Socialismo petrolero mantiene cercadas a las transnacionales

Por Venezuela Real - 4 de Febrero, 2008, 14:33, Categoría: Petróleo/Energía

MARIANNA PÁRRAGA
El Universal
74 de febrero de 2008

Reversión de apertura implicó aumento del aporte fiscal petrolero de 22,5% a 55%

Si algo se puede afirmar sin temor a objeciones con respecto a la política petrolera aplicada durante la administración chavista, es que ha reconfigurado la relación entre el Estado y el empresariado privado del sector.

La promulgación de la Ley Orgánica de Hidrocarburos como parte del paquete habilitante del año 2001 provocó los primeros roces del matrimonio que tenían el Estado venezolano y las transnacionales que habían ganado espacios de participación a raíz de la apertura petrolera.

Muchos aún recuerdan que fue el propio presidente Hugo Chávez quien, orgulloso, cortó en 2001 la cinta para la inauguración de Ameriven, la cuarta asociación estratégica en entrar en operación en la Faja del Orinoco, integrada por Pdvsa y las norteamericanas Conoco Phillips y Chevron Texaco.

Sin embargo, en diciembre de ese mismo año la LOH cambió el modelo fiscal que imperaba en la industria, al elevar la tasa máxima de regalía, un tributo de cobro inmediato, de 16,66% a 30%, a cambio de la disminución del Impuesto sobre la Renta petrolero de 67,7% a 50%.

La LOH además introdujo el modelo de empresa mixta, según el cual Pdvsa debía tener la mayoría accionaria decisiva de cualquier negocio constituido para extraer crudo en el país. Este esquema se convertiría luego en la sentencia de muerte de la apertura petrolera de los 90.

Más renta y menos espacio

Tras superar los embates del paro que tuvo lugar entre 2002 y 2003, el Gobierno venezolano puso su mayor empeño en detener la tendencia declinante que mostraba la participación fiscal del petróleo y que según cifras del Banco Central de Venezuela pasó de 70% en 1976 a 64% en 1986, 23% en 1998 y 22,5% en 2000. Esa tendencia no había podido ser contrarrestada hasta entonces a pesar de la aparición de la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

Para lograrlo, en octubre de 2004 los proyectos de la Faja dejaron de gozar de la grandiosa ventaja que significaba pagar apenas 1% regalía en un entorno de precios petroleros récord. A partir de ese mes, y por orden unilateral del Ejecutivo, la regalía en la Faja se elevó a 16,66% y dos años después la tasa de ISLR reducida de la cual gozaban estos negocios pasó de 34 a 50% y con ella la regalía subió de nuevo, esta vez a 33,33%.

En 2005 el Gobierno dio su segundo movimiento: tras declarar su ilegalidad, comenzó a presionar a los privados que operaban 32 convenios operativos para transformarlos en empresas mixtas con mayoría accionaria de Pdvsa, en medio de controversiales intervenciones del Seniat para fiscalizar las cuentas de esas compañías.

Esta transformación se prolongó durante un año y significó la salida de la francesa Total del campo Jusepín y de la italiana Eni de Dación.

Cuando ni siquiera los privados participantes en los convenios operativos se habían recuperado de la sacudida que recibieron, en 2006 se inició la migración de los cinco proyectos de la Faja del Orinoco a empresas mixtas, un proceso que culminó el año pasado y que dejó fuera del camino a las estadounidenses Exxon Mobil y Conoco Phillips, dos compañías que habían acumulado una larga trayectoria en el país.

Esta última migración vino acompañada de la reforma de la LOH que fue aprovechada para introducir dos nuevos tributos que terminaron de reconfigurar las cuentas de los proyectos activos: el Impuesto de Extracción que niveló todas la regalías a 33,33% y el Impuesto de Registro de Exportación.

Superado el fifty-fifty

Con la reforma de las leyes de Hidrocarburos e Impuesto sobre la Renta en 2006, la participación fiscal del petróleo finalmente revirtió su tendencia a la baja y pasó a ubicarse en 55%, más del doble de lo que promedió en el año 2000 y eso sin contar los tributos extras que se crearon como parte del modelo de empresas mixtas para apoyar el desarrollo social regional.

Bajo un ambiente de explosivos precios del crudo, las finanzas de los negocios petroleros que manejaban los privados en el país fueron lo suficientemente elásticas para soportar las transformaciones, pero no pudieron evitarse los efectos que ejercieron las migraciones sobre la producción petrolera.

Según las cifras que recogen el anuario Petróleo y otros datos estadísticos (PODE, 2005) del Ministerio de Energía y Petróleo y los balances financieros de Pdvsa, la producción de los convenios operativos pasó de un pico de pico de 518 mil b/d en 2004 -un año antes de que comenzara la migración- a 457 mil b/d en 2006 (incluye Jusepín y Dación), una baja de 11%.

Mientras, la extracción de crudo en la Faja del Orinoco disminuyó 6,5% en un año, al pasar de 602 mil barriles por día en 2005 a 563 mil b/d en 2006. Pocas semanas antes de la migración de estos negocios, que arrancó en mayo del año pasado, la producción en la Faja estaba por debajo de 500 mil b/d.

Si se observan en retrospectiva los resultados de la industria petrolera hasta 2006, se puede notar que la transformación de los negocios con privados recuperó el desembolso fiscal petrolero, pero hasta ese año no pudo devolver la participación de Pdvsa en la producción total de crudo del país a los niveles registrados en 1998.

Ese año, antes de que Chávez llegara a la silla presidencial, Pdvsa extrajo 89% del crudo producido en el suelo nacional, número que se desplomó a 66,2% en 2005. El vendaval de cambios que ha traído consigo la aplicación de la LOH no ha podido revertir contundentemente esa tendencia: al cierre de 2006, Pdvsa produjo 71,7% del crudo nacional y los privados se quedaron con 28,3%, casi el triple de lo que abarcaron en 1998.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog