"Bombas de tiempo" se riegan por los barrios de Caracas

Por Venezuela Real - 11 de Febrero, 2008, 15:31, Categoría: Petróleo/Energía

MARIANNA PÁRRAGA
EL UNIVERSAL
11 de febrero de 2008

Menos de la mitad de 15 millones de cilindros de gas están aptos para circular
La desinversión que desde 2004 azota a los industriales del gas licuado de petróleo hace que sólo 35% de las 15 millones de bombonas de gas que circulan en Venezuela estén aptas para funcionar. Para José Celeste, gerente de la envasadora Tauro Gas, son "bombas de tiempo".

Se estima que sólo 35% de las 15 millones de bombonas de gas que circulan en Venezuela están aptas para funcionar. La desinversión que desde el año 2004 azota a los industriales del GLP (gas licuado de petróleo) es la principal causa de este problema, a lo cual se suma la falta de fiscalización por parte del Ministerio de Energía y Petróleo.

Como "bombas de tiempo" califica José Celeste, gerente de la envasadora Tauro Gas, muchas de las bombonas que son recibidas en los hogares y, particularmente, las que tras recorrer largas e intrincadas rutas llegan a los barrios de Caracas. Esto es así porque son las personas de menores recursos quienes compran los cilindros de 10 kilos, la presentación más pequeña que en el mercado interno, y son estas bombonas las que tienen la más alta rotación y, por ende, las que reciben mayores maltratos.

Para que una bombona cumpla con las normas de seguridad debe aprobar cada siete años las pruebas de PH que exige el Menpet. Esto permite comprobar que el cilindro es adecuado y que la válvula no tiene fugas. Si la bombona reprueba el examen, debe ir a una de las pocas empresas reparadoras que hay en el país -en Caracas solo hay una-, en donde cambian el acero y las válvulas vencidas.

La poca oferta de servicios de reparación, el costo que implica refaccionar los cilindros y la imposibilidad de importar bombonas nuevas dentro de las especificaciones exigidas en Venezuela -México era el principal proveedor y la salida del país del Grupo de los Tres afectó estas importaciones- ha promovido la circulación de millones de bombonas no aptas, con el riesgo que ello supone.

"El Menpet tiene años ofreciéndole a los envasadores asumir las pruebas de PH para evitar males mayores, pero ninguna promesas se ha cumplido".

Entre las promesas que públicamente ha hecho el Menpet se pueden enumerar el suministro de unidades de transporte para el despacho final, la entrega de créditos para la reposición de infraestructura, la importación de bombonas y hasta la instalación de mini plantas de llenado en los barrios del país.

La adquisición de las envasadoras y distribuidoras Vengas y Tropigas por parte de Pdvsa Gas Popular tampoco ha mejorado la situación. De hecho, muchos industriales afirman que la ha empeorado, pues al no operar eficientemente las compañías más grandes, los distribuidores pequeños y medianos han tenido que hacer maromas para asumir parte de sus clientes.

Acorralados

Una bombona de 10 kilos a 3,7 bolívares fuertes, que es su precio regulado, es un lujo en los barrios caraqueños y también en las zonas apartadas del interior.

La explicación lógica del sobreprecio es la escasez. Si las empresas distribuidoras abandonan las rutas menos rentables -por una mezcla de creciente inseguridad y costos insostenibles-, a la gente le cuesta más conseguir el gas cerca de su casa y se ve obligada incluso a pagar taxi de ida y vuelta para conseguir un cilindro lleno, lo cual eleva sustancialmente su costo.

A las puertas de las empresas envasadoras se evidencia esta realidad. Las que están ubicadas en Caracas, casi todas ellas en el sector Piedra Azul de Baruta, reciben clientes a diario y en el interior del país algunas compañías despachan hasta la hora en que se les agota el producto.

Mientras en las urbanizaciones de Caracas el gas llega con retraso, los propios distribuidores admiten que a lo alto de los barrios no llega nunca, a menos que los clientes bajen a buscarlas. Las rutas urbanas son más fáciles y rentables de atender -muchos empleados de camiones repartidores completan su salario a fuerza de propinas- y en ellas suelen usar las bombonas medianas, que tienen menos problemas de escasez.

Para gerentes como Celeste, en cuestión de días estos factores llegarán a un punto de inflexión. "La gente va a tener que ir a las plantas a recargar los cilindros". Las montañas que forman las bombonas dañadas en prácticamente todas las plantas así parecen indicarlo.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog