Soberanía informativa

Por Venezuela Real - 13 de Enero, 2008, 13:33, Categoría: Libertad de Expresión

Luz Mely Reyes
Ultimas Noticias
13 de enero de 2008

Entre 1993 y 2006 fueron asesinados 111 periodistas en Colombia. De estos, 57 crímenes están directamente vinculados al ejercicio profesional. De estos, sólo dos casos han sido resueltos judicialmente, según la Federación Internacional de Periodistas y la Fundación para la Libertad de Prensa.

Muchos otros comunicadores colombianos han tenido que salir de su país de la noche a la mañana, literalmente, amenazados por algún actor del conflicto que se vive allá. Sea la fuerza pública, la guerrilla, los paramilitares o el narcotráfico.

En estos tiempos una arista del conflicto colombiano ha sido muy visible para los venezolanos por la participación en el canje humanitario del presidente Hugo Chávez.

Sin embargo, aún seguimos sin entender su lógica, especialmente la que tiene que ver con sus medios de comunicación, que por lo general caminan sobre la cuerda floja porque, vulgarmente hablando, si no los agarra el chingo, los agarra el sin nariz.

Es así que muchos de aquellos medios a la hora de tomar posición lo hacen a favor de la institucionalidad que en la práctica significa a favor del gobierno de turno, lo cual, por descarte, implica en el momento actual una indisposición frente al Gobierno venezolano que se refleja sutilmente -excepto en RCN- en la línea informativa.

Al impacto político del proceso de canje humanitario hay que sumarle el comunicacional. Desde noviembre hubo una guerra mediática en la cual unos rounds los ganaba Uribe y otros Chávez.

En relación con la liberación de Clara Rojas y Consuelo González, ocurrida el pasado jueves, hubo limitaciones de variado tenor, incluso restricciones oficiales, en los medios privados para la cobertura, lo que obligó a seguir los acontecimientos en pleno desarrollo por tres canales: Telesur, VTV y Globovisión.

La multiestatal hizo un esfuerzo por ofrecer información de la manera más imparcial posible y estar a la altura del hecho, mientras que VTV tuvo altas y bajas, especialmente en caliente, y Globovisión recurrió a su alianza con RCN.

Mientras había una gran expectativa por conocer detalles de las rehenes, que después sólo se hicieron públicos a través de las televisoras colombianas, la periodista de VTV asignada a rampa 4 de Maiquetía le preguntó a una de las liberadas qué sería lo primero que le iba a decir al presidente Chávez. En su descargo hay que suponer que siguió instrucciones de sus coordinadores. Telesur trató de responder a la ofensiva informativa de RCN en nuestro propio territorio, pero debido a que sólo es posible verlo mediante el cable, la visión del conflicto que prevaleció fue la de RCN a través de Globovisión.

Aquí también quedó en evidencia nuestra inexperiencia en este tipo de situaciones. A los colegas del vecino país no les tembló el pulso para contactar a familiares en plena rampa 4 y entrevistar a las liberadas en su camino a Caracas. Sus medios dispusieron de recursos financieros y logísticos superiores a los criollos.

En el caso que nos ocupa, todas las limitaciones brevemente descritas atentan contra la soberanía informativa del país. El Estado no debió constreñir, como lo hizo, el acceso de los medios privados nacionales. Es preferible arriesgarse a tener distintas visiones, así alguna sea parcializada, de los medios venezolanos que ya sabemos de qué pata cojean, que depender de otros cuya dinámica e intereses desconocemos.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog