Falta de inversiones limita capacidad productiva de la industria

Por Venezuela Real - 3 de Marzo, 2008, 10:43, Categoría: Economía

EDUARDO MÉNDEZ SÁNCHEZ
El Nacional
03 de marzo de 2008

La manufactura creció 6,7% en 2007, frente a 14,8% de la demanda
El sector destina más recursos a la cobertura de obligaciones tributarias y laborales

Los índices que miden el comportamiento de la industria manufacturera, principal generadora de empleos y productora de bienes con valor agregado para abastecer el mercado, han comenzado a mostrar una preocupante tendencia a la desaceleración, en un escenario donde las importaciones –32% más que en 2006– despuntan como la principal opción para satisfacer la creciente demanda nacional.

El incremento de 6,7% que reportó la manufactura al cierre de 2007, año en que la demanda aumentó 14,8, quedó rezagado frente a las perspectivas de la industria, que esperaba a producir 8% más bienes que en 2006. Al ampliar el periodo de estudio se observa una tendencia similar. Hace dos años, el aumento de 10% que reportaron la producción y la venta del sector fue arropado por el consumo, que subió 18%.

El riguroso marco jurídico en materia laboral, el incremento de los costos por obligaciones tributarias y el control de precios, que dificulta la posibilidad de tener una actividad manufacturera rentable, son los factores a los que Eduardo Gómez Sigala, presidente de Conindustria, atribuye el hecho de que las inversiones en el sector estén estancadas.

"Las industrias destinan los recursos que deberían utilizar para ampliar su capacidad productiva al cumplimiento de las exigencias gubernamentales, y a su adaptación a los decretos que salen inesperadamente para regir la actividad", dijo.

La industria es una actividad de largo plazo, pues la expectativa para ver el retorno de las inversiones realizadas no baja de 10 años. Pero, en un escenario de incertidumbre, los interesados en la manufactura se muestran renuentes a invertir, afirma Ernesto Martín, presidente del gremio que agrupa a los industriales de Lara.

"La percepción que predomina en el sector es que el derecho a la propiedad privada es limitado. Cuando este derecho está en tela de juicio, por temor a intervenciones o expropiaciones, se ponen en riesgo las inversiones ejecutadas", señala Martín.

Sostiene que la percepción de riesgo de empresas que no han sido afectadas directamente les obliga a pensar con detenimiento a la hora de invertir.

"Disminuyó la inyección de dinero para ampliar las plantas. Hay menos empresas, que en 1999, trabajando al tope de su producción. El peligro de ello es que a medida que crece la demanda se hace más difícil satisfacerla", agregó.

El parque industrial venezolano, constituido por unas 7.200 unidades productivas, está a punto de llegar al tope de su capacidad operativa, y la inyección de recursos es inminente para poner al sector a tono con la demanda nacional. En 1999, 11.198 industrias mantenían operaciones en el país, según el Instituto Nacional de Estadística.

"La industria opera a 90% de su capacidad. Es necesario hacer nuevas inversiones para que responda a la demanda de la población. Pero las condiciones a las que estamos expuestos los industriales hacen que esta actividad sea muy riesgosa para los nuevos inversionistas", señaló Gómez Sigala.

Más allá de que las expectativas del año pasado no se hayan cumplido, está la brecha entre los índices que miden la evolución del sector industrial y los de otras áreas económicas, que no están capacitadas para producir bienes transables internacionalmente, a fin de disminuir la dependencia de las exportaciones petroleras.

Las cifras del Banco Central de Venezuela correspondientes al producto interno bruto de 2007 revelan que la economía nacional aumentó 8,5%, impulsada por el crecimiento de 18,9% que reportó el área de Comunicaciones; 14,7%, del Comercio, y 10,4%, del Transporte. Si bien estos crecimientos impulsan el auge económico, no solucionan el déficit en la producción de productos esenciales, sobre todo de los alimentos que reportan fallas en su llegada a los anaqueles.

Leyes que no protegen.

Los instrumentos jurídicos que rigen el entorno laboral, como la inamovilidad y la Lopcymat, están entre las normas a que más se refieren los industriales para ilustrar el incremento de sus gastos, factor que les dificulta hacer nuevas inversiones en la productividad. Para el Gobierno, estas leyes forman parte de una política socialista que aspira a proteger los derechos de los empleados y mejorar sus condiciones laborales.

"La verdadera estabilidad laboral la ofrece el sector industrial cuando está en capacidad de generar empleo, y eso no ocurre ahora. Vemos una gran contradicción en las intenciones del Gobierno, pues, a pesar de las leyes laborales en pro de los trabajadores, el parque industrial desde 1999 se ha reducido a la mitad", dijo Gómez Sigala.

El vocero de Conindustria indicó que en los últimos 7 años el sector industrial perdió 108.000 empleos directos.

"Asumiendo que cada uno genera 324.000 empleos indirectos, tenemos que se han perdido más de 400.000 puestos de trabajo", calculó.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog