El precio del desamor

Por Venezuela Real - 14 de Enero, 2008, 15:30, Categoría: Dimensión Social

Kenna Narváez M
TalCual
14 de enero de 2008

Los buhoneros han sido uno de los puntos de apoyo más importantes para la gestión de Gobierno del presidente Chávez. Sin embargo, tras la represión del alcalde Bernal, los sentimientos de manipulación y descrédito hacen que los comerciantes informales decidan entre el amor y el bolsillo
El Gobierno Nacional le difiere al alcalde un problema estructuralmente grueso, como es la ausencia de empleo y la depresión económica en inversiones que podrían generar trabajo

La economía informal es un mundo representado por diversas actividades y aglomera, en todo el país, aproximadamente 6 millones de puestos de trabajo. Algo más que la porción de trabajadores formales.

Ante tal situación, la solución no parece estar en manos de las entidades municipales, sino que requieren de una mayor atención gubernamental.

Las medidas tomadas por el alcalde del municipio Libertador de Caracas, Freddy Bernal, aunque aplaudidas por la comunidad, han sido vistas como "una grosería" por los buhoneros, quienes aseguran que sin trabajar, no pueden llevar el pan a la casa, "a menos que nos pongamos a robar", como lo expresó un comerciante en la mesa de negociación que se lleva a cabo en el Teatro Municipal.

Descontento y e indignación son las palabras que definen lo que sienten hoy los comerciantes desalojados.

CONVERSAR PRIMERO

Alfredo Padilla presidente de Fundaempleo, especialista en la economía informal y consultor externo sobre el tema para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), afirma que dada la importancia de atender a los trabajadores en la calle, y el derecho de ellos a cumplir actividades para mantenerse (aunque lamentablemente entren en conflicto con los ciudadanos y usuarios de espacios públicos), en lo que primero debió proceder el alcalde era en el diálogo y la concertación: "La alcaldía ha impuesto decisiones primero, para concertar después.

Bajo amenazas y campañas de descrédito es muy difícil que el problema se pueda solucionar, quizás lo que se pueda es aplazar, esconderlo bajo la alfombra un rato".

Una concejal atribuye el problema de la economía informal al capitalismo salvaje, y considera que debe implantarse una economía productiva a través de cooperativas.

–¿Cree usted que esto solucionaría los problemas de los buhoneros?
–El gran fracaso en políticas de empleo, derivada de las amenazas a la inversión privada, de las políticas confrontacionistas con el empresariado, y de la inseguridad jurídica, es lo que explica que la economía informal crezca cada vez más. El principal responsable es la política económica que no estimula el empleo, y el mayor fracaso es obvio, con las rutas de la empanada, de la cachapa, los desarrollos endógenos, y las cooperativas, que ellos mismos han reconocido no sirven para nada.


–¿Tienen algún costo político las medidas tomadas por el alcalde?
Bueno, el descontento de la población tiene su precio. Ellos están confundidos y se sienten utilizados, eso no es bueno a la hora de contar los votos. Por un lado no les has dado trabajo, por otra parte les has dado la oportunidad demagógica de ocupar espacios públicos que nunca debieron ser tomados. En los momentos más conflictivos políticamente, el gobierno municipal permitió la instalación de la economía informal hasta en la Plaza Bolívar.


Claro, convenía a Bernal, en forma populista, contar con una masa muy próxima a los poderes públicos donde ellos se desempeñan. Entonces, una política que oscila entre la permisividad y la represión genera desconcierto, inconformidad e incomprensión. En ayuda a Bernal, lo que puedo decir, es que éstas no son políticas municipales. El Gobierno Nacional le difiere al alcalde un problema estructuralmente grueso, como es la ausencia de empleo y la depresión económica en inversiones que podrían generar trabajo. Si todas las alcaldías siguieran el ejemplo de Bernal estaríamos en una guerra civil.

–¿Que pasa con esa gente, que debe esperar 4 meses para volver a trabajar?
–Lo que ellos no se han dado cuenta es que no sólo despejaron las calles, sino también está despejada la nevera del tipo que estás sacando de las calles. Éstas medidas, aplicadas sobre unos ancianos que nunca debieron haber permitido que llegaran a ese estado; los indocumentados, que hoy son incómodos y no lo eran en época de elección presidencial y todo el drama familiar que representa no tener qué llevar a casa, no va alimentar la tranquilidad ciudadana, sino que puede generar mas delincuencia y desajuste social. Se necesitan políticas serias, no operativos.


–En la alcaldía aseguran que los buhoneros ganan lo suficiente para mantenerse unos meses, ¿puede ser esto parte de la solución?
–Esa afirmación de que ellos ganan bastante dinero en diciembre yo se lo rebotaría a los alcaldes y concejales, que cobraron prestaciones muy gordas. Sería interesante saber qué piensan si les piden que no cobren su sueldo del 15 de enero. Eso es una cosa absurda. Lo cierto es que ellos (los informales) no tienen protección social, no se les pagan las vacaciones, por ejemplo.

Destaca que además, el Estado no tiene una política permanente de formación de empresarialidad, y encima hay unas propuestas de micro créditos totalmente discriminatorias, pues el propio Presidente ha dicho que se le darán más recursos a las cooperativas que se declaren socialistas. Esta definitivamente es una situación engañosa.

–¿Y en cuanto a las mafias?
–Las mafias no tendrían que ser exactamente los buhoneros. Los contrabandistas son por lo general personas vinculadas a la economía formal, que tienen barcos, y pueden tener mucho dinero para traer cosas. Lo cual no quiere decir que no haya delincuentes allí, no tendría porque dudarlo, y ha de ser verdad lo de la venta de los puestos; pero me parece una desconsideración extender la mancha de sospechas sobre muchas de las mujeres trabajadoras que están allí, señaladas como responsables de la economía del delito que se incurre en este país. Dentro de esa economía del delito, está también la matraca policial, hay mafia, lo saben los buhoneros y lo saben los alcaldes también.

Cuando hay una prohibición para vender en un lugar determinado, ese lugar se encarece.Y muchas de las mafias están vinculadas a funcionarios que toleran la informalidad a cambio de un constante pago.

–Como una de las propuestas físicas ofrecidas por la alcaldía están diversos centros comerciales ¿Es viable esta reubicación?
–Este es un cuento largo, el Centro comercial de El Calvario se ha presupuestado por lo menos tres veces y tres veces se ha gastado el dinero. El centro comercial de San Martín realmente lo terminó Ledezma y Bernal aún no ha sido capaz de ponerlo a tono para entregarlo. El de Quinta Crespo está casi concluido, pero se comenta que muchos de los locales ya fueron vendidos a comerciantes formales. El tema de los centros comerciales forma parte de una oferta que ojalá puedan cerrar, pero creo que son insuficientes para albergar a tanta gente. No es la solución, pues si no hay empleo formal, los nuevos 400 mil jóvenes que cada año demandan trabajo, harán una especie de reciclaje de buhonería y nunca se terminará el circulo.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog