Barrio Adentro, hospitales y epidemias

Por Venezuela Real - 17 de Febrero, 2008, 10:42, Categoría: Salud

Juan Martín Echeverría
El Universal
17 de febrero de 2008

La salud no admite errores, engaños, subestimación ni discursos sin soluciones

El régimen mantiene una relación sui generis de dádivas con los sectores más desfavorecidos de la población y parte de la clase media; por supuesto que ello no se conjuga con el llamado socialismo radical, definido por el tratadista Giovanni Sartori como "la bóveda del miedo", sentimiento que se amplifica en la medida en que se ponen en riesgo las libertades. Vivimos un socialismo a juro, donde cualquier decisión es luego anulada o neutralizada en paralelo por otras decisiones, que hacen inviable la gobernabilidad.

La perversión extrema es calificar un programa social por la magnitud del gasto, sin entrar en consideraciones sobre su eficacia, ni practicar auditorías que comprueben si los recursos llegan efectivamente a las áreas populares. La realidad es que hay una explosión de presupuestos dirigidos hacia el pueblo y una notoria deficiencia en los resultados: pareciera que es más importante el efecto demostración que los ciudadanos beneficiados por la magnitud del gasto.

Así por ejemplo, en el sector salud debe distinguirse entre la atención primaria concentrada en Barrio Adentro, la secundaria que abarca los pacientes que tienen que ser trasladados a la colapsada red hospitalaria y por último, la reaparición de enfermedades como el dengue, la malaria, parotiditis, tuberculosis y paludismo, que de manera injustificable han renacido de sus cenizas.

Hay una lógica en la planificación de los diferentes niveles de atención a la salud, ya que el nivel de atención primaria es una fórmula que permite resolver el 80% de las cuestiones consultadas; sin embargo queda un saldo del 20% que debe articularse desde Barrio Adentro hacia la red hospitalaria, que necesita renovar su infraestructura, dotación de equipos, insumos y hacer ajustes en los salarios del personal médico y auxiliar: es allí donde está el punto crítico de la escasez de recursos y la inatención de casos graves.

El funcionamiento de Barrio Adentro es el primer paso de un sistema, por eso es injustificable que se hayan descuidado de tal manera los hospitales, aparte del repunte de epidemias ya erradicadas, incumpliendo las más elementales normas de prevención y asistencia en las zonas populares, entre ellas las políticas de control del agua potable, la eliminación de las aguas negras y las gravísimas fallas en la recolección de basura; sin olvidar las improvisaciones en materia de vacunación, fumigación y el drama cotidiano del programa de alimentación materno infantil.

La respuesta del régimen se limita a centralizar, rechazar un esquema genuino de autogestión y dotar pero insuficientemente a Barrio Adentro. El Sistema Nacional de Salud necesita, con urgencia, una evaluación independiente y auditorías a fondo sobre el aprovechamiento integral de los recursos. La crisis de gobernabilidad esconde innumerables irregularidades, e incontables episodios de madres en proceso de parto y también víctimas de la violencia "ruleteados" de un centro asistencial público a otro y así sucesivamente.

La salud no admite errores, engaños, subestimación ni discursos huérfanos de soluciones. Enfrentar y resolver las dificultades de Barrio Adentro, la crisis hospitalaria y combatir con éxito las epidemias, son un desafío absoluto para el régimen. Si cierra Globovisión precipitará su fin.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog