Campo infierno

Por Venezuela Real - 2 de Febrero, 2008, 15:56, Categoría: Política Nacional

RAMÓN HERNÁNDEZ
El Nacional
02 de febrero de 2008

Son tiempos de penuria con los bolsillos llenos.

Mientras alardean de una economía "fuerte", nos condenan al hambre. Son tiempos de rabia, de las bases hacia arriba, bien arriba: contra el líder que desapareció el pan y va de cumbre en cumbre repartiendo dólares. Arrechera y decepción.

Nunca antes Venezuela fue un país más dependiente ni más neocolonizado. Nunca fue más indefenso frente a las vicisitudes del mercado petrolero ni más penetrado por la "inteligencia" de otro Estado, el cubano.

La producción nacional debe enfrentar todos los obstáculos y carencias, todos los asedios y asaltos, sean burocráticos o ideológicos, y someterse a controles irracionales e insensatos, mientras el "Estado que transita hacia el socialismo" compra a manos llenas, y sin regateos, a la oligarquía argentina y brasileña mercancías que empaca y comercializa, salvo la que se queda en sus quintas recién compradas, a precios subsidiados. El hambre se multiplica, la ineptitud impera.

El mandón tiene un garrote y cada mañana la emprende contra alguien o contra algún principio o propuesta. Es su concepción de la revolución. Una semana golpea a los que tienen perros, a los entomólogos, a los admiradores de Páez, a los lectores de Corín Tellado y a los que comen pescado salado. A la siguiente semana sus víctimas son los que no tienen perros, los que no son entomólogos, los que no admiran a Páez, los que no leen a Corín Tellado y los que no comen pescado salado. No importa. Lo que quiere es representar su inútil papel de justiciero y firmar cheques.

Como revolucionario es un fraude; como gobernante, una calamidad.

La rabia, el sentimiento de haber sido defraudados, se percibe en los hospitales, en las colas de Mercal, en las tramposerías "informáticas" que obligan a bajarse de la mula para obtener la planilla para sacar el pasaporte y también el RIF, tan necesario ahora para reclamar un paquete en Caño Amarillo y pronto imprescindible para viajar en el Metro. Rabia en los hospitales, sin medicinas, doctores, camas y sábanas, pero con los quirófanos contaminados. Rabia debajo de los puentes y en los ranchos de cuatro tablas. Rabia en los comedores públicos con las ollas vacías, y en las escuelas con los pupitres rotos y sin maestros.

A nombre de la inclusión y de la lucha contra la oligarquía, predomina la segregación que impone la camarilla gobernante, tan exclusiva y bien vestida, con sus camisas rojas y gruesos fajos de billetes nuevecitos.

Tullidos de frío y hambrientos nosotros, los mandantes calientan el cuerpo con escocés del bueno, Premium, 25 años.

Salud, comandante. Bonita revolución. Vendo discurso mojado.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog