Noviembre

Por Venezuela Real - 17 de Febrero, 2008, 12:04, Categoría: Política Internacional

SIMÓN ALBERTO CONSALVI
El Nacional
17 de febrero de 2008

Si nos orientamos por el nerviosismo de los candidatos a gobernadores y alcaldes, como por el irrefrenable nerviosismo del gobierno de la revolución bolivariana, el calendario de 2008 se va a precipitar de manera impredecible. A pocos de la oposición les interesa resolver asuntos capitales como la situación del árbitro electoral, renuente a garantizar equidad y transparencia. Lo que importa es verse retratados como candidatos a gobernaciones y alcaldías. El Gobierno, por su parte, se empeña en enrarecer el ambiente, llegar a noviembre saltando de un conflicto a otro conflicto.

Del fiasco de las FARC como ejército regular "que ocupa un territorio y tiene sus leyes que hace cumplir", pasamos al conflicto de Exxon-Mobil.

Vendrá otro. Y otro.

Lo que antiguos y anacrónicos conspiradores tenían en mente, podría ocurrir pero no como ellos pensaban, sino al revés. Siempre anduvieron preguntándose por qué Estados Unidos no dejaba de comprar petróleo venezolano, cuando de buenas a primeras es el Presidente de la República quien amenaza con cancelar el envío de 1.200.000 barriles de crudo pesados que diariamente salen hacia el Norte. Los conspiradores se han desconcertado.

Y con ellos casi todo el mundo, con excepción de aquellos enceguecidos a quienes Dios quiere perder, por ejemplo, los diputados de la AN que no encuentran cómo expresarle su incondicionalidad al jefe de la revolución y tratan de emularlo con sus explosiones retóricas.

Visto el asunto con alguna objetividad, si Venezuela deja de enviarle petróleo a Estados Unidos el más afectado no sería el imperio, fatalmente sería Venezuela, el Gobierno en primer lugar y todo el país, en general. Más que un boomerang, podría ser una catástrofe fi nanciera en tiempos tan singulares que Pdvsa, como sabemos, tiene que recurrir a su fi lial norteamericana, Citgo, para obtener créditos bancarios. Las refi nerías para petróleos pesados están en Estados Unidos. De ahí que cuando el jefe del Estado amenaza: "No enviaremos una gota de petróleo al imperio", la cuestión no es tan simple. El Presidente ha llamado a los petroleros de Exxon-Mobil "bandidos, criminales y corruptores". Algo más les dijo, "expertos en golpes de Estado". Lo cual es tan cierto como que quien acusa tiene a su vez un gran récord en tal especialidad. Tan tumbagobiernos han sido los jerarcas de Exxon-Mobil, como el jefe del 4 de febrero de 1992.

Los expertos sostienen que sería muy simple para los países de la OPEP, Arabia Saudita en primer término, suplir de inmediato los 1.200.000 barriles que Venezuela revolucionaria dejaría de enviarle al imperio.

También podrían hacerlo países no necesariamente de la organización. Así, la revolución bolivariana se vería precisada a reconocer la realidad, sin los dólares que tanto le han servido para combatir (retóricamente, hasta ahora) al desdeñoso imperio. Los clientes del ALBA quedarían colgados de la escoba. Quizás anden ahora pidiéndole moderación a quien tanto han aupado, ante la posibilidad de perder el chivo y el mecate.

La guerra con el imperio también tiene el tiempo contado.

El "hombre que huele a azufre" está recogiendo sus papeles y sus retratos y se dispone a dejar la Casa Blanca. Anda en todo menos en conspirar contra el Presidente de Venezuela. La verdad es que los enemigos de Hugo Chávez Frías no necesitan conspirar. Tienen el mejor aliado del mundo. Si noviembre obsesiona a muchos (Gobierno y oposición) en el país de Bolívar, en el Norte habrá otro jefe de Estado. Puede ser Barack Obama, puede ser Hillary Rodham Clinton. Andan como buenos fangueros.

Barack Obama acaba de declarar que, a pesar de las diferencias políticas, estaría dispuesto a conversar con el Presidente de Venezuela. Imagino que habrá cuando menos un cambio de retórica. Se avizoran profundos cambios en la política exterior de Estados Unidos; por consiguiente, el fatigante discurso monótono y guerrerista deberá ser revisado. La misma retórica no la resiste nadie más allá de los diez años.

Por muchas razones noviembre se precipita en el Norte y en el Sur. En un país donde la producción está desahuciada por las políticas revolucionarias, el desabastecimiento se proyecta amenazante en el horizonte. No basta con que Argentina nos adopte y prometa amamantarnos, como acaban de jurarlo los reyes magos enviados por la reina Cristina. Si llegaren a escasear los dólares del Norte, ni un bistec vendrá de las pampas. Son admirables, en este panorama, los voluntariosos que se aprestan a disputar los gobiernos regionales, cada uno por su lado. Aviso: noviembre será una fiesta. Entrada gratis. Salida difícil.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog