Parece increíble (parte 2)

Por Venezuela Real - 24 de Enero, 2008, 11:14, Categoría: Gente de Chávez

Henrique Hernández / Alejandro López /Juan Pedro Posani / Alfredo Roffé
Ultimas Noticias
24 de enero de 2008

Continuando con lo que ya hemos venido machacando con insistencia: es urgente llevar a cabo un vasto plan de discusión que abarque, en lo posible, todo el ámbito nacional. Lo ideal sería que todo el pueblo venezolano, en todos los niveles, desde los más pobres hasta la clase media acomodada –no incluimos la cúspide rica, boliburguesía nueva u oligarquía vieja, porque tenemos serias dudas de que alguna vez comience a pensar y a actuar como lo que antes se llamaba burguesía nacional–, en todos los niveles, decíamos, se cree y se asiente la conciencia de que nuestro destino como nación está ligado de manera indisoluble al destino del petróleo.

Pero conciencia de verdad, como dueños y propietarios del territorio y de la energía, y no simplemente como repetidores del discurso de Uslar, "hay que sembrar el petróleo".

Convencernos de verdad de que del destino del petróleo, energía universal, depende el destino de todos nosotros y de nuestros hijos. Porque los que saben del asunto lo vienen repitiendo desde hace años: la curva de Hubbert ya está aquí; de aquí en adelante, en el ámbito internacional, ya no hay nuevos yacimientos importantes, hemos llegado al punto en que los depósitos simplemente han dejado de crecer. Lo que nos espera es una declinación paulatina hacia el agotamiento de los recursos y un incremento fabuloso de los precios.

Y por cuanto nuestra civilización tecnológica se basa en el petróleo y de él depende todo, absolutamente todo nuestro entorno, mañana o pasado mañana, cero energía, cero gasolina, cero productos derivados, pero sobre todo: comida, electricidad, agua, calor, frío o transporte. Es decir, todo. Se acabó la era de petróleo. Así de sencillo y de asombroso, por no decir pavoroso.

¿Demasiado apocalíptico? ¿Pura demagogia con intereses ocultos? Claro, mejor es la política del avestruz. Pero les diremos que hay trabajos sumamente serios y científicos que pintan una situación en el futuro próximo –esto es, los próximos 25 o 30 años– bastante peor de la que hemos apenas esbozado.

Y aquí es donde hay que hablar de las energías alternativas que puedan sustituir la de los hidrocarburos. Eólica, solar, biomasa, hidroeléctrica, nuclear, cualquiera que sea, o todas combinadas, señalan todas hacia un mundo bien diferente del que conocemos hasta hoy. Eso significa autoabastecimiento, seguridad alimentaria, responsabilidad ecológica, en una palabra, política urbana endógena. Y ello nos conduce a lo central, a lo que nos preocupa de inmediato. Cuando estamos procurando reorganizar el territorio y nuestras ciudades descompuestas y caóticas, y planificando ciudades nuevas, es nuestro deber señalar que acciones de este tipo, necesariamente a mediano y largo plazo, deben tener muy en cuenta que no es este territorio el que hay que reorganizar, sino el del futuro próximo en el cual el petróleo ya no sea el recurso barato que pueda derrocharse a troche y moche. Un territorio y una ciudad donde se garantice la calidad de vida a todos, en términos de nuevas energías y por lo tanto, de un nuevo diseño bien diferente, que sea tan equidistante de la improvisación mediocre, hija de la ignorancia, como de las absurdas y gigantescas locuras seudoprogresistas, por ejemplo, las que están inventando para su desgracia, los chinos.

Este es el punto. Si vamos a reprogramar la nación, debemos hacerlo con vista a un futuro seguro y no para continuar este presente inestable y provisional.

Seguiremos con el tema.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog