$ 3 millardos prometió Chávez para refinerías en países amigos

Por Venezuela Real - 21 de Enero, 2008, 10:46, Categoría: Petróleo/Energía

El Nacional
21 de enero de 2008

El Presidente ofreció a Daniel Ortega financiar El Supremo Sueño de Bolívar
Los proyectos en Ecuador, Dominica y Nicaragua están en retraso y carecen de estudios de factibilidad

En el último mes, parte de la agenda diplomática del presidente Hugo Chávez ha estado marcada por el tema energético y, en específico, por las promesas hechas a sus colegas de Nicaragua y Ecuador y al primer ministro de Dominica de que Petróleos de Venezuela construirá refinerías en sus respectivas naciones.

"Estamos dispuestos a avanzar en un proyecto que trascienda lo energético y retomar el sueño de Bolívar, porque es lo único que nos permitirá salir de la situación de atraso y subdesarrollo", expresó Chávez en una de sus recientes intervenciones en Nicaragua, donde ratificó la construcción del complejo refinador que, según dijo, llevará el nombre de El Supremo Sueño de Bolívar.

Palabras más, palabras menos, el discurso de integración energética del primer mandatario se repite en cada caso y se van acumulando los compromisos que asume el Gobierno, los cuales imponen a Pdvsa la realización de los estudios técnicos y la atención de las necesidades financieras que tenga cada obra.

Los proyectos anunciados recientemente –el de León, en Nicaragua; Manabí, en Ecuador; y Roseau, en la isla de Dominica suman una inversión que alcanza 500 millones de dólares, según las cifras reveladas por el Gobierno.

Estas tres plantas tienen en común tres cosas: no son una promesa nueva porque Chávez las había ofrecido hace más de un año, no están incluidas en los proyectos estratégicos de refinación que prevé el plan de inversiones de Pdvsa y carecen de estudios de factibilidad.

En lo que se refiere a los proyectos de refinación en el exterior, el programa de Pdvsa sólo menciona la reactivación de las plantas de Cienfuegos, en Cuba, y La Teja, en Uruguay, que es una ampliación de la que existe en Kingston, Jamaica; y la construcción del complejo refinador Abreu de Lima en el estado Pernambuco, Brasil, en sociedad igualitaria con Petrobras.

De acuerdo con las mismas cifras oficiales, los complejos que se indican en el plan de Pdvsa y los que se han ratificado recientemente como parte de la política exterior requerirán una inversión de parte de la petrolera estatal cercana a los 3 millardos de dólares.

El plan de Pdvsa, además, incluye obras en el país, comenzando por las mejoras en las plantas existentes: Amuay, El Palito, Bajo Grande y Puerto La Cruz; pero también prevé la construcción de tres plantas.

"Entre los planes estratégicos tenemos como meta incrementar 800.000 barriles diarios de refinación en nuestra capacidad interna, con la construcción de 3 refinerías. Además, elevaremos la capacidad total, con nuestras refinerías del exterior, a 4 millones de barriles", dijo Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo, cuando presentó la propuesta de refinación.

Sin embargo, estos proyectos no escapan a las críticas que expertos le han hecho al plan de inversiones presentado por Pdvsa para ser ejecutado en un período de seis años, entre 2006 y 2012.

"Uno no termina de entender si todos estos programas parten de lo que piensa Chávez o si ciertamente es lo que se plantea Pdvsa; pero, en todo caso, evidencian la inconsistencia técnica en que se basan y demuestran la irresponsabilidad de los anuncios", afirma Humberto Carlderón Berti, ex presidente de la corporación.

"Estamos hablando de una inversión de 8 millardos de dólares y de que se alcance un nivel de producción de crudo de 7 millones de barriles diarios", agrega.

No obstante, de todas las refinerías ofrecidas, solamente dos muestran avances: la de Cienfuegos, que se inauguró en diciembre del año pasado, y el proyecto de Pernambuco. En los casos de Nicaragua, Ecuador y Dominica, los gobiernos de esos países llevan más de dos años esperando que, al menos, se concluyan los estudios de factibilidad.

"Los retrasos terminan por demostrar que los anuncios se hacen sin tener claridad sobre los aspectos financieros", asegura el economista Abelardo Daza, director de la firma ODH Grupo Consultor. "Los planes de refinación fuera del país tienen el propósito de diversificar el riesgo y reducir la dependencia de Estados Unidos, pero eso no es fácil y, muchas veces, los proyectos que surgen por acuerdos políticos al final chocan con la realidad técnica", indica.

En el caso de la planta de Pernambuco, la demora se ha debido más a las discrepancias entre los técnicos de Petrobras y Pdvsa; retraso que ha encarecido la obra de 3 millardos a 4 millardos de dólares.

"Todos los negocios petroleros van al ritmo de las relaciones políticas de los países.

Cuando ha habido problemas entre Venezuela y Brasil, prácticamente no se atiende a las autoridades de Petrobras", señala Abelardo Daza.

La situación ha llegado al extremo de que las autoridades de la empresa brasileña han recurrido al presidente Luiz Inácio Lula Da Silva para que, políticamente, se resuelva la disputa entre técnicos.

Batalla de Santa Inés.

Dos de los principales proyectos de refinación que Pdvsa prevé ejecutar en el país requieren una inversión de 7 millardos de dólares, lo que implica que la corporación deberá recurrir a sus ingresos, obtener financiamiento a través de algún préstamo o negociar con empresas de otros países, como viene haciendo con China.

Los complejos de Cabruta, al sur del estado Guárico, y el llamado Batalla de Santa Inés, en Barinas, -a diferencia de los existentes- se plantearon construir en la región llanera para apoyar las iniciativas del Gobierno, que tiene por fin la desconcentración de población del norte costero del país.

"Prácticamente, 99% de las refinerías, los terminales, los gasoductos y embarques están en el norte del país y hay grandes extensiones de territorio que están vacías, así que vámonos Venezuela adentro", argumenta el ministro Ramírez para justificar la construcción de estas plantas en pleno corazón de los llanos centro occidentales.

La decisión sobre el emplazamiento de las nuevas refinerías también genera críticas entre los expertos petroleros.

"Usualmente, estos complejos se construyen a orillas del mar, para reducir costos de traslado y facilitar la venta y colocación de los productos terminados en los barcos", refiere Calderón Berti.

El experto no sólo cuestiona la planta de Cabruta, sino el complejo Batalla de Santa Inés, donde se espera producir 16.000 barriles diarios de gasolina, 15.000 barriles de cemento asfáltico y 6.000 de diesel. Este proyecto está previsto que sea construido en Sabaneta de Barinas, famoso por ser el terruño donde nació el presidente Chávez, "Solamente la adulancia, por no decir otra expresión, justifica hacer una refinería en Sabaneta de Barinas", afirma.

Este proyecto es el que -según los planes de Pdvsa- debería concluirse primero, para finales de 2009; sin embargo, prácticamente, todavía hay dudas sobre la ejecución de esta refinería.

 "Solamente la adulancia justifica hacer una refinería en Sabaneta de Barinas"
"Los negocios petroleros van al ritmo de las relaciones políticas de los países"


 

 


 







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog