Una fuerte defensora de los presos políticos en Venezuela

Por Venezuela Real - 4 de Febrero, 2008, 12:01, Categoría: Prensa Internacional

El Nuevo Herald
04 de febrero de 2008

En un rincón del condado Miami-Dade, entre una estatuilla de la Virgen María y un piano sobre el cual están depositadas partituras de salmos, se lucha denodadamente por los presos políticos venezolanos.

Es la casa de una activista católica que se desvive por la defensa de los presos políticos en su país, Patricia Andrade. Para ello creó la organización Venezuela Awareness, con la cual está tocando todas las puertas, incluso las que no se abren, para que la ayuden a sacar a 25 hombres y mujeres que se consumen en la cárcel por el simple delito de disentir del gobierno.
La cuestión, dice, ``es que si no se lucha por esos 25, mañana podrán ser muchos más''.

De nada han valido los consejos derrotistas, desalentadores, pues para Andrade no importa siquiera que el presidente Hugo Chávez sea poderoso. Con fe y esperanza le basta para sacarlos de las prisiones.

''Yo me coloco en manos de Dios. Si me pongo a pensar que Chávez tiene todo el dinero del mundo y yo nada más que la verdad, pudiera desalentarme'', admite con una sonrisa y una expresión incisiva.

Pero no, no se desalienta. En parte porque cree firmemente que la defensa de los derechos humanos pasa siempre por la divulgación en el extranjero de las violaciones ocurridas en el interior del país.

Dueña de una extraordinaria capacidad de expresión y una locuacidad única, Andrade se despierta literalmente leyendo en su Blackberry las últimas noticias de Venezuela.

Aún acostada, llama a sus contactos en el terreno, recibe los últimos informes y a media mañana muchas ONG o entidades hemisféricas ya están al tanto de eventuales violaciones de derechos humanos.

No fue fácil. Hubo que imponerse. Dicen quienes la conocen que Andrade es muy persistente.

'Lo de la OEA fue una `matraca'. El embajador de Chávez siempre arriba de nosotros, pero al fin logramos que la comisión interamericana [de derechos humanos] nos escuchara'', añade la activista, recordando los correcorres que se armaron en los pasillos de la Organización de Estados Americanos hace un buen par de años, cuando ella denunció ante la institución por primera vez la existencia de presos políticos en Venezuela.

Andrade nació hace 42 años en Puerto Ordaz, al oriente de Caracas, pero por amor se instaló hace 20 en Estados Unidos.

''Mi esposo estudiaba acá, aquí obtuvo un empleo, y como no creo en eso de estar casados y vivir en países diferentes, vine para acá, pues'', explica.

Debajo del brazo trajo un diploma de abogado, pero nunca ejerció. Por casi dos décadas trabajó en diversas empresas, negocios y comercios, y dedicó una infinita cantidad de horas voluntarias a la Iglesia.

Incluso ahora, pese a los avatares de la lucha por los presos políticos, Andrade sigue dando clases de catequismo en una iglesia sin cobrar un centavo.

''Hay niños que llegan de Cuba y no saben quién es María o Jesús. Yo se los enseño. Es como sembrar una semilla que dos años después fructifica con la comunión. Todo el mundo sabe en la iglesia que yo lloro cuando hacen la comunión, me emociono mucho cuando veo los niños sabiendo qué es la religión'', afirmó.

Pero un día del 2002, en el estado Táchira de su país, las autoridades chavistas detuvieron a un grupo de venezolanos rápidamente identificados por la oposición como presos políticos, y Andrade comprendió que iba a comenzar una nueva etapa en su vida.

Se despidió del empleo, desempolvó el diploma de abogado y creó Venezuela Awareness.

''Un preso político es un ser absolutamente solo que lo necesita todo. Al preso no sólo tienes que alimentarlo, como vestirlo y buscarle un abogado. Y eso es algo que alguien tiene que hacerlo'', explica la activista.

Lo primero que hizo fue contactar organizaciones internacionales de derechos humanos y convencerlas de que pusieran a los presos políticos en sus agendas. Tampoco fue fácil, pues hasta la misma oposición venezolana no ayuda mucho, ya que, al parecer, no tiene una percepción clara de las necesidades de los presos políticos.

''Me dicen que no se puede hacer nada y eso no es cierto. Hace días hubo manifestaciones en Caracas, pero la oposición iba por un lado y los familiares de los presos por otro. Eso no lo entiendo'', se queja Andrade.

Es que ''si hay un solo preso político en la cárcel, yo vivo full por liberarlo'', destaca.

¿Cómo es posible que tras tantos años en Estados Unidos todavía sienta intensamente por Venezuela?, pregunto.

''Siempre he creído que la raíz es sagrada. No pretendo borrar los años que llevo en este país; yo amo a Estados Unidos, pero mi raíz está en Venezuela, y Venezuela está pasando por una crisis, y yo tengo que sacar lo mejor de mí por mi país'', responde.

Andrade logra una conciliación hogareña interesante. Los hijos hablan en inglés, ella se comunica con el esposo en español.

El Día de Acción de Gracias ''todos somos lo más gringos que puedas imaginar'', dice, pero en la Cena de Navidad, ``es Venezuela quien se sienta a la mesa''.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog