Represión militar - Escasez y fronteras

Por Venezuela Real - 28 de Enero, 2008, 11:01, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
28 de enero de 2008

A plicando la estrategia que ha seguido durante los últimos meses, de tratar de enmendar sus errores con otros aún más graves, el Gobierno nacional ha prohibido "la movilización de rubros estratégicos para la seguridad alimentaria hacia los estados Apure, Táchira y Zulia", y ha empezado a incautar militarmente en esos y otros destinos los cargamentos que, presume, pueden ser enviados más allá de las fronteras.

Con ello intenta combatir el desabastecimiento que azota a los venezolanos con el invento de una nueva "conspiración" para justificar la escasez, al menos en algunas regiones importantes. La medida crea nuevos trámites burocráticos para el abastecimiento de leche, arroz, café, maíz blanco y amarillo, leguminosas y sorgo en los estados señalados, lo que significa una admisión oficial de que cada vez más se hace difícil o imposible encontrarlos.

Entre los trámites, se obliga a los transportistas a jurar que el traslado de los productos "no tiene por fin la exportación o el contrabando de extracción hacia territorio extranjero", pensando que los contrabandistas se abstendrán de hacerlo si acaso no consiguen los permisos.


Una manera tan burda de enfrentar un problema que afecta a todas las familias del país, y que destruye el prestigio del Gobierno, revela graves limitaciones en las maneras de razonar y de operar de las autoridades nacionales. Es elemental y bien sabido que los problemas económicos no pueden ser resueltos con medidas militares. Y que, en consecuencia, cuando a un asunto como el desabastecimiento se le intenta combatir con medidas de fuerza, a cada arbitrariedad le siguen más, porque con ninguna de ellas se obtiene el resultado deseado.

Como debería ser obvio, los problemas económicos tienen causas económicas y se resuelven con medidas económicas. En este caso las causas son muy claras: políticas erradas en cuanto al valor de la moneda y a la fijación de precios inhiben la producción y provocan la escasez. La solución consiste, por tanto, en un cambio de políticas.

Pero el Gobierno se niega a realizar tal cambio porque, en su soberbia, rechaza admitir que se ha equivocado. Prefiere, más bien, inventar nuevos culpables, gastar los ingresos petroleros en importaciones apresuradas y aumentar los controles. Y hasta llegar a extremos que rayan en lo absurdo, como impedir el libre tránsito de mercancías en el país; entorpecer el normal abastecimiento en importantes regiones; dificultar aún más la labor de los productores; y destinar los pocos recursos policiales que posee a perseguir a los distribuidores.

La medida comentada logra todo eso mediante el establecimiento de aduanas internas o fronteras interiores en el territorio nacional, con lo que discrimina en contra de los habitantes de los estados fronterizos, aumenta la impopularidad del Gobierno y logra agravar el problema que trataba de solucionar. Pero, eso sí, lo hace con mano militar, que es aparentemente el único procedimiento que conoce.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog