LOS SUCESORES DE FIDEL

Por Venezuela Real - 27 de Febrero, 2008, 11:46, Categoría: Política Internacional

Adolfo R. Taylhardat
El Universal
27 de febrero de 2008

Antes de entrar a desarrollar el tema de mi artículo quiero hacer un breve paréntesis para expresar el profundo dolor que me causado el trágico fallecimiento de mi  querido amigo y colega Ítalo Luongo y para hacer llegar  a sus familiares y deudos mi sentido pésame por tan irreparable pérdida.

Cuando en el título de mi artículo hablo de "los sucesores de Fidel" me refiero a la sucesión interna y la sucesión externa de ese personaje.

Lo primero ya ha quedado aclarado con la decisión, nada sorpresiva, tomada el domingo pasado por la Asamblea Nacional del Poder Popular de designar a Raúl Castro Presidente del Consejo de Estado, es decir, como Jefe de Estado o Presidente de Cuba

En cuanto a lo segundo, ¿puede haber un sucesor internacional de Fidel Castro?

En principio, así como lo sustituye internamente, Raúl Castro debería  ser el "sucesor natural" de su hermano. Sin embargo, pienso que el nuevo gobernante cubano se dedicará fundamentalmente a atender el frente interno. Raúl es un hombre parco, que tiene aversión a la figuración pública y con más razón a la exposición internacional. Su nombre completo es Raúl Modesto Castro Ruz y su carácter le hace honor a su segundo nombre. Lo ha demostrado en su conducta durante el año y medio que se desempeñó como gobernante interino, durante el cual, si no me equivoco no ha hecho un solo viaje al exterior de su país. Como dice Brian Latell en su libro "Después de Fidel", Raúl nunca ha estado motivado por una búsqueda egotista de fama, gloria  o gratificación internacional". Además nunca ha pretendido alcanzar la popularidad mítica de su hermano.

Descartada entonces la posibilidad de que Raúl llene el lugar que ha ocupado Fidel Castro en el escenario internacional y de manera particular en el latinoamericano, queda en la palestra Hugo Chávez quien pretende autoproclamarse como el sustituto de Fidel.

Chávez no ha disimulado esa pretensión. Su empeño en considerar a Fidel como su padre y declararse él mismo como su hijo sería una manera de reivindicar su condición de sucesor legítimo del líder cubano. No en vano Chávez pretende crear una confederación Venezuela – Cuba y afirmar que los gobiernos de Venezuela y Cuba son la misma cosa. No cabe duda de que  esa aspiración ha sido deliberadamente alimentada por el propio Fidel. No porque crea que efectivamente Chávez reúna las condiciones para llenar el vacío que dejará cuando se produzca su desaparición definitiva del panorama internacional, sino porque con todo cinismo busca estimular su narcisismo y su vanidad para que Cuba pueda continuar beneficiándose de la generosidad bobalicona que ha servido para sacar a flote a un país que estaba a punto de sucumbir cuando la ex – Unión Soviética lo dejó a la deriva.

Sin que ello signifique exculparlo de los crímenes que cometió en su país ni la terrible situación en que ha mantenido a su pueblo durante 49 años, no se puede desconocer que Fidel Castro es un fenómeno político que emergió por su propio peso y con el favor de  las coyunturas nacionales cubanas e internacionales, no solo latinoamericanas sino mundiales. Quizás si no hubiera habido una guerra fría este–oeste Fidel no habría llegado donde llegó. Eso le permitió convertirse en una especia de cabeza de playa del comunismo soviético a pocas millas de los Estados Unidos.

En su esfuerzo por imitar a Fidel, Chávez se empeña en crear una nueva guerra fría, esta vez entre el sur y el norte. Pretende movilizar a los gobiernos y movimientos del tercer mundo para enfrentarlos al imperialismo y asume una postura de permanente provocación al "imperio". Aspira a que, como Cuba, Venezuela luzca a los ojos del mundo como  la pequeña nación víctima de la agresión norteamericana. Su ambición megalómana lo lleva hasta desear que efectivamente los Estados Unidos intervengan militarmente en Venezuela para así tener su propia "Bahía de Cochinos" como la que tanto contribuyó a sobredimensionar la estatura política internacional de Fidel Castro. Como la potencia del norte no ha caído en el juego, últimamente ha buscado provocar un incidente con Colombia con la misma finalidad pero afortunadamente el Presidente Uribe tampoco se ha dejado arrastrar en esa maquinación.  Para colmo, ahora le ha dado porque no lo llamen presidente sino comandante en jefe, con lo cual se asemejaría todavía más a su tutor político e ideológico.

 No es aventurado afirmar que Chávez no tiene la más mínima posibilidad de emerger como el nuevo Fidel. Su imagen internacional  ha tenido un descenso en picada como resultado de sus fracasos en el frente interno, comenzando por la derrota  del 2 de diciembre, y sus bochornosas actuaciones en el escenario internacional.  A esto hay que agregar que si bien, como quedó dicho,  Raúl no pretende ser el sucesor internacional de Fidel,  difícilmente aceptaría que un personaje controversial como Hugo Chávez llegue a erigirse en el heredero de su hermano en la escena internacional. Raúl lo dijo en su discurso del domingo pasado: "Fidel es insustituible". Le faltó agregar: dentro o fuera de Cuba.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog