Sin afán desestabilizador……..

Por Venezuela Real - 12 de Febrero, 2008, 13:49, Categoría: Economía

Prof. Douglas Ungredda
Diario Reporte de la Economía
12 de febrero de 2008

El control de cambios en Venezuela, se ha vuelto costoso, ineficiente e inoperante por que ya ni siquiera proporciona el beneficio de una reducción en la tasa de inflación

Especial, Reporte.- . El actual esquema cambiario perdió su razón de ser y el tipo de cambio oficial esta sobrevaluado.

El afán de proteger la cuenta capital de la Balanza de Pagos de posible fuga especulativas de divisas está provocando que el ataque especulativo se dirija hacia la cuenta corriente, por vía de la demanda de importaciones más allá de de lo que dictaría los requerimientos del país en condiciones de cuenta de capitales abierta. Era casi un estándar la noción de que Venezuela necesitaba en promedio unos US$55 millones diarios en importaciones para funcionar adecuadamente, asumiendo condiciones de equilibrio, externo e interno. El aumento desproporcionado de las importaciones que en el 2003, representaban US$11.215 MM subió a US$45 millardos en 2007, o un aumento interanual del 75,3% en cuatro años, sin corresponderse con un aumento conmensurable en las actividades de manufactura, así como de inversiones pública, privada y extranjera.

Este argumento es fácilmente comprobable si se contrastan las estadísticas publicadas por el Banco Central de Venezuela.

El BCV

Si tomamos por ejemplo el índice de producción física de bienes emitida por el BCV, que llega hasta el año 2005, tomando 1997 como año base, podremos establecer que al cierre del año 2005 los números relativos a la producción nacional, excepción hecha con la producción de vehículos, cauchos, acero primario, mineral de hierro y electricidad son bastante desalentadores. El Banco Central no ofrece estadísticas correspondientes a los años 2006 y 2007, años de mayor desaceleración de la actividad manufacturera. La devaluación que se había implementado de Bs. 1.920 a Bs. 2.150,00./US$, en el 2005 no constituyó subvención cambiaria alguna para los exportadores no tradicionales.

Asimismo, las importaciones aumentaron gracias a un gasto público, financiado por ingresos petroleros récord, generando un incremento exponencial del crédito disponible. De hecho la liquidez ampliada - M3 al cierre del año 2003 con un saldo de Bs. 30.9 billones, subió hasta situarse en Bs. 153.2 billones al cierre del año 2007, incremento de casi el 100% interanual. En fin, expansión del crédito, sirvió para financiar planes de endeudamiento público y de compras en el exterior sin contrapartida tangible en servicios públicos que funcionen decentemente, inseguridad, falta de viviendas, etc.

Costoso, ineficiente e inoperante

A estas alturas, el control cambiario venezolano, se ha vuelto costoso, ineficiente e inoperante, porque ya ni siquiera proporciona el beneficio de una reducción en la tasa de inflación, como cuando se impuso durante la política de anclaje de tipo de cambio nominal, en la segunda mitad del gobierno Caldera y primera mitad del gobierno del Sr. H. Chávez.

Si antes la política de importaciones, si bien buscaba controlar la inflación domestica, ahora no complementa, sino desplaza de manera desleal a la industria local. Es increíble como, según estadísticas de Conindustria, la base industrial del país, de aproximadamente 15.000 empresas en los 90, se redujo a menos del 50% a fines del año 2007, por culpa de políticas de desarrollo industrial coherentes y por mantener un tipo de cambio distorsionado. Hoy por hoy las importaciones son financiadas en un 70% (según Cadivi), con un tipo de cambio controlado e irónicamente la inflación al cierre del año 2007 subía a un 22,5% e inaugurando el año 2008 Enero con un 3,4% en coyuntura de baja estacionalidad.

Sobre valuación del Bolívar

Este estado de cosas contrasta con una inflación externa promedio de un dígito bajo, lo cual genera una sobre valuación del Bolívar, que si se mide en términos de Paridad de Poder de Compra y dependiendo del año base, resulta incluso superior al 40%. Como solución a lo anterior, el gobierno busca reducir la demanda de importaciones sin atacar el desorden fiscal como causa fundamental.

A estas se imponen limitaciones cuantitativas y cargas fiscales adicionales que dificultan el esfuerzo productivo del sector privado y a la sociedad en general. Además todo esto se adereza con una carga de retórica amenazante, urticante, con visos de incoherencia mental al penalizar lo que denominan el “acaparamiento y la especulación”. Estos términos son licencias poéticas, de poca utilidad práctica, ya que si definimos especulación como la toma de posición en un activo financiero o físico esperando un cambio favorable en su precio, concluiremos que toda actividad económica es en esencia un acto especulativo, aun dentro de un modelo económico socialista marxista. Aun cuando se asuma por absurdo que el país importe el 100% de sus requerimientos, cerrando por completo sus fabricas y empresas, a los fines de controlar la inflación, esta nunca se acercara a la meta establecida para el 2008 del 11% y tanto menos convergería al promedio mundial porque la ineficacia del gobierno y de los organismos encargados de distribuir los bienes importados, haría imposible tal locura.

II

Si vamos a la historia de los regimenes de cambio fijo, nos damos cuenta que todos indefectiblemente se agotaron en el mediano plazo y fueron cambiados por otros sistemas alternativos. De hecho, el Fondo Monetario Internacional, no hace defensa a ultranza de sistema cambiario alguno, y no se niega a aceptar un control de cambios, si se hace indispensable.

Sin embargo para que funcione, son necesarios una serie de requisitos:

El esquema de control de cambio debe ser susceptible a sustitución por otro más eficiente que permita flexibilidad en la cuenta capital de la Balanza de Pagos a los fines de facilitar la inversión extranjera.

No es ninguna sorpresa que para Venezuela después de cinco años de control cambiario, las estadísticas en este rubro cayeran estrepitosamente.

Al final el control de cambios estimula ataques especulativos en la Cuenta Corriente. Ningún organismo del Estado, por competente que sea está capacitado para procesar la masiva información de los participantes para detectar los requerimientos de una economía.

Las decisiones que en esta materia se tomen serán siempre pocas y tardías.

El tipo de cambio establecido no debe causar distorsiones en la cuenta corriente de la Balanza de Pagos. Ya el tipo de cambio a la paridad actual, esta causando distorsiones en la cuenta corriente incentivando “actividades especulativas”, por parte de agentes económicos, pequeños y grandes.

La autoridad coordinadora de las políticas de desarrollo económico, fiscales y monetarios debe tener credibilidad. En otras palabreas, la población y los agentes externos observadores de los procesos políticos y económicos de un país deben percibir la independencia de la autoridad monetaria, así como de la idoneidad técnica y capacidad de los funcionarios en materia fiscal y económica para tomar las decisiones adecuadas y de manera pragmática ante cambios en el entono.

Este punto es de crucial importancia, ya que las declaraciones de principios e intenciones de quien es el máximo dirigente de un país, su Presidente guía las decisiones de inversionistas cuyos horizontes temporales son a mediano y largo plazo. Si la disonancia es evidente, se potenciarán las acciones defensivas de los agentes económicos.

Estas acciones estarán signadas por una mayor demanda de divisas y una mentalidad cortoplacista al punto que nadie invertiría siquiera en “manos de cambures“ que maduran a la semana.

No hay mal que por bien no venga

Para el caso venezolano, el equipo que gobierna nuestro país ha tenido varias ventajas sobre gobiernos anteriores.

Por una, ingresos fiscales acumulados en nueve años de por lo menos US$500 millardos, y mas importante aún, una lista completa de lo que no deben hacer en política económica. Sin embargo pareciera que están fatalmente condenados a repetir los errores del pasado con resultados más catastróficos por causa de una mayor fragilidad institucional así como de declaraciones inconsistentes o de dudosa credibilidad y la ilógica verborrea de un presidente incapaz de comprender los cambios que se suceden en su entorno. Estas actitudes producen antagonismos innecesarios, presiones sociales y distorsiones, que al final casi siempre culminan con un “Cambio de Tipo”.

Sirva como advertencia y corolario de lo anterior la demanda judicial interpuesta por la empresa Exxon-Mobil en contra de PDVSA y que produjo una decisión de un tribunal internacional el aseguramiento de activos de PDVSA situados en el exterior por hasta US$12 millardos de dólares, a los fines de asegurar las resultas de una decisión de arbitraje.

Este precedente en jurisprudencia puede abrir la compuerta para acciones legales similares, generando incertidumbre acerca de sus implicaciones a la gestión de tesorería corporativa de PDVSA, y la gestión fiscal ordinaria del gobierno.

Como una digresión a lo anterior, no hay mal que por bien no venga; si bien como ciudadano me solidarizo con el interés colectivo, la medida judicial constituye justicia poética, porque proporciona no sólo a éste gobierno, sino a todos por igual una cucharada del enema de “Ocupación Previa de la propiedad hasta que los tribunales competentes diluciden acerca de la cuestión planteada”, medida incluida en la Reforma Constitucional, rechazada por mayoría el 2D.

Es necesario un giro de 180º de actitud Esto obligará por la fuerza al gobierno a sentarse, reexaminar su conducta y adoptar una mayor disposición para dialogar e incentivar. Para que este milagro ocurra es necesario un giro de 180º de actitud, donde se imponga un discurso conciliador, coherente y constante que no tolera cambios de humor, declaraciones contradictorias, amenazas y mucho menos a ministros incapaces. De lo contrario, la alternativa “Cambio de Tipo” se impondrá como condición para que un nuevo Tipo de Cambio y un plan económico coherente tengan credibilidad suficiente en la población para que se produzcan los resultados deseados.

Esto lo escribo responsablemente y sin afán desestabilizador. Es útil recordar que la experiencia nefasta de regimenes populistas militares o civiles que se sucedieron en Argentina, Perú, Ecuador, Brasil y México, desembocaron en idéntico resultado.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog