Los efectos de la inflación son peores para los más pobres

Por Venezuela Real - 14 de Enero, 2008, 14:35, Categoría: Economía

BLANCA VERA AZAF
El Nacional
14 de enero de 2008

BCV: Las perspectivas para 2008 no parecen ser mejores que las del año pasado
Los precios de rubros como alimentos y bebidas no alcohólicas, transporte y vestido y calzado se dispararon en 2007

No sólo fue el desabastecimiento lo que incomodó a los residentes de las zonas urbanas y rurales de todo el país, ni las largas colas de los megamercales ante los anaqueles vacíos de abastos y supermercados, también fueron los altos precios, que aniquilaron el poder de compra de toda la población pero, sobre todo, de los venezolanos de menores recursos, que deben tratar de cubrir a como dé lugar sus necesidades básicas para poder sobrevivir.

Los datos fríos y calculados en escritorios de las estadísticas oficiales dan fe de una reducción de la pobreza, pero se quedan mudos cuando se trata de medir el impacto de los aumentos de precios de productos esenciales como los alimentos.

Asimismo, las regulaciones que buscan proteger a los consumidores terminan afectándolos. Un ejemplo de ello es que el precio del queso blanco duro, importante en la cesta básica de los venezolanos, fue fijado en 12,54 bolívares fuertes (12.540 bolívares) por kilo, pero para poder conseguir unos gramos es necesario pagar 20 bolívares fuertes (20.000 bolívares) por kilo. Esos bolívares de más terminan mermando seriamente el presupuesto familiar de los pobres, para quienes la inflación no fue el promedio anual de 22,5% sino de 30% en el estrato I de la población -que es precisamente el de menores recursos- según datos del propio Banco Central de Venezuela.

No debe olvidarse que son los ciudadanos de menor poder adquisitivo los que dedican un mayor porcentaje de su presupuesto a la compra de alimentos, al transporte y vestido y calzado, precisamente los rubros que estuvieron entre los que más aumentaron.

El economista José Guerra explicó que la inflación, como todo impuesto, afecta a toda la sociedad, pero tiene efectos diferenciados. "Tiende a incidir con mayor fuerza en los sectores más pobres". Añadió que, precisamente, en 2007 los bienes que más aumentaron de precio fueron aquellos que más consumen las clases populares.

El grupo de Alimentos y Bebidas no Alcohólicas experimentó un incremento de 31,1%; tal porcentaje tiene un peso más grande en el estrato I de la población, que dedica 45% de su ingreso a la compra de comida. En contraste, el estrato más pudiente, es decir, el IV destina tan sólo 15,2% de su ingreso a la compra de ese rubro.

Muchas voces se alzaron en 2007 para alertar sobre el brote inflacionario que se vivía. Sin embargo, desde el Ministerio de Finanzas se empeñaron en negarlo y en mantener que la meta para el cierre del año sería 12%. Dados a conocer los resultados por el instituto emisor, hasta el propio presidente Hugo Chávez ha reconocido la falla de su gobierno en el combate de este flagelo, que no es más que otro impuesto con el que se pecha a la población.

Guerra explicó que la persistencia de la inflación se traduce en un nuevo aumento de la pobreza y en una acentuación de la inequidad en la distribución del ingreso. "Los sectores más pobres no tienen cómo cubrirse de la inflación mediante la compra de bienes inmuebles, instrumentos financieros o moneda extranjera".

Las perspectivas para 2008 no parecen ser mejores que las de 2007. Analistas privados han calculado que para el cierre del año la inflación podría estar cerca de 30%, mucho más si se toma en cuenta que el Gobierno ya dio el visto bueno a descongelar algunos controles de precios, para poder paliar la crisis de desabastecimiento que mantiene seriamente molesta a la población.

Otro aspecto que aparece un poco desmarcado de la política que aplicará Finanzas para tratar de disminuir la espiral inflacionaria es el tema de las emisiones de bonos de la República. Si bien el ex ministro Rodrigo Cabezas se mostró abierto a ese método para recoger liquidez monetaria - billetes y monedas en circulación-, el nuevo titular de ese despacho, Rafael Isea, es abiertamente enemigo de este tipo de instrumentos. De no producirse las prometidas subastas semanales, la liquidez monetaria -que supera los 156,6 millardos de bolívares fuertes (156,6 billones de bolívares- seguirá aumentando y la inflación continuará rompiendo los bolsillos de los más necesitados.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog