Gobierno baja la presión del dólar paralelo con notas estructuradasBLANCA VERA AZAF

Por Venezuela Real - 25 de Febrero, 2008, 10:41, Categoría: Economía

BLANCA VERA AZAF
El Nacional
25 de febrero de 2008

Tras bastidores, la política económica beneficia a bancos e intermediarios
La asignación de los papeles se hace sin subasta pública y es el Ministerio de Finanzas el que decide a quién venderlas

El jueves pasado el Ministerio de Finanzas asignó otros 150 millones de dólares en notas estructuradas a un grupo de 10 bancos. A cada uno, como ya es costumbre, le correspondió comprar entre 10 y 15 millones de dólares en títulos venezolanos ecuatorianos y argentinos de deuda pública que integran el combo.

En otros tiempos este tipo de operación fue tildada de oscura y poco transparente, pero actualmente el Gobierno se vale de ella para bajar la cotización del dólar paralelo y deslastrarse de bonos basura. Los bancos, por su parte, se aprovechan de obtener una jugosa ganancia cambiaria una vez que las venden en el mercado secundario.

No hay subastas ni mecanismo establecido para su asignación. El precio -que suele estar aproximadamente en 30% de su valor nominal (de mercado)- lo fija el Ministerio de Finanzas y en su colocación actúa una red de intermediarios bien definida en la que ninguno de los involucrados sale perdiendo.

Desde hace cuatro semanas se retomó esta práctica que había cesado en noviembre del año pasado. La primera asignación fue por 150 millones de dólares a 10 bancos. La segunda fue por 20 millones de dólares aproximadamente, y a un solo banco; mientras que la tercera (jueves pasado) fue por otros 150 millones de dólares a otro grupo de 10 bancos, esta vez incluidos los medianos. Los pequeños aún están a la espera de ser invitados.

La asignación de este combo de bonos es un secreto a voces, un respiradero para el Gobierno que -ahogado ante la imperante alza de los precios y servicios- encontró una vía mucho más económica que la emisión y subasta abierta de bonos para salir de unos papeles de bajo rendimiento, recoger liquidez (monedas y billetes en circulación más depósitos bancarios) y disminuir el tipo de cambio en el mercado no oficial.

Nacidos por encargo.

Se calcula que el Gobierno tiene todavía 4,5 millardos de dólares en notas estructuradas dentro del Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden). Este combo, que se compone de deuda de otros países (Argentina y Ecuador en este caso), tiene como garante al Estado venezolano y fue diseñado por grandes bancos franceses, ingleses, holandeses, alemanes y estadounidenses a petición del ex ministro de Finanzas, Nelson Merentes. Venezuela compró entonces 6 millardos de dólares en estos bonos, en parte, como una muestra de solidaridad política hacia esas dos naciones.

Sin embargo, dos eventos signaron negativamente su buen rendimiento. El primero tuvo que ver con la llegada al poder del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y sus declaraciones sobre una posible moratoria en el pago de la deuda, lo que tumbó los precios de los bonos de la deuda de ese país. El segundo evento fue la caída sufrida el año pasado en las bolsas internacionales como resultado del anuncio de la posibilidad de recesión en Estado Unidos; esto afectó todos los títulos de los mercados emergentes.

Poco se sabía de la existencia de estos títulos que se asignaban "prudentemente" a la banca, pero a principios de 2006 el presidente Hugo Chávez se enteró de que gran parte de los recursos del Fonden estaban en papeles. Días después fue sustituido el ministro Merentes por Rodrigo Cabezas, quien apenas asumió la cartera de Finanzas prometió que ese tipo de operaciones opacas y "poco transparentes" no se repetiría. Pero mintió.

Un "buen uso".

A través de un fax las oficinas principales de los bancos, previamente elegidos por el ministro de Finanzas, reciben la oferta de compra de notas estructuradas. En esta se dice que ha sido la institución financiera que ha solicitado la compra de los papeles. No hay precio estipulado en la comunicación, pues fue fijado previamente por un intermediario que se mueve entre Carmelitas y la tesorería de los bancos.

Una vez adquirida la NE a un precio superior a su valor facial, los entes bancarios utilizan a otros intermediarios para que los ofrezcan y coloquen en los mismos bancos internacionales que diseñaron y estructuraron la canasta de bonos. También los venden a fondos de ahorros o de pensiones europeos o estadounidense que los compran a un precio mucho menor pero los pagan en dólares. Es así como un bono denominado en dólares a 2.150 bolívares por dólar es pagado en bolívares y vendido luego en el mercado internacional a una cotización mayor en divisas. El diferencial que se obtiene es una jugosa ganancia en billetes verdes que se venden, en parte, en el mercado local paralelo logrando así disminuir la presión sobre esa cotización. Es así como el Gobierno consigue un respiro, pues logra disminuir el afán de divisas del mercado local ofertando tales títulos y al mismo tiempo consigue salir de una cartera de bonos de bajo rendimiento.

Hay casos, no obstante, en los que los bancos no han podido vender tales notas estructuradas debido a las reservas y temores que existen en el mercado internacional con los papeles de países emergentes. En tales casos han pasado a formar parte de las posiciones que cada entidad tiene en dólares en el exterior y así lo reflejan sus balances. Sólo podrán salir de ellos una vez que se han vencido para obtener el valor del bono y el rendimiento que ha producido su tasa de interés, lo que tampoco resulta un mal negocio.

Aun cuando el Ministerio de Finanzas los invite, algunos entes financieros, muestran cierta reserva de adquirirlas, pues temen quedarse con ellas o no cuentas con suficiente liquidez para comprarlas. Hay que recordar que el Gobierno central transfirió el 30% de los depósitos públicos a la baca del Estado. Además la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras -ante el descenso del índice patrimonial de algunas instituciones- les ha sugerido que traigan sus posiciones en dólares del exterior, las cambien a bolívares y alimenten así su capital.

La ganancia cambiaria que se obtienen de las transacciones con estas notas estructuradas es el gancho que ha hecho que el Gobierno acepte seguir adjudicándolas sin subastas, aun cuando se han constituido con depósitos del Fonden que deberían ser utilizados sólo para proyectos de infraestructura.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog