"¡Pp, pp, pp!"

Por Venezuela Real - 6 de Enero, 2008, 15:04, Categoría: Política Nacional

Manuel Caballero
El Universal
06 de enero de 2008

"Tirofijo" y su gran aliado, dos pícaros engañándose

Mi adolescencia transcurrió entre los años finales de la guerra mundial y la inmediata posguerra. Como siempre, a toda América Latina y a Venezuela mucho más (y ni qué hablar de Barquisimeto) llegaban con atraso los desechos de guerra para la venta: los Jeeps, las chaquetas de muchos bolsillos y las botas claveteadas. Como lo más consumido, por ser lo más barato, era el cine, hasta 1950 estuvimos tragando películas de guerra. Al final nos hartamos de aquellos bodrios donde todos los gringos era buenazos y todos los japoneses malucos.

Cansados ya del temita, solíamos reunirnos en el cine los más traviesos para gritar cuando aparecían gringos gigantes y rubios vestidos con albas túnicas y japoneses enanos y lívidos (todavía el color no llegaba) de cuernos y cola dentada, una interjección más bien críptica: "¡Pp, pp, pp!". Luego explicábamos a quien nos preguntaba qué cosa queríamos decir con eso : "¡Pura propaganda!".

Traviesos y alborotadores

Hoy, ya no son unos muchachos traviesos y alborotadores los únicos en gritar así: cada día aumenta el número de los gritones, de los que dicen "¡NO!" y no sólo al meter un boletín de voto. Cada día son más los venezolanos hartos de tanta mentira que ven, en cada acto, en cada palabra, en cada respiro del atarantado de Sabaneta, algo merecedor de la etiqueta y del grito: "¡Pp, pp, pp!".

Y son tantísimas las ocasiones para hacerlo, que uno no sabe por cuál comenzar, lo cual forma parte del truco: se trata, como dicen los franceses, de noyer le poisson, o sea de "ahogar el pez", para confundir y hacer pasar por muerte natural un increíble asesinato: ¡un pez ahogado, válgame Dios!

Pero por algún lado hay que comenzar, y en este caso lo haremos hablando de dos falsas libertades: la de los rehenes en manos de las FARC y la de los rehenes en manos de Chávez. En primer lugar, pronto se descubrió la engañifa de la banda de "Tirofijo" tratando de hacer creer a la opinión pública internacional que se trataba de un intercambio de prisioneros de guerra.
Llamarlos como corresponde

Pero pronto, hasta ellos mismos, hasta el propio Chávez aceptó llamar a los secuestrados por "Tirofijo" como correspondía: rehenes. Aunque dándoles por pereza mental un inmerecido barniz político, algunos periodistas continuarán llamando "guerrilleros" a quienes eran sólo bandoleros dedicados a lucrar con el secuestro, el asesinato y el narcotráfico, en manos de una ley que les ofrecía todas las garantías para su defensa, y una opinión que cuidaba de sus derechos humanos; derechos éstos que merece hasta el más endurecido criminal, pero que la banda de "Tirofijo" ni siquiera ha pretendido asegurar a sus rehenes. Palabra ésta que ahora emplea toda la prensa: cuando Chávez se presentó en Francia, el muy respetado Le Monde precisó que se estaba frente a lo que la policía llama "una situación de rehenes". Una situación que hace comprender todas las concesiones hechas por el presidente Uribe, entre otras cosas solicitar la mediación de quien él sabía que era juez y parte, Hugo Chávez: la situación de rehenes aconseja siempre ceder a todas las peticiones de los captores, para proteger así la vida de los secuestrados.

Nuestro signo monetario

"Tirofijo" y su pandilla han tratado en los últimos años de cobijarse bajo la bandera "bolivariana", acaso pensando más en nuestro signo monetario que en nuestra Guerra de Independencia. Y ni siquiera han disimulado el apoyo de que disfrutan (esto en todos los sentidos de la palabra) por parte del mandón venezolano. Pero por lo visto, su mano tendida para recibir les ha impedido ver para conocer quién era Hugo Chávez Frías, su ego desmesurado, su narcisismo sin medida. Él no podía aceptar que la FARC estuviesen acaparando con sus malhechurías una atención que él cree le sea debida a él solo y a nadie ni nada más, en todo sitio y a toda hora. Además, estaba pasando por un mal momento, con la ardiente victoria del NO en el referéndum que debía aprobar su presidencia vitalicia. Entonces ideó, junto con "Tirofijo", un verdadero show mediático para, hacer que (como dicen justamente los colombianos), le "pararan bola" unos mass media que parecían estarse desinteresando de él: las FARC entregarían dos rehenes y un niño nacido en cautiverio como un regalo a Hugo Chávez.

Como el alacrán

Pero como el cuento del alacrán, la mentira y el desprecio por el dolor ajeno están en la naturaleza misma de la banda de "Tirofijo", y le mintieron hasta al propio Chávez, al cual dejaron colgado de la brocha, revelando así ante el mundo entero que su supuesto dominio sobre sus clientes era, para decirlo como aquellos liceístas de los años cuarenta, "Pp, pp, pp": pura propaganda.

De igual manera puede llamarse su decreto de una sediente amnistía. Jugando (como sus cómplices de la pandilla forajida de "Tirofijo") con los sentimientos de los familiares de los presos políticos; intentando tapar su fracaso en Colombia, Chávez firma un decreto amnistiando no a personas presas o perseguidas, sino delitos cuya condición de tales no existe sino en la voluntad de Chávez quien considera un hecho criminal toda oposición a su persona. El fulano decreto equivale así a decir que se pondrá en libertad a todo el mundo, a excepción de los que estén presos. Algún asesor de Chávez debe haber leído a Maquiavelo y su consejo al príncipe de mantener en vilo a su pueblo con acciones espectaculares: así Fernando el Católico con la expulsión de los moros y las guerras de Italia. Pero así como el secretario Florentino olvidó el descubrimiento de América, casi todos los déspotas suelen olvidar que donde menos se espera salta la liebre. Un salto que puede volver trizas el más cuidado aparato de "pura propaganda".






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog