Las celdas de la dignidad

Por Venezuela Real - 16 de Enero, 2008, 16:37, Categoría: Derechos Humanos

Patricia Clarembaux
TalCual
16 de enero de 2008

No hubo amnistía para los comisarios ni los ocho PM. Sus familiares y abogados salieron indignados, seguros de que la decisión estuvo influenciada

La sala se fue vaciando. No hubo amnistía para los comisarios Henry Vivas, Lázaro Forero e Iván Simonovis ni para los ocho Policías Metropolitanos (PM). Con la noticia, el llanto brotó en los rostros de las esposas, madres e hijos de los funcionarios; y el ex director de seguridad ciudadana de la Alcaldía Metropolitana de Caracas, se levantó de su silla negado a continuar con las audiencias.Y es que, aunque ha estado plagado de irregularidades, ellas y ellos guardaban las esperanzas de que ayer les llegara la libertad. Pero no. Dicen que aquella escena fue terrible, un reflejo de las premoniciones que nadie quiso ver... en virtud de la fe que los embargó.

Corrían las 5:00 p.m. cuando se escucharon las primeras declaraciones de la abogada de los ocho PM, Theresly Malavé, quien aseveró que "no debemos seguir haciendo el papel de tontos útiles. Todo lo que hemos pedido ha sido negado. En este proceso se visualizan una cantidad de injusticias". La decisión que ayer comunicara la jueza cuarta de Juicio de Maracay, Marjorie Calderón, reforzó una vez más la tendencia.

"No soportamos más esta burla de la juez. Ellos son inocentes", exclamó la hija del comisario Forero, Odalys, quien continuó entre lágrimas y con la voz entre cortada: "Le pido al pueblo de Venezuela que nos acompañe en esta lucha". Minutos después salió la madre del ex director de seguridad ciudadana de la Alcaldía Metropolitana de Caracas, Iván Simonovis: "Esto es una injusticia", dijo entre lágrimas y se fue.

Calderón se apoyó en el artículo cuarto de la ley de Amnistía que decretara el presidente Hugo Chávez el 31 de diciembre de 2007, que impide beneficiar a aquellas personas que hubieren incurrido en delitos de lesa humanidad, violaciones graves a los derechos humanos y crímenes de guerra". Bajo ese legado decidió la funcionaria. Para la abogada Malavé otras fueron las razones.

"La jueza obedeció la orden del Presidente, de la presidenta de la Asamblea Nacional y de la Fiscalía. Como no pudo sostener la lesa humanidad, mantuvo el criterio de que a las víctimas se les violaron sus derechos humanos", considera.

Pero no ha sido ella la única en visualizar las ilegalidades. Las organizaciones de derechos humanos –aunque no participan del proceso– también lo miran desde sus esquinas.

UNA MIRADA DE HUMANIDAD

"Ha habido gravísimas violaciones a los derechos humanos", asegura la directora del Comité de Familiares de las Víctimas de los sucesos ocurridos entre el 27 de febrero y los primeros días de marzo de 1989 (Cofavic), Liliana Ortega.

"A ellos se les ha investigado, llevan innumerables audiencias y aún no hay elementos que puedan incriminarlos, pero continúan después de más de dos años privados de libertad. Hay faltas en los traslados y sobre la culpabilidad de estos funcionarios se han pronunciado el Presidente, el Ministerio Público aún cuando ellos están siendo enjuiciados", dice.

Ortega conoce las condiciones ambientales en las que se encuentran los comisarios en los sótanos de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip): "Allí no hay acceso a luz natural, tal como está establecido en la legislación internacional".

Una y otra vez repite la abogada que "la justicia es un deber del Estado, no una dádiva" y asegura que en efecto este caso lleva en sí mismo un "componente político importante que no se puede desestimar".

COMO EN EL 92

A su salida de la sala, el abogado de los comisarios, José Luis Tamayo, se tomó unos minutos para leer la carta que el 15 de mayo de 1992 escribieron los oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas de Venezuela, "soldados del Ejército venezolano", desde las "celdas que dignifican", como las llamaron el propio Presidente y sus compañeros.

En estas páginas hablaban de la injusticia que se cometía contra ellos e incluso desconocieron la autoridad del juez militar que llevara la causa: "Lo consideramos una persona no idónea para conocer de ningún juicio militar, por carecer de independencia y autonomía, ya que actúa servil y obedientemente, no conforme a la ley, sino a los mandatos del Presidente de la República y de su ministro de la Defensa".

A ellos los perdonaron. Entonces se pregunta Tamayo e incluso María del Pilar Simonovis: "¿Por qué a los comisarios y ocho PM no?".

Para la esposa del comisario lo de ayer fue la "crónica de una decisión anunciada por la jueza". Con mucha fuerza en la voz y sin lágrimas dijo:"Aquí estamos 11 esposas, 11 familias que esperábamos llevarnos a nuestros esposos a nuestras casas. Pero esta es una amnistía chucuta". De seguido calificó al Presidente: "Usted es un ensañado, un vengativo un resentido, usted no permite que los jueces tomen decisiones. Nosotras nos vamos a encargar ahora, en cinco, diez años.

Ustedes van a responder ante la justicia nacional e internacional. ¡Lo que queremos es justicia!".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog