Alfonso Márquez: "Ni el productor agropecuario ni el campesino se inventan"

Por Venezuela Real - 10 de Febrero, 2008, 12:22, Categoría: Economía

MILAGROS SOCORRO
El Nacional
10 de febrero de 2008

En esta ocasión, el alcalde de Machiques de Perijá no insistirá en denunciar que los dominios de su municipio son invadidos y recorridos con frecuencia por miembros de las FARC, quienes han perpetrado secuestros y asesinatos.

Ya eso lo ha denunciado muchas veces. Esta vez dirá lo que quería plantearle al Presidente cuando visitó su ciudad

El alcalde de Machiques de Perijá estaba entusiasmado porque era la primera vez en nueve años que el Presidente de la República visitaba su municipio.

Pero se quedó con los crespos hechos. El jefe del Estado no lo visitó ni lo convocó a su presencia para compartir, aunque fuera de lejos, el escenario emplazado en la finca Doña Carmen, en Machiques, donde tuvo lugar el Aló, Presidente 301, cuyo mensaje medular fue la soberanía alimentaria como meta de la revolución.

No era la primera vez que el alcalde Alfonso Márquez (Maracaibo, 1960) se quedaba detrás de la comitiva ya en desbandada, viendo cómo el viento dispersaba la polvareda. Hace cinco años se apersonó en un gabinete móvil que se celebraba en Maracay, con el objeto de presentar su proyecto para la realización de un núcleo de desarrollo endógeno, concebido para dotar de vialidad agrícola, favorecer la siembra de café y construir una sede de Mercal, que sirvieran a las comunidades yukpa y barí que viven en la Sierra de Perijá. El proyecto, que en ese momento requería una inversión de 8,5 millardos de bolívares, fue aprobado.

"Pero hasta el sol de hoy –dice– no aparece ni vivo ni muerto.

Nadie me da razón de él ni, por supuesto, de los recursos solicitados. Escondieron el proyecto como si me estuvieran haciendo un daño a mí y no a los indígenas, que están sin vías y sin un apoyo indispensable para su sustento y bienestar".

Heredero de una larga tradición de productores del campo, Alfonso Márquez egresó de la escuela de Zootecnia de la Universidad Rafael Urdaneta, en Maracaibo, y luego cursó una especialización en Crecimiento y Desarrollo Animal en la División de Estudios para Graduados, de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia, así como un curso de Contabilidad Agropecuaria en el Instituto de Estudios Superiores de Administración.

De 1990 a 1992, fue concejal del municipio Machiques de Perijá, por AD. En 2000 fue electo alcalde y cuatro años después obtuvo la reelección para el período 2004-2008. Así, cuando el presidente Chávez llegó a Machiques el 20 de enero, el gobernante municipal armó una ruma de carpetas y esperó el momento de comparecer ante el mandatario para exponerle los problemas de la localidad y plantearle las soluciones previstas. Era la ocasión perfecta para el esperado encuentro, puesto que el Presidente había ido a hablar acerca de soberanía alimentaria precisamente en la pequeña ciudad fronteriza, capital del municipio que produce más leche en todo el país. Pero nadie lo llamó.

–El gran problema de la producción agropecuaria –señala– es que no existen políticas de Estado que involucren a todos los factores relacionados con la producción, industrialización y comercialización, en armonía con el Estado como ente rector.

Al carecer de estas políticas, se cae en la improvisación constante. No se llevan cifras, estadísticas ni planes sino, como dice el mismo Gobierno, como va viniendo vamos viendo. Eso ha conducido a un deterioro en la producción y en la productividad (que son dos cosas distintas), y, por consiguiente, cada vez habrá menos producción, no solamente de leche sino de la mayoría de los rubros necesarios para el sustento diario del venezolano.

–¿Cuánto ha decaído la producción de leche y de carne en el país?
–De acuerdo con las cifras que nosotros manejamos, que, desde luego, no son ofi ciales porque el Gobierno carece de esas cifras o no las divulga, en 2007 se produjeron alrededor de 1,1 millardos de litros. Esto es, unos 100 millones de litros menos que en 2006. En cuanto a la carne, el rebaño nacional está en menos de 11 millones de cabezas de ganado. De acuerdo con las cifras de la FAO, todo país debe tener una res por habitante.

(Según los cálculos del Ministerio de Agricultura y Cría, en 1995 la población bovina de Venezuela era de 13.964.921 cabezas. En su alocución de Machiques, el presidente Chávez afirmó que, en la actualidad, el rebaño nacional alcanza los 12 millones de cabezas de ganado).

–El Presidente aseguró que el próximo año Venezuela tendrá 16 millones de reses y que se convertirá en una potencia ganadera. –Para lograr semejante meta es preciso favorecer el crecimiento vertical, lo que se logra con mucha confianza en el sistema, en el que tendrían que participar las universidades, la banca, la industria, los productores, los trabajadores y el Gobierno. Para que haya producción en cualquier rubro debe haber seguridad jurídica (tenemos casi diez años bajo la amenaza de expropiación, invasión e intervención), seguridad personal (los productores estamos a merced de la guerrilla y el hampa común) y seguridad de mercado.

–¿Cómo se expresa eso en su municipio?
–El caso de Machiques es tremendo: no tenemos matadero desde hace varios años; cierran Parmalat y en su lugar montan un mamotreto (la Planta Láctea Socialista de Machiques)... En fi n, el mercado se hace difuso.

A eso se suma el problema del mercado internacional de la leche: la tonelada métrica de leche en polvo pasó de 2.800 dólares a 4.300 dólares en un año, porque los asiáticos, que antes no tomaban leche, ahora lo hacen. Es el caso que Japón, Indonesia y China se han incorporado a la demanda y pagan la leche por adelantado a los países exportadores de este producto (como Nueva Zelanda, Suecia, Holanda y Bélgica).

En Venezuela sólo habrá abastecimiento cuando el propio país aumente su producción.

De lo contrario, el problema seguirá.

–¿Cómo anda la infraestructura vial, eléctrica y de riego?
–Machiques tiene 10.360 kilómetros cuadrados (es casi del tamaño del estado Trujillo) y 1.100 fundos y casi 300.000 hectáreas de Zona de Reserva Indígena en la Sierra de Perijá.

Ya esta rápida constatación de sus dimensiones indica la necesidad de un entramado vial, que no tiene ni en número ni en calidad. En energía eléctrica tenemos también un importante défi cit, algo muy grave porque donde no hay electricidad, en el mismo día la leche se pone mala. Y, en cuanto al riego, esa es una infraestructura que deben procurarse los propios productores, cada quien a sus expensas, sin ningún apoyo del Estado, que debería estar al frente de un plan nacional de riego. En general, puede decirse que carecemos de apoyo del Estado.

Piensa que hace un par de años los productores de la Villa del Rosario y de Machiques solicitaron a Cadivi dólares para traer embriones sexados (concretamente, de sexo femenino), lo que garantizaría el crecimiento del rebaño con hembras de calidad. Cada embrión sexado, con 90% de certeza (del sexo de ese embrión), cuesta alrededor de 14 dólares. Con esa posibilidad, y con una infraestructura tecnológica adecuada, podríamos repoblar el país con un rebaño de calidad. En el Zulia, modestia aparte, tenemos los productores capacitados para eso, y la plataforma tecnológica estaría a nuestro alcance a través de nuestras universidades.

–¿Cuál fue la respuesta de Cadivi?
–Ninguna. Nunca dieron los dólares.

–¿Qué es lo que considera más preocupante de la problemática del campo?
–La interrupción de la cadena sucesoral del conocimiento en materia agropecuaria. Ese traspaso de pericias y amor al campo, que va de padres a hijos, se ha roto porque los padres no quieren llevar a sus hijos a las fincas por temor a que sean secuestrados o directamente asesinados. Es necesario que el país cobre conciencia de lo grave que es esto: ni el productor agropecuario ni el campesino se inventan. No tiene ningún sentido sacar a una persona de un barrio de Caracas y darle una parcela en Río Negro, porque no tiene la cultura para eso. Nosotros, los productores agropecuarios, estamos habituados a aprender de nuestros padres y abuelos. Por supuesto, la actual generación ha asistido a la universidad y tiene posgrados, una formación académica dentro del oficio para aplicar una tecnología orientada al crecimiento vertical de nuestra producción.

 "El traspaso de pericias y amor al campo, que va de padres a hijos, se ha roto porque los padres no quieren llevar a sus hijos a las fincas por temor a que sean secuestrados o asesinados"







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog