Socios bajo condena

Por Venezuela Real - 24 de Febrero, 2008, 16:49, Categoría: Petróleo/Energía

ANDRÉS ROJAS JIMÉNEZ
El Nacional
24 de febrero de 2008

De cada 10 dólares que entran en Venezuela por la exportación de hidrocarburos, cerca de 7 se perderían en caso de que el Gobierno venezolano decida suspender las ventas de crudo y derivados a Estados Unidos. Por cada 10 dólares que gasta la nación del Norte en importar petróleo, 95 centavos son enviados a nuestro país

José Ignacio Cabrujas escribió un guión para televisión a principios de los años ochenta –El día que se acabó el pe tróleo– en el que se relatan las historias de una familia que vivía en un campo petrolero de un país y de un gobierno que deben afrontar una crisis debido a que un buen día se paralizaron las exportaciones de crudo.

Durante el paro petrolero de finales de 2002, las vivencias de la población hicieron que algunas personas –sobre todo las que pasan de los 35 años de edad– recordaran a la actriz Carmen Julia Álvarez, cocinando con leña, y al actor Carlos Olivier, en su papel de ingeniero petrolero, manejando bicicleta.

Por estos días, hay quienes vuelven a evocar esos episodios, porque lo que dio origen a la trama del texto de Cabrujas no era una huelga sino más bien la suspensión del envío petrolero a Estados Unidos, a causa de una acción emprendida por compañías transnacionales.

El guión, en esta ocasión, podría llegar a superar la ficción, en caso de que el presidente Hugo Chávez decida hacer realidad su amenaza de suspender el envío petrolero a su principal socio comercial, tras el pleito legal que contra Petróleos de Venezuela armó la empresa Exxon Mobil, nada menos que la primera compañía energética del mundo, con activos por encima de 219 millardos de dólares e ingresos anuales superiores a 404 millardos de dólares: más que los de un país, si se toma en cuenta que esas cantidades superan el tamaño de la economía venezolana.

El capítulo que podría escribirse en Venezuela –el enfrentamiento de Exxon Mobil con uno de los principales productores de la OPEP– ha despertado el interés de la audiencia no sólo venezolana, sino mundial, atizada por las inflamables declaraciones del presidente Hugo Chávez contra "el imperio" norteamericano, el presidente George W. Bush y las transnacionales petroleras.

"Si ustedes llegan de verdad a congelar los fondos, nosotros les vamos a hacer daño; no les vamos a mandar petróleo a Estados Unidos. Anótelo mister Bush, mister Danger", se le escuchó decir al mandatario nacional cuando comentó la acción emprendida por Exxon.

En un primer momento, la amenaza elevó los precios del petróleo en casi dos dólares en los mercados de Nueva York y Londres; seguidamente, los analistas financieros y el propio Gobierno estadounidense la consideraron como una bravuconada del Presidente venezolano, pero, tras el anuncio de Pdvsa de suspender toda relación comercial –léase venta de crudo y derivados– a Exxon Mobil, cambió el escenario.

Daños y perjuicios.

¿Es posible que Venezuela deje de vender petróleo a Estados Unidos? "Factible siempre es, pero tiene un costo", respondió el viceministro de Hidrocarburos, Bernardo Mommer.


"Nos costaría dinero a nosotros y al otro lado, porque las refinerías en Estados Unidos están especializadas en procesar petróleo venezolano", advirtió.

Sin embargo, contrariamente a lo que responde Mommer, el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, es del criterio que los daños los sentiría la nación norteamericana. "Las consecuencias serían complicadas para ellos, su economía y su mercado petrolero", dijo. El Gobierno argumenta que Venezuela provee entre 9% y 10% del petróleo que importa Estados Unidos. La filial de Pdvsa en ese país, Citgo, surte a buena parte de la costa este, y desde hace tres años brinda una rebaja de 40% en la venta de combustible a 200.000 familias pobres y comunidades indígenas en 23 estados de esa nación.

¿Qué indican las cifras? Los números oficiales muestran que la mitad de la producción diaria de Venezuela – entre, aproximadamente, 1,3 millones y 1,5 millones de barriles– se exporta hacia Estados Unidos, principalmente a refinerías donde Pdvsa tiene participación accionaria total, como ocurre con la red de Citgo, o parcial, como el complejo de Chalmette, en el estado de Luisiana, que comparte en condiciones de igualdad con Exxon Mobil.

Los reportes oficiales indican que el volumen de crudo que se exporta hacia la nación norteamericana se ha reducido de 63% a 50% en los años de gobierno de Chávez, pero esa misma proporción no se mantiene cuando la comparación se hace con los dólares que se cobran por petróleo.

De cada 10 dólares que entran en Venezuela por la exportación de hidrocarburos, el país dejaría depercibir cerca de 7 dólares por la suspensión de ventas de crudo y derivados a la nación del norte. Estados Unidos tiene, en cambio, más diversificada sus compras de petróleo extranjero: de cada 10 dólares, le compra 2 dólares a Canadá, algo más de 1 dólar a Arabia Saudita y 1 a México, mientras que a Venezuela le tocan 95 centavos de dólar. Los 5 dólares restantes los divide entre una variedad de países productores de petróleo

Los expertos consideran que las empresas petroleras estadounidenses podrían encontrar maneras de seguir recibiendo el crudo venezolano sin tener que comprárselo directamente a Pdvsa. "El cortar las exportaciones no definiría el rumbo del crudo, pues por las vías de un tercer país podría llegar a Norteamérica", sostiene Ramón Espinasa, ex economista jefe de Pdvsa.

Pero lo cierto es que las compras de Estados Unidos generan gruesas sumas de dinero: el año pasado se recibieron de esa nación 35 millardos de dólares, una cifra equivalente a 2 tercios del presupuesto público de este año. Aproximadamente 75 millardos de bolívares fuertes o 75 billones de los antiguos bolívares.

Esta cantidad triplica el gasto de 2008 en educación, cubre el dinero que el Gobierno prevé erogar este año para todos sus programas sociales, y todavía le sobrarían 12 millardos de bolívares fuertes.

En la Ley de Presupuesto Público de 2008 se señala que los recursos que provengan de las exportaciones petroleras –además de las transferencias legales– deben dar prioridad a dos programas insignias del Gobierno: el gasto social que se ejecuta a través de las misiones, y las inversiones en vialidad y sistemas de transporte como los metros de Caracas, Maracaibo y Valencia, los cuales se ejecutan en buena parte gracias a los recursos que están en el Fondo de Desarrollo Nacional, que se nutre del excedente de los ingresos que recibe el país por el aumento de los precios del petróleo.

Pdvsa financia la mayor parte del gasto extrapresupuestario de la nación, señaló la firma consultora Econoanálitica. "Desde 2005, la empresa estatal ha transferido al Estado más de 97 millardos de dólares, que excluyen el financiamiento directo que hace a partir de su propio presupuesto a misiones como Ribas, Mercal, Robinson, Barrio Adentro, Vuelvan Caras, Milagro, Guaicaipuro, Sucre e Identidad".

Los gastos socia les que Pdvsa financia directamente a través de su presupuesto superan 29,6 millardos de dólares en los últimos 3 años, de acuerdo con las más recientes cifras que presentó el ministro Rafael Ramírez.

Por el lado de las importaciones, el año pasado una cuarta parte de las compras por bienes y servicios en el exterior provino de la nación norteamericana. "Independientemente de lo que ocurre, Venezuela compra de todo en Estados Unidos, y éste sigue siendo nuestro principal socio tanto en exportaciones como en importaciones. No hay restricciones a las compras que se están haciendo en ese país", comentó José Antonio Martínez, experto en comercio exterior.

El intercambio entre Venezuela y Estados Unidos aumentó 14% durante el año 2007, y la balanza comercial arrojó un saldo a favor de las cuentas venezolanas de 24 millardos de dólares, principalmente por las exportaciones petroleras.

Erre de rectificación.
En el Gobierno surgió el temor por los posibles efectos legales –sobre todo por el pleito con Exxon Mobil– que pudieran tener las declaraciones oficiales y quizás por ello se produjo una moderación en el discurso del presidente Chávez. "Repetimos al mundo: no tenemos planes para dejar de enviar petróleo a Estados Unidos", dijo en el Aló, Presidente del pasado domingo, aunque de seguidas advirtió: "Si el imperialismo nos agrede y pretende hacernos daño, tendremos que tomar una decisión".

El embajador de Venezuela en Estados Unidos, Bernardo Álvarez, por su parte, garantizó ante el Congreso de esa nación que el Gobierno y Pdvsa tienen la intención de cumplir con los contratos de suministro petrolero.

"He estado personalmente involucrado en el proceso de negociación con las compañías estadounidenses, con la intención de mantener abierto el diálogo sobre la base del respeto mutuo y la racionalidad", expresó el diplomático en una carta que le envió al senador republicano Richard Lugar.

El conflicto con Exxon ocurre en momentos en que Pdvsa ha dado señales de que su flujo de caja no está en su mejor momento: redujo de 30 a 7 días el lapso de cobro a sus clientes, pidió que sus ventas sean de contado, y negocia con sus acreedores mediante el pago de petróleo en vez de recurrir al efectivo. Además, la deuda de la empresa en menos de un año tuvo un salto de casi 450% al pasar de 2,9 millardos a 16 millardos de dólares en el momento que los precios del crudo alcanzaron récord histórico.

Más allá de los dimes y diretes, en Pdvsa niegan problemas de f lujo de caja. La empresa apunta su política a diversificar las exportaciones y reducir la dependencia de Estados Unidos.

Dentro de los planes de la compañía está aprovechar el creciente consumo de energía que demandan China y la India, pero aun juntos los 2 países apenas alcanzan la mitad de lo que exige el mercado estadounidense. En 2005 se le vendieron a China 27.500 barriles diarios, un año después la cifra saltó a 69.000 barriles y en la actualidad se colocan 242.000 barriles, según reveló Asdrúbal Chávez, vicepresidente de Refinación, Comercio y Suministro de la petrolera estatal.

La intención del Gobierno es aumentar en más de 300% las ventas a China, de manera que en los próximos 4 años se coloque 1 millón de barriles diarios en ese mercado. De esa manera pasaría a tener un peso de 20% de las exportaciones petroleras, mientras que las de Estados Unidos bajarían a 30%.

Sin embargo, el petróleo que se le vende a los chinos se ofrece con una rebaja que varía entre cinco y diez dólares por barril, dependiendo del tipo de crudo o derivado.

Mercado latinoamericano.

Venezuela también mantiene el objetivo de elevar los volúmenes de crudo que destina a América Latina, pero en este caso hay pocos adelantos. Son entre 750.000 y 980.000 barriles por día, sobre todo porque Brasil, que es el principal consumidor de la región, va en camino de consolidar su autoabastecimiento gracias al desarrollo de su producción local y el descubrimiento de nuevos campos; además, el impulso al desarrollo de un biocombustible, como el etanol, le ha permitido atender el consumo interno de gasolina.

Si bien hay un incremento superior a 100.000 barriles en las colocaciones de crudo hacia naciones cuyos mandatarios tienen una estrecha relación con el presidente Hugo Chávez, como Argentina, Cuba y Nicaragua, estas ventas se hacen con descuentos similares o mejores a los que se le ofrecen a China, e incluso con facilidades de pago y condonaciones, lo que impide que los ingresos que se reciben por estas ventas puedan desplazar los dólares de los barriles que no se coloquen en Estados Unidos.

La disputa con la Exxon se produce en un una coyuntura en la cual el precio del petróleo alcanzó un récord al pasar la barrera de los 100 dólares por barril, lo cual hace que tanto la Exxon como el Gobierno venezolano se froten las manos.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog