Pompeyo Márquez: La enseñanza es la unidad democrática

Por Venezuela Real - 23 de Enero, 2008, 12:07, Categoría: Cultura e Ideas

ROBERTO GIUSTI
El Univeral
23 de enero de 2008

Entrevista // Pompeyo Márquez
Márquez evitó hacer analogías con la situación actual, sin embargo señaló que "la insistencia de Chávez de querer perpetuarse en el poder se puede convertir en su perdición"
"Un elemento importante es la unidad. Todos quienes queríamos vivir en democracia y libertad nos unimos"

Santos Yorme, el hombre que desde la clandestinidad luchó contra la dictadura perezjimenista, el dirigente que desafió a la temible Seguridad Nacional durante 8 años sin ser atrapado, el secretario general del Partido Comunista, capaz de rectificar, tantas veces como ha sido necesario, 50 años después del 23 de Enero no se conforma con ser ya parte de la Historia contemporánea porque, a sus 85 años, sigue activo, indeclinable, promoviendo la unidad de un movimiento político nacional que, como en ese siglo pasado aun tan cerca de nosotros, sigue luchando por las mismas causas de entonces.

-¿Fue el 23 de Enero producto de un golpe de Estado o una rebelión popular?
-Una rebelión popular, un movimiento cívico-militar que se fue gestando a lo largo de muchos años en contra de los métodos de gobierno empleados por el dictador Pérez Jiménez.

-¿No fue decisiva la intervención de las Fuerzas Armadas?
-Claro, pero también fue decisiva la descomposición que a lo largo de diez años se había producido y el hecho de que todas las fuerzas opositoras se pusieran de acuerdo en una misma dirección. Para 1956, cuando no se movía ni una hoja contra la dictadura todos nos pusimos de acuerdo en dejar a un lado toda política golpista y apelar a la propia Constitución perezjimenista, que en su artículo 104 ordenaba la elección directa, universal y secreta del Presidente. Cuando el dictador nos vio a todos juntos, haciendo las mismas exigencias, no quiso someterse a otra confrontación electoral, teniendo en cuenta la experiencia de noviembre de 1952. Él apela al plebiscito, fórmula extraconstitucional, para prolongarse en el poder. Así se repite, circularmente, la Historia venezolana desde 1830: reformas constitucionales, autocracias, caudillos militaristas empeñados en quedarse en el poder. Llama al plebiscito pero la abstención es muy alta y se pone en evidencia su debilidad en cuanto a apoyo popular. El 1 de enero se alzan Martín Parada y Hugo Trejo. Ya nosotros, a partir del 56, habíamos tomado una determinación sobre el Gobierno y antes que referirnos a una dictadura de las Fuerzas Armadas, denunciábamos la dictadura de una camarilla: Pérez Jiménez, Pedro Estrada (jefe de la Seguridad Nacional) y Vallenilla Lanz (ministro de Relaciones Interiores).

-¿Un cambio semántico para combatir a una dictadura militar?
-No fue un cambio semántico sino un cambio de política que nos acercó a sectores de las FAN. Así, en 1957, el año cuando Venezuela pierde el miedo, como señala Simón Alberto Consalvi, se dan todos esos movimientos. La combinación cívico-militar se concreta con la Pastoral de monseñor Arias, la huelga estudiantil universitaria y la del Liceo Fermín Toro, la movilización de los intelectuales, de los gremios. Aquello fue todo un gran movimiento desde el 1 hasta el 22 de enero. Se prepara la huelga de la prensa y estalla la huelga general. Es entonces cuando, según cuenta Ramón J. Velásquez, Llovera Páez le dijo a Pérez Jiménez: "Vámonos, Marcos Evangelista, porque pescuezo no retoña". Y el grupo de militares que estaba alrededor de Pérez Jiménez comienza a abandonarlo. El 10 de enero cambia el gabinete, designa a Rómulo Fernández ministro de la Defensa, pero la descomposición era galopante y la conformación de ese gran bloque político y social provoca la huida del dictador con dos maletas llenas de dólares (una tercera, la que deja olvidada, sirve para seguirle posteriormente un juicio).

-¿No resulta aleccionador, en las circunstancias actuales, la decisión de desechar la vía golpista y ponerse de acuerdo en el desarrollo de estrategias democráticas y de movilización social?
-Claro. Antes, fundamentalmente Acción Democrática había insistido en una política golpista. El lema, del 48 al 50, era AD volverá. Pero AD había sido derrocada en noviembre del 48, no teniendo la culpa don Rómulo Gallegos de todo el sectarismo adeco del trienio (45-48) analizado por Rómulo Betancourt en Venezuelapolítica y petróleo, con un examen crítico que le permite después la adopción de iniciativas como el Pacto de Puntofijo. A eso hay que señalar factores como la huelga petrolera de mayo, terrible error, porque se vinculó con un golpe encabezado por el capitán Rojas en Boca del Río y el capitán Amaya en Maturín. Después vienen las incidencias del golpe llamado de la Dodge, que estaba frente a Villa Zoila, donde se iban a concentrar los activistas de AD. Carnevali comienza a darle vueltas al cuartel luego del asesinato de Leonardo Ruiz Pineda buscando tomar las armas allí. El resultado es un fracaso. Carnevali renuncia al golpismo, se va a la rebelión civil y cae preso. Todo provoca tensiones en la dirección de AD donde había un infiltrado de la Seguridad Nacional. Se produce el declive, viene el golpe del 2 de diciembre de 1952 (por parte de Pérez Jiménez) y se corta de un tajo el hermoso movimiento encabezado por Mario Briceño Iragorry y Jóvito Villalba con vistas a las elecciones para elegir una Asamblea Nacional Constituyente. La victoria es abrumadora y el pueblo celebra el 30 de noviembre y el 1 de diciembre. En esos días renuncian diez miembros de los 15 del Consejo Electoral. Y el 2 se produce el golpe. Pérez Jiménez se declara presidente provisional. En el 53 establece su propia Constituyente, que lo designa presidente constitucional en el 53, para luego hacer lo propio con gobernadores, diputados, alcaldes, concejales, la Corte, el Consejo Electoral.

-En conclusión...
-Hay una célebre carta de Rómulo Betancourt al CEN clandestino en la cual dice: "Vamos a dejarnos de esa pendejada del golpismo y organicemos al partido", Comienza a escribir febrilmente a Jóvito, a Caldera y a otros dirigentes (53, 58), olvidando hechos como la búsqueda de un barco para invadir a Venezuela, para buscar un esfuerzo conjunto acompañado de un desgaste de la dictadura.

-¿Cuáles eran los signos de ese desgaste?
-La corrupción, la manera como se organizaba la economía, los años de seis meses porque las obras debían inaugurarse el 2 de diciembre. La entrega de concesiones petroleras para cumplir las deudas con las grandes empresas constructoras y la gran burguesía nacional, que lo abandona a finales de 1957. Esa descomposición va unida a otra en las FAN, que empezó a ser vigilada por la Seguridad Nacional de Pedro Estrada. No se puede, entonces, separar una cosa de la otra. Si se hubiese tratado sólo de una acción militar habría un simple golpe, pero todo esto fue un proceso de lucha, de sacrificios y grandes desgarres. Todo eso lo presenté al partido (PCV) en detalle siendo su secretario general clandestino, en el 13 Pleno del Comité Central que se reunió en febrero de 1957 y en el Pleno de la victoria, ya caído Pérez Jiménez, en 1958.

-¿Es posible establecer una analogía o extraer experiencias del 23 de Enero con lo que está pasando hoy?
-En Historia no se pueden establecer analogías, se puede, sí, sacar experiencias y enseñanzas. Un elemento importante es la unidad. Todos quienes queríamos vivir en democracia y libertad nos unimos. Esa es la principal enseñanza. Otra es que la lucha por esos ideales es permanente y una tercera es la necesidad de reaccionar ante el movimiento circular de la Historia venezolana (caudillos, reformas, constituyentes, ansias de perpetuación), un círculo vicioso que suele romperse con la caída del dictador. Tarde o temprano. En el caso actual la insistencia de Chávez de querer perpetuarse en el poder se puede convertir en su perdición. Tiene cinco años por delante. El mismo Heinz Dieterich, creador de la tesis del Socialismo del Siglo XXI, ha señalado como inoportuna e imprudente la reforma constitucional propuesta por Chávez. Si tienes cinco años por delante y quieres la reelección perpetua lo que estás haciendo es provocando a la sociedad. Hoy, en minoría, nadie entiende cómo pretende imponer un modelo totalmente fracasado, como el cubano. Precisamente en Cuba hay un debate interesante donde la gran interrogante es: ¿dónde está el hombre nuevo y los niveles de vida del pueblo cubano luego de 49 años de revolución? El de Chávez (la dictadura del proletariado como período de transición) es un modelo atrasado, superado por la realidad y después del fracaso de la URSS, de las mal llamadas democracias populares, del viraje chino y del vietnamita. Él es un caudillo militar ubicado en el pasado. Por eso fue derrotado el 2 de diciembre, por eso en el país hay un verdadero entusiasmo por la elección de gobernadores y alcaldes y por eso este 23 de Enero debe darse una declaración unitaria con el mensaje de libertad, democracia, elecciones libres, separación de poderes, justicia social. El futuro de Venezuela, como no lo fue en el 58, no es el proyecto de un caudillo o un autócrata. El futuro de Venezuela no es el de un hombre que haga con ella lo que le dé la gana.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog