Benjamín Scharifker: "Si queremos calidad, debemos establecer requisitos mínimos de ingreso

Por Venezuela Real - 28 de Enero, 2008, 11:03, Categoría: Educación

MARIELA HOYER GUERRERO
El Nacional
28 de enero de 2008

ENTREVISTA: Benjamín Scharifker, rector de la Universidad Simón Bolívar
Critica que se obligue a todas las universidades a ofrecer programas de educación a distancia desde el próximo año.
Considera que redactar una ley que las controle perjudicaría al país
El que haya mejores universidades pasa por que sean más autónomas de lo que son, poniendo bien claro qué se espera de ellas, dijo

U n día después de que la Universidad Simón Bolívar abrió las preinscripciones para la prueba de admisión –el pasado 18 de enero-, el Ministerio de Educación Superior anunció que no reconocería los ingresos "administrados unilateralmente" por las instituciones públicas.

El rector de esa casa de estudios, Benjamín Scharifker, se movilizó. Buscó asesoría legal y el Consejo Universitario fijó posición: se mantendrían las preinscripciones, con la disposición de seguir trabajando en articulación con el ministerio.

A una semana de eso, Scharifker opinó sobre el nuevo sistema de ingreso a la educación superior y sobre otros cambios que se podrían aplicar este año en el sector universitario.

–El ministro Luis Acuña no descartó la posibilidad de penalizar a universidades que, como la USB, mantengan las preinscripciones. ¿Qué pueden hacer al respecto?
–Hemos verificado las leyes, y no existe ningún tipo de violación por el hecho de que hagamos preinscripciones.

Al menos en lo legal, no hay ninguna posibilidad de penalización. Las penalizaciones pueden ser de otro tipo, pero hasta tanto no exista un sistema de ingreso a la universidad que haya sido aprobado por el consejo directivo, sería irresponsable de parte de la USB interrumpir un proceso que se lleva a cabo de acuerdo con las disposiciones vigentes.

–¿De qué tipo de penalizaciones habla?
–Eso habría que preguntárselo al ministro. Hemos verificado que estamos actuando con completo apego a las leyes. Por lo tanto, no concebimos a qué tipo de penalizaciones se refiere. Pudiera ser no entregar presupuesto, pero ya eso sería especular.

–¿Atenta contra la autonomía universitaria el anuncio del ministerio?
–Sí, porque la Ley de Universidades establece que es competencia de los consejos universitarios el ingreso de estudiantes. Por otra parte, el reglamento de la USB menciona, entre las funciones del consejo directivo, fijar el número de alumnos que serán admitidos anualmente y determinar los requisitos de ingreso. En nuestro caso, que se imponga el ingreso de estudiantes de una manera distinta a los mecanismos establecidos sería una violación a la autonomía universitaria y a toda la reglamentación vigente.

–¿Qué consecuencia trajo el anuncio?
–El número de estudiantes preinscritos hasta este momento es mayor al de cualquier otro año. La gente responde a la incertidumbre tratando de procurar certidumbre: preinscribiéndose, en este caso.

–¿La planificación de la USB les permite esperar hasta la tercera semana de febrero para conocer el nuevo sistema?
–Es bastante complejo, porque todos los procesos universitarios tienen una dinámica que demora meses de preparación. Si en medio de un proceso se incorporan cambios, la probabilidad de error es muy grande; por eso hay que introducirlos de forma planificada, no apresurada. Es cuesta arriba introducir modificaciones a partir de la tercera semana de febrero, pero no descarto la posibilidad de que lo hagan.

–¿Cuál cree que sea el ambiente en la próxima reunión del Consejo Nacional de Universidades?
–Eso depende del consenso previo que se genere, y del conocimiento que podamos tener acerca de la propuesta. Si ha sido suficientemente discutida en los organismos técnicos, puede ser una conversación muy constructiva, en un ambiente distendido, porque estaremos convencidos de que trabajamos por el progreso del país.

–¿Y, si no?
–Si se pretende imponer un esquema sobre el cual no existe consenso y en el cual va a haber ganadores y perdedores, el resultado no va a ser positivo.

–¿La USB podría decir que no acepta el nuevo sistema?
–De acuerdo con nuestro ordenamiento legal, corresponde a las universidades determinar los requisitos de ingreso. Entendemos que para ingresar a una carrera universitaria se debe tener capacidades mínimas. Si esas capacidades no existen al momento del ingreso, o bien ese estudiante sabe que va a fracasar desde que ingresa, o bien es necesario bajar el nivel del curso para brindarle capacidades que él ha debido tener.

–¿Para no bajar el nivel, la USB podría determinar el ingreso por sus propios caminos?
–Es una opción, porque nosotros no podemos actuar irresponsablemente. Si llegara a aprobarse en el CNU un mecanismo de ingreso que no satisface las garantías de calidad requerida para los estudios superiores, sería irresponsable admitirlos en la universidad.

Sería cometer un fraude con esos estudiantes. Por lo tanto, no acogeríamos la propuesta.

–Entonces, ¿si no se establecen los mecanismos adecuados, podría fracasar la bandera de democratizar la educación superior?
–Si la palabra democratización significa actuar irresponsablemente –y no digo con esto que el ministro esté actuando así-, por supuesto que está destinada al fracaso. Si significa actuar responsablemente, tomando en cuenta todas las condiciones del entorno, entonces podrá ser un éxito la iniciativa del ministro. Nosotros somos aliados en actuar responsablemente, no en actuar irresponsablemente.

–¿Le parece viable que, como informó la OPSU, todas las universidades ofrezcan programas de educación a distancia para el próximo año?
–Hay un trabajo adelantado, pero me preocupa que se decrete ese tipo de cosas como una obligación. Es un poco temerario. Creo que se pueden incorporar para determinados públicos y que es importante la educación a distancia pero, para mí, pasar por la universidad es una experiencia de vida. No podemos desprendernos de los mecanismos tradicionales.

–¿La USB tiene experiencia en estos programas?
–Tuvimos durante varios años, pero muy pocas personas egresaban de esa modalidad y por eso se cerraron. En este momento estamos trabajando en el diseño de estudios a distancia en algunas carreras y en la oferta de contenidos de las materias a través de nuevas tecnologías.

–¿Podrán tenerlo listo para septiembre?
–Es posible, pero lo veo difícil por las limitaciones técnicas y de personal. Para montar un buen programa a distancia se requieren contenidos, tecnologías de la información y un diseño curricular, que es distinto en la modalidad a distancia de la presencial.

–Otra meta del ministerio es unificar los programas de estudios de las carreras universitarias. ¿Qué efecto traerá esa medida?
–No lo hemos discutido a profundidad, pero se ha mencionado entre los posibles beneficios que aumentaría la movilidad de estudiantes, lo cual es deseable. Sin embargo, si todos los programas son iguales, no hay capacidad de progreso, porque el progreso ocurre cuando existen diferencias. La homogenización completa nos condena al atraso de toda la educación superior. El norte sería estandarizar y establecer normas, buscar compatibilidad, pero sin retrasar el progreso.

–¿Cree que este gobierno resolverá los problemas de ingreso a la educación superior?
–Si actuamos concertadamente y discutimos los problemas que existen, sí. El éxito que pueda tener el ministro Acuña en la implantación de mejores sistemas de ingreso a las universidades depende de la manera como se establezcan. Si es por imposición, iremos hacia atrás. Si es por consenso, iremos hacia delante.

–¿Cuán presente está el riesgo de retroceder?
–El riesgo existe. Si se impone un sistema de ingreso que no establezca los suficientes controles de calidad, que garanticen que los estudiantes tengan las capacidades, habilidades, conocimientos y destrezas requeridos, eso obliga a disminuir la calidad de la oferta académica. Si queremos garantizar calidad a todos los estudiantes que cursan educación superior, tenemos que establecer requisitos mínimos de ingreso a la universidad.

–¿Es necesaria una ley de educación superior como la que se piensa elaborar este año?
–Una ley que incentive el progreso de las universidades pudiera traer beneficios, pero si se concibe como un instrumento de control para que se ejecuten políticas gubernamentales, sólo habrá más control. El que existan mejores universidades pasa porque sean más autónomas de lo que son, poniendo bien claro qué se espera de ellas. Sólo con una ley que establezca estándares, incentive la generación del conocimiento y la capacitación de los profesionales, saldríamos ganando. Si la ley estableciera mayores controles del Gobierno sobre las universidades, perjudicaría su progreso y el de la nación.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog