La guerra con Colombia

Por Venezuela Real - 28 de Enero, 2008, 16:36, Categoría: Política Internacional

Humberto Seijas Pittaluga
Analítica.com
28 de enero de 2008

Debo comenzar recogiendo piedras para que los lenguas-de-hacha que abundan no vayan a pensar mal. Para ello, hago mías unas palabras que puso Shakespeare en boca de un general en “Coriolanus”: “I do love / My country’s good with a respect more tender, / More holy and profound, than my own life, my dear’s wife estimate, her womb’s increase / And treasure of my loins.”“(Amo el bien de mi patria con un respeto más tierno, más santo y profundo que mi propia vida, la veneración de mi esposa, el producto de su vientre y el tesoro de mi hombría). Porque lo que quiero decir es que, aunque amo a mi patria como el que más, no cuenten conmigo para esa guerra que desesperadamente incita El Poseso contra Colombia.

Y que no es sino el producto de una urgencia política: todo le está saliendo mal: ya la gente no se come eso de que “la culpa es de otros, no de mi comandante, a quien tienen engañado sus ministros”. Ya la gente se despabiló del sopor en el que estaba y ahora se pregunta: “¿Y quién es el que nombra los ministros?, ¿por qué, quien recibe es peor que el anterior?, ¿y por qué, cuando entra más dinero que nunca, hay carestías y el país se está desmoronando?”. Sencillamente, porque la gente ve que la mentira, el despilfarro y el enriquecimiento ilícito son las únicas cosas en las que el régimen ha demostrado gran capacidad. Que del resto, lo que abunda es ineptitud. De allí que el Primer Consumidor de Pasta de Coca (según su propia admisión) haya decidido arroparse con la bandera para ver si puede reunir nuevamente en torno a sí a todos los que han despertado de la pesadilla y se le han alejado. Esfuerzo inútil: ya saben que el rey anda desnudo.

Ahora la cogió por decir que Uribe está empeñado en forzar una guerra contra Venezuela. Y que para ello ya tiene la bendición de Mister Danger y el respaldo de la Cuarta Flota. Vamos de atrás pa’lante: La Cuarta Flota no existe; sus buques están en naftalina, y son obsoletos. Lo que hay es una proposición de un parlamentario gringo de que se active en un futuro incierto. Bush está muy ocupado en el Oriente Medio para estar abriendo un frente bélico más en tiempos de elecciones y cuando ya tiene el sol a la espalda. Y Uribe tiene cosas más importantes (mantener el impulso de Colombia hacia el desarrollo, unir el país ante la subversión, lograr la liberación de los rehenes, etc.) que estar buscando peleas con uno de sus más importantes socios comerciales. Aunque le ha resultado incómodo actualmente. Esa pendejada no la hace sino el de por acá. Que se pelea con sus dos más importantes clientes para ir a darse besos de lengua con unos chulos como Fidel, Ortega y los Kirchner. Y a tener devaneos con los teócratas de Persia.

Para los de poca memoria, la ojeriza que el representante de las FARC que despacha desde Miraflores tiene contra el Estado colombiano comienza en su mismo primer año de desgobierno: contrariando los acuerdos del Pacto Andino que permitían el libre tránsito por otros países de los camiones de los signatarios, dispuso que obligatoriamente se trasbordara las mercancías a camiones venezolanos en la frontera. Con lo que lo único que hizo fue encarecer el precio de éstas para los consumidores venezolanos. E impedir que los transportistas venezolanos pudieran llevar sus cargas más allá de la frontera. También en el primer año de su régimen tuvo otro acto inamistoso cuando dijo que él era neutral frente a las guerrillas colombianas. Cosa que a la larga hasta los más ingenuos de sus seguidores descubrieron que era falso; primero, cuando se descaró luego del descalabro de la “Operación Enmanuel” y se patentizó la aberración de un mediador sesgado hacia una de las partes; y, después, cuando en acto que debió ser solemne —cuando descubrió que en Venezuela hay inseguridad, faltan medicinas y alimentos, y que sus ministros roban— propuso que se le concediera estatus de beligerancia a las FARC. Con lo que quedó clarito quién es el que verdaderamente necesita una tensión en la frontera para que la gente se distraiga, se ponga a ver para afuera y no se fije en lo desastrosa que ha sido su gestión.

Todas sus últimas actitudes irresponsablemente patrioteras tienen una explicación: a finales del siglo XVIII, el poeta inglés Samuel Johnson le comentó a James Boswell, uno que no se le quedaba atrás en eso de las bellas letras, que Patriotism is the last refuge of a scoundrel.  Y yo por forajidos no estoy dispuesto a ir a la guerra. Por la patria sí. Pero que no es el caso actual...

 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog