Las mil máscaras del proceso

Por Venezuela Real - 6 de Febrero, 2008, 18:12, Categoría: Política Nacional

Elides J. Rojas L.
El Universal
06 de febrero de 2008

La revolución bolivariana es un carnaval eterno. Es el mejor disfraz de la temporada

No hace falta el Carnaval para que el Gobierno se disfrace o intente disfrazar todo el entorno que necesite para hacer creer que se está construyendo una revolución y que los próceres rojos, en sus días más calmados, tienen que arriesgar la vida para mantener al imperio a raya.

Así como los muchachos pasan a ser Batman, El Fantasma o El Zorro, por unos días, los revolucionarios montan la fiesta todo el año.

Hasta hace poco el disfraz era tan bueno que la gente lo creía. Hoy la farsa está desmontada.

Ese viejo ¡A que no me conoces!, típico de negrita en plan fiestero, salta como fogonazo en cada esquina, en cada reforma, en cada programa televisivo chavista, en cada actor tarifado que viene a adular al jefe a cambio de esos malditos dólares imperiales, en cada manoseo de la cuerdita de vividores del ALBA, en cada aplauso del coro del programa dominical.

Y no es de negrita precisamente que se viste esta futura superpotencia mundial. Las grupitos de pueblo engañado se disfrazan de cooperativas exitosas, los militares compradores de carros de lujo y tracaleados se hacen pasar por fichas importantísimas de la revolución y baluartes de la esperada guerra asimétrica, los ministros se disfrazan de eficientes gerentes, la justicia se disfraza de ciega y equitativa.

Pdvsa es la reina del Carnaval. De sólida empresa productora y comercializadora de petróleo pasó a ser el hombre de las mil caras. Vende pollos, rellena de dólares equipajes voladores, financia cuanto cosa se le ocurra al jefe para amarrar a Evo, a Daniel, a Fidel y a Correa. Su mejor disfraz es el de ahora Pdvsa es de todos. Las FARC y el ELN se disfrazan de José Gregorio Hernández. La evidente falta de suministros, alimentos y productos se disfraza de bonanza económica. El bolívar destrozado y devaluado se disfraza de bolívar fuerte. La inseguridad ciudadana se disfraza de perenne rueda de prensa entre éxitos y agresiones a los medios en plan estelar. La red hospitalaria en ruinas y acabada, se disfraza de salud primermundista. El Gobierno rojo, extremadamente corrupto, grosero e ineficiente, se disfraza de poderoso conductor de la revolución mundial y portavoz de la paz y la lucha contra la pobreza. Cuba, hundida en la miseria del socialismo ramplón, se disfraza de potencia de la moralidad y la dignidad frente al imperio para mantener a su pueblo en las humillantes colas de racionamiento, al mejor estilo Táchira y vecinos fronterizos. Las inviables empresas cogestionadas, de supuesta producción social, se disfrazan de competitivas y rentables organizaciones. El desarrollo endógeno, marcado por el populismo de fin de semana, se disfraza de lineamiento impelable para el desarrollo.

Los pobres no son pobres. Son magnates de raras costumbres y exóticas vestimentas. Caprichos de ricos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog