas para desempeñar tan delicadas funciones. No se puede ser mediador al mismo tiempo que cómplice de las FARC en sus acciones ilegales.

 Las imprudencias de Hugo Chávez no sólo comprometieron  la posibilidad de un intercambio humanitario entre el gobierno de Colombia y las FARC, sino que debilitaron totalmente el verdadero objetivo político que los sectores de la izquierda colombiana tenían en esta operación.  Ver en la televisión el acto de juramentación del nuevo alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, representante de esta tendencia ideológica, con una gran pancarta con la fotografía de los secuestrados, y escuchar sus palabras señalando que su gestión estaría dirigida a obtener la libertad de los rehenes a través de un intercambio humanitario y dar pasos para recuperar la paz en Colombia, muestra claramente que la liberación de los rehenes iba a coincidir con ese acto para lograr un gran impacto de opinión y darle fuerza electoral a esos sectores políticos. Estoy seguro que, en los próximos meses, veremos a Hugo Chávez respaldar las ambiciones presidenciales de Samuel Moreno Rojas. ¡Qué Dios salve a Colombia!





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog