Los Tropiezos de la Revolución Bolivariana

Por Venezuela Real - 29 de Enero, 2008, 16:38, Categoría: Prensa Internacional

Rodrigo Botero Montoya
El Colombiano - Colombia
17 de enero de 2008

La construcción del socialismo real, con propiedad estatal de los medios de producción y planificación central, demostró ser una labor ardua durante el siglo pasado. La experiencia ha demostrado que esa empresa se hace aún más ingrata en la proximidad de países con economía de mercado.

Para los dirigentes de la República Democrática Alemana, resultó penoso el contraste entre el bienestar de sus habitantes y el de los de Alemania Federal. Algo similar ocurrió en Hungría con respecto a Austria, y en China con respecto a Hong Kong. En una reunión bilateral en Seoul, con funcionarios de la República de Corea, el negociador por Corea del Norte observó que su delegación sabía que el tráfico vehicular de la ciudad era el resultado de una patraña, con automóviles traídos desde Japón para presentar una fachada de prosperidad. A lo cual respondió su anfitrión, 'Traer los automóviles de Japón fue la parte fácil. Lo difícil fue traer los edificios.'

Quien ambicione imponerle a su pueblo un Estado Socialista en esta época debe entender que para nada ayuda compartir una frontera con una economía de mercado en la nación vecina. El régimen venezolano así lo está descubriendo, en medio de su accidentada marcha hacia el Socialismo del Siglo XXI. La inevitable evaluación del desempeño económico comparativo termina por convertirse en motivo de frustración, a medida en que se hace más desfavorable. Esa frustración es uno entre varios elementos de discordia con Colombia que han llevado las relaciones bilaterales a un inusitado nivel de deterioro.

El desafecto que siente el comandante Hugo Chávez por el establecimiento neogranadino es explicable, además de ser recíproco. Lo que él denomina la oligarquía colombiana corresponde al grupo social venezolano que ha estado tratando de arruinar o de eliminar como actor político. En su trato con la elite gubernamental y empresarial del país vecino, Chávez percibe una actitud de condescendencia y desdén, disimulada por buenas maneras, que se expresa en la resignación tolerante hacia su patanería.

Están de por medio visiones del mundo que han resultado ser incompatibles. Para quienes conforman la clase dirigente nacional, Hugo Chávez personifica el tipo de gobernante que Colombia ha procurado evitar durante doscientos años: el caudillo tropical, cuya ambición es perpetuarse en el poder, entrar a saco al erario público, enriquecer a los familiares y satisfacer resentimientos de diversa índole. Cuando un personaje de esa naturaleza se apodera del gobierno de una nación hermana, se hace inevitable negociar con él y extenderle un trato correcto. Pero eso es todo.

Poderosas razones de tradición política, estructura económica y forma de organización social le impiden a Colombia participar en cualquier tipo de asociación con la Revolución Bolivariana. Chávez parece haber llegado a la misma conclusión. Su esquema geopolítico continental tropieza con el ordenamiento institucional y la mentalidad de una nación democrática que desconfía de dictadores, valora la propiedad privada y se siente cómoda con la economía de mercado y el mundo occidental.

La Revolución Bolivariana tiene poco que ofrecer como modelo de desarrollo. El sectarismo ideológico, el desgreño administrativo y la incompetencia técnica han desarticulado el aparato productivo, creado desabastecimiento y estimulado la corrupción. La inflación es la más alta del hemisferio. En el Índice de Libertad Económica de 2008, Venezuela aparece entre los diez últimos países del mundo. Que un gobierno que ha tenido a su disposición un nivel sin precedentes de recursos financieros exhiba resultados tan deplorables, explica por qué su Líder Máximo es percibido como un divertido integrante de la farándula internacional.

Está por verse hasta dónde llega la insensatez del Comandante Chávez. El daño causado a la relación bilateral con sus declaraciones a favor de las Farc parecería ser manejable. Si la retórica se traduce en actos gubernamentales de apoyo político o militar al narcoterrorismo, Chávez estaría indicando que se propone responder a los problemas internos, provocando un conflicto con Colombia.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog