Administrar la ingobernabilidad

Por Venezuela Real - 15 de Febrero, 2008, 17:35, Categoría: Política Nacional

LUIS PEDRO ESPAÑA
El Nacional
15 de febrero de 2008

Estamos mal y vamos peor. El deterioro va muy rápido. El Gobierno hace aguas por todos lados. La búsqueda de culpables externos a los problemas internos y la obsesión con Colombia, el Imperio y la CIA le hace pensar al pueblo que el Presidente lleva rato desentendido de los problemas del país.

Se agolpan las materias pendientes y los desequilibrios aumentan. 2008 no debería ser un año recesivo, sólo su antesala, pero se avanza irresponsablemente hacia el precipicio de los conocidos ajustes macroeconómicos.

Los signos del desajuste son familiares para el ciudadano común. El precio de los alimentos crece sin detenerse. Para todos nosotros hacer el mercado se ha convertido en una visita a la casa del terror. Unas veces porque no hay lo que se busca, otras por los aumentos y, no pocas veces, por las colas que hay que hacer para comprar tres pendejadas. El consumo nervioso agrava el problema, la gente se abalanza sobre los artículos que anuncian pronto desabastecimiento, pero buscar los productos no es la causa de su desaparición, sino su obvia consecuencia. Por su parte los salarios lucen congelados y las oportunidades de empleo son bastante magras, se avecinan tiempos de conflictividad laboral.

Síntomas de ingobernabilidad están en puerta. Los recursos disponibles, económicos e institucionales, del petróleo o de la sociedad, no son suficientes para satisfacer o, al menos, contener la espiral de demandas que han provocado los cuatro años anteriores de crecimiento sin sostenibilidad.

Por su parte, el Gobierno le hace frente a los problemas con su habitual método de agravarlos. Culpabiliza, amenaza, grita victorias sumido en la derrota. Empezamos a creer que ante la imposibilidad de solucionarlos ya los ignora. Alguien debe llamar a la cordura para corregir el rumbo, porque en el barco no sólo va el capitán, sino con él y su tripulación todos nosotros.

El Gobierno está en una encrucijada. Hay dos maneras de lidiar con el problema de ingobernabilidad que se acrecienta. Una es continuar con el método autoritario que tan pobres resultados le ha dado, otro es dar un viraje democrático y conciliador. Aun cuando al lector le cueste mucho pensar que el Presidente va a volver a "juntar las manitas" para pedir perdón por tanta equivocación y, paso seguido, convoque al país a un nuevo entendimiento nacional; es más probable que haga eso a que el país se lo crea.

Aun así, lo que nos conviene a todos, incluso al propio Gobierno, es que se abandone la lógica autoritaria con que está enfrentando los primeros síntomas de la ingobernabilidad creciente. Por más que no estemos esperando ninguna hecatombe económica, ni petrolera; sin embargo, la desaceleración es tan profunda y las expectativas tan crecientes que, aunque las cuentas fiscales den y los fondos disponibles permitan seguir corriendo la arruga, la recesión del ingreso en los hogares va a ser una realidad inminente.

Al descontento creciente se le sumará la perdida de gobernaciones y alcaldías en noviembre próximo. Puede que la oposición gane menos de las que aspira y que el Gobierno pierda más de las que tolere, pero 2009 será el año del renacer del pluralismo en el ejercicio de los poderes regionales, precisamente cuando ya la recesión socioeconómica será una realidad entre nosotros.

Es por ello que al Gobierno no le quedará más remedio que aprender a ser democrático, lo obligaremos a ello, tendrá que administrar en los próximos años la crisis y la ingobernabilidad que inventó, entre otras cosas para que nunca más regrese.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog