Cerco al sector privado

Por Venezuela Real - 29 de Febrero, 2008, 15:02, Categoría: Política Nacional

LUIS PEDRO ESPAÑA N.
El Nacional
29 de febrero de 2008

Un hombre pierde la vida frente a Fedecámaras, al explotarle en las manos el objeto de su fanatismo. Días antes, el Presidente acusaba al gremio empresarial de ser el responsable del desabastecimiento y la inflación. El ministro responsable del cuerpo policial, cuyo carnet portaba el desafortunado mensajero, califica al grupo que se adjudica el hecho como anárquico, no ultrosos, es decir, tienen línea propia, y no como aquellos que sí adoptan la línea gubernamental. La policía que anunció convertir en subversiva el día de su traspaso, como que cumplió su primera misión.

Ahora pase la página. Imagínese productor agropecuario, agroindustrial o distribuidor de alimentos. ¿Cuál sería probablemente el último país donde arriesgaría unos reales? El gobierno de Hugo Chávez ha mantenido a lo largo de todo su mandato una actitud de desconfianza frente al sector privado. En definitiva, ellos son parte del orden capitalista y, en el marco del simplismo radical, este orden engendra males (pobreza, desigualdad y destrucción del medio ambiente) que difícilmente pueden ser resueltos desde una perspectiva reformista.

Desde su llegada al poder el Presidente aboga por "un nuevo orden internacional". Nunca logra identificar con referentes históricos o teóricos el tipo de nuevo orden al que se apunta, dado que cada vez que menciona alguna referencia (Cuba, China, Marx, Gramsci, por nombrar algunos) explotan las críticas, cuando no las risas. Es por ello que son más las veces que se demoniza tratando de indicar "cual no es el camino a seguir", que proponiendo alguna cosa.

En nueve años, y por distintas circunstancias, el Gobierno ha ido destruyendo el sector productivo nacional. Su endurecimiento contra el sector privado lo ha llevado de posturas socialdemócratas y alternativas, enmarcadas todas ellas en la economía de mercado, a posiciones mucho más estatizantes, en las cuales el mercado y la actividad privada empresarial se señalan como el origen de los males y la injusticia socio-económica de los pueblos.

El Presidente no entiende que sin empresa no hay ni empleo ni comida.

Pero como gusta al Gobierno, a veces se muestra ambiguo. Para ellos parece haber un empresariado bueno y necesario para el proceso de cambio del país; mientras que hay otro, formado igualmente por empresarios, pero que son malos y contrarios a la revolución.

Contra estos últimos, dicen, se enfocan las amenazas del Gobierno. Pero como la condición o calificación de "bueno o malo" no dependen de algún criterio universal y estable, sino de la discrecionalidad del Presidente, entonces nadie está seguro de ser señalado como traidor cualquier domingo por la tarde.

Las empresas en Venezuela viven bajo un cerco estatal.

Control de precios y de divisas, permisos, regulaciones y disposiciones laborales hacen increíblemente costoso, cuando no imposible, operar en Venezuela. Es por ellos que nadie quiere producir, todos quieren los dólares subsidiados y dedicarse a importar cuanta cosa necesitemos para vivir. Hoy, Venezuela depende casi cuatro veces más de las importaciones que cuando esta pesadilla empezó. Somos una economía de puerto y de escasez.

Lo malo de la actual situación no son los problemas que tenemos, sino la consecuencia de las cosas que hace el Gobierno para tratar de resolverlos. Es por ello que no hay ni asomo de solución. A la vista sólo está la teoría de la conspiración, esa que explica todo lo que el Gobierno no entiende y que los lleva a pensar que con bombas, insultos y persecuciones van a aparecer los pollos, la leche o las sardinas.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog