Beligerantes, no

Por Venezuela Real - 16 de Enero, 2008, 11:50, Categoría: Injerencia de/en Venezuela

DEMETRIO BOERSNER
El Nacional
16 de enero de 2008

Al pretender que la guerrilla colombiana –las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional– obtenga el estatus de beligerante legal, equiparable al Gobierno legítimo del hermano país, el presidente Hugo Chávez y la ultraizquierda autoritaria desconocen la evaluación moral y jurídica que se aplica a distintos tipos de insurgencia armada.

Para apoyar su exigencia, el presidente venezolano, Hugo Chávez, invoca el caso de las fuerzas rebeldes centroamericanas que, de 1979 a 1981, recibieron un implícito reconocimiento internacional como factores beligerantes y negociadores legítimos.

¡Descabellada equiparación de dos fenómenos distintos y opuestos, como lo son el alzamiento liberador contra un militarismo opresivo, como el que imperaba en la región en la época y una agresión terrorista contra un régimen democrático elegido y apoyado por el pueblo, como es el caso de Colombia! A lo largo del siglo XX, América Latina ha aplaudido levantamientos armados contra ocupaciones extranjeras y tiranías militaristas oligárquicas.

Cuando el sandinismo, junto con otras fuerzas políticas liberadoras, se alzó en armas contra el último Somoza, en Nicaragua, en 1979, contó con el respaldo moral de los demócratas del mundo. Y en el caso de El Salvador, en 1981 una declaración conjunta de los gobiernos de México y Francia reconoció a los rebeldes, integrados en el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, como bando beligerante legítimo.

Muy distinto es el caso de la actual guerrilla colombiana. Nació a mediados del siglo XX como movimiento de resistencia liberal a un ultraderechismo autoritario y un inmovilismo social excesivo.

Pero en la década de los años sesenta cambió la situación.

Dio frutos el pacto entre conservadores y liberales, y surgió un ambiente de convivencia.

Cambios económico-sociales objetivos estimularon una mayor movilidad social y un mejor equilibrio geopolítico interno. Pese a ello, la guerrilla endureció su línea, cambiando su ideología socialdemócrata por la del socialismo autoritario fidelista, a la vez que se alió con el narcotráfico y abrazó, cada vez más, tácticas terroristas dirigidas contra civiles indefensos.

Hoy, la gran mayoría de los colombianos repudia a la guerrilla y apoya la firmeza civilizada aplicada por el presidente Álvaro Uribe. Nada puede justificar el empleo de la violencia armada contra un régimen democrático. Cualquier legitimación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia sería una bofetada a la democracia internacional.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog