Venezuela aislada del consenso mundial sobre el terrorismo

Por Venezuela Real - 27 de Enero, 2008, 20:29, Categoría: Política Internacional

Frank López Ballesteros
El Universal
27 de enero de 2008

La idea de otorgar beligerancia a las FARC y el ELN ha generado rechazos

Entre Colombia y Venezuela las relaciones están ardiendo. La liberación de Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo fue en su momento una estrella de honor para el gobierno del presidente Hugo Chávez.

Sin embargo, con la petición del mandatario ante la Asamblea Nacional y "el mundo" de retirar a las FARC y al ELN de la lista de terroristas otorgándoles el status de organizaciones beligerantes, Colombia y la Comunidad Internacional reaccionaron de inmediato rechazando la propuesta.

El ex presidente colombiano Andrés Pastrana declaró a El Universal que "eso significaría justificar la muerte de cientos de inocentes y retroceder en lo que se ha avanzado".

La polémica generó un impacto sin precedentes que de inmediato y, para fortalecer su posición, el presidente Álvaro Uribe emprendió una gira por Europa y consiguió lo que deseaba escuchar: "tranquilo, las FARC seguirán en la lista de terroristas, no haremos caso a Chávez", comenta un diplomático desde Bogotá, que prefiere anonimato.

Que el gobierno venezolano haya sido el promotor de este tipo de iniciativas demuestra, a juicio del analista político colombiano Alfredo Rangel, "un desconocimiento total de la realidad colombiana. Le salió el tiro por la culata, y si lo que buscaba Chávez era restarle popularidad a Uribe, logró lo contrario: más apoyo hasta de sus enemigos políticos declarados".

Desde hace años las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) han ganado espacio con el tema del secuestro. Protagonismo, pero notoriedad no es aceptación.

Rangel, director de la Fundación Seguridad y Democracia, cree que la solicitud venezolano fue un "globo de ensayo que lanzó Chávez para ver qué se decía. Como eso se frustró, él nunca dará el paso de reconocer a la guerrilla como ellas quieren".
Para muestra, un botón

Al ser consultado sobre la posibilidad de que la iniciativa resulte acertada, Rangel responde: "eso es un sofisma puro".

"En Colombia muchos grupos guerrilleros y paramilitares se han desmovilizado sin reconocerlos como beligerantes. El gobierno está negociando con el ELN y siguen en esas listas. Cuando Uribe llama a las FARC a dialogar les reconoce su rol político, ellos no responden. Así que la historia demuestra que eso no es un requisito", agrega.

Fernando Giraldo García, consultor internacional y profesor de las universidades Javeriana y el Rosario de Colombia, explica que ambas guerrillas "no pueden aspirar al status de beligerancia si no respetan el derecho internacional humanitario y las convenciones internacionales sobre guerra. Y el primer paso para la beligerancia debe ser la liberación total de los rehenes en su poder".

Que el gobierno de Venezuela quiera reconocer estas posiciones "es un hecho jurídico importante en el terreno internacional que no puede pasar desapercibido para Colombia porque Venezuela es un Estado reconocido por la ONU y la Comunidad Internacional", sostiene Giraldo García.

"Ese sólo hecho -sugiere el internacionalista- le da oxígeno a las FARC, pero pone a Venezuela en el dilema de que es un país que negocia con terroristas porque ese es el consenso general que hay hacia ellos".

Cuando el presidente Chávez argumentó que la forma de aliviar el conflicto era haciendo estas concesiones, "tomó un riesgo político muy grande, más para Colombia y en el futuro para Venezuela", refiere el experto.

"Venezuela tiene relaciones políticas, diplomáticas con Colombia y el hecho de que reconozca que hay una fuerza insurgente es como si estuviera reconociendo, por un lado un gobierno legítimo, pero por el otro, reconoce la insurgencia contra ese gobierno", dice el docente.

Aludiendo a la propuesta de Chávez, Raúl Reyes, número dos de las FARC, dijo al semanario Voz: "Es incuestionable la gestación del nuevo Estado Bolivariano, socialista, en las FARC".

Por ahora la imagen más nefasta ante la aprobación de esta idea sería que el presidente Chávez incorporara a las FARC como componente de su proyecto político en la región.

Al respecto indica Giraldo García que con el apoyo del parlamento la distancia de tener una representación cuasidiplomática de las FARC en Caracas, es minúscula. "Sería una cuestión de detalles. Y el día en que se permita esto las relaciones con Colombia quedarán muy maltratadas llegando incluso al retiro de la Embajada".
Tensiones controladas

No existen en América Latina dos visiones menos antagónicos que las de Uribe y Chávez. Empero, en aras de mantener la calma en la región, ambos han tratado de mantener los modales.

El paso que ha dado Venezuela a futuro puede originar que otros movimiento "políticos" que realicen actos terroristas como Hamas o la Yihad Islámica vean al país como un aliado, pues si las FARC pueden, por qué ellos no podrían.

Sobre la forma en que la Casa de Nariño ha respondido a Miraflores, Giraldo García anota: "en el fondo Uribe es igual a Chávez, pero él se contiene porque los gremios en Colombia le han presionado diciéndole: usted por nada del mundo va a hacer cosas que afecten las relaciones comerciales con Venezuela, allí hay mucho dinero, contrólese".

La realidad de todo esto es que la sociedad colombiana está más polarizada, se ha "envalentonado" enfrentando sus posturas sobre una realidad que no terminan de comprender; es allí donde Chávez puede salir perdiendo. Por los que desean más guerra o el acuerdo humanitario, la mediación venezolana reabrió una herida, alentando a un sector y agudizando a otro.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog