Ataques cobardes - Cuestión de ética

Por Venezuela Real - 15 de Enero, 2008, 11:50, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

El Editorial
El Nacional
15 de enero de 2008

En su programa Aló, Presidente del domingo pasado, el mandatario nacional le reclamó al embajador de Colombia sus opiniones vertidas en una entrevista exclusiva con El Nacional, y afirmó que el diplomático había caído en una trampa que le tendió el periodista. Es decir, que sus declaraciones habían sido provocadas por la maldad y la falta de ética del entrevistador. Desde luego que cada ladrón juzga por su condición y, en este caso, el Jefe del Estado no ha hecho sino confirmar su desprecio por el libre ejercicio del periodismo.

Es una lástima que el Presidente de la República, de forma tan prepotente, ataque a un embajador y a un profesional de la prensa sin siquiera averiguar si sus especulaciones presidenciales tienen una base en la realidad. Eso se llama engaño y voluntad expresa de manipular a la opinión pública de forma miserable. Empezando porque no se trata de "un periodista", como dijo Chávez, sino de una joven periodista, Marian Marval, que tiene entre nosotros (incluso siendo tan joven) merecida fama por su método tan estricto de reflejar, en sus escritos de las entrevistas que hace, un apego sin igual a las expresiones genuinas del entrevistado.

Para mayor desgracia del presidente Chávez, ella se tomó la molestia, luego de llegar a la sede del periódico, de repreguntar por teléfono desde su escritorio algunas de las expresiones del embajador de Colombia, quien muy amablemente le confirmó todas y cada una de sus declaraciones. Así de estricta es Marian Marval con su oficio de periodista, pues se trata de su dignidad, de su orgullo profesional y de su propia estima como venezolana.

Todo eso lo trató de echar por el suelo un presidente que carece de autoridad para reclamarle al país sinceridad y transparencia.

Su gobierno ha sido, desde sus inicios, una autopista de mentiras, de engaños y de juego sucio sobre sus verdaderas intenciones con la democracia venezolana. Pero, a pesar de los cuatro milloncitos de votos del 2 de diciembre, sigue creyendo que puede pontificar sobre cualquier problema desde su púlpito dominical y ofender a quienes les tome ojeriza ese día. Desde luego que no es un comportamiento muy gallardo ni muy venezolano (porque nosotros siempre damos la cara) el escudarse tras una joven periodista para atacar al mandatario colombiano Álvaro Uribe.

Pero se escudó mal: los periodistas de El Nacional no son como sus colaboradores, sumisos, rastreros y obedientes, sino gente profesional que respeta las jerarquías pero sin ponerse de rodillas ante nadie. Eso se llama dignidad, y es lo que tienen tanto Hernán Lugo Galicia y Marian Marval, dos profesionales que usted ha querido desprestigiar públicamente.

Tanto en Hernán Lugo, periodista de larga experiencia, como Marian Marval, pequeña, joven y llena de coraje, hay mucho más espíritu de transformación y lucha, de cambio y ganas de futuro, que entre sus miles de burócratas de franelas rojas preocupados más por llenarse los bolsillos que en trabajar por Venezuela.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog