Es necesario recobrar la cordura

Por Venezuela Real - 4 de Marzo, 2008, 18:26, Categoría: Política Internacional

Editorial II
LA NACION-ARGENTINA
04 de marzo de 2008
 
Como pocas veces, América latina ha reaccionado en forma rápida y espontánea ante la posibilidad de que una escalada verbal tenga efectos no deseados en la región. La tensa situación creada entre los gobiernos de Colombia, Venezuela y Ecuador merecía una respuesta clara e implacable que reflejara la honda preocupación del continente por las derivaciones de la muerte de Raúl Reyes, miembro del secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y otros guerrilleros aparentemente en territorio ecuatoriano.

La evolución de los acontecimientos, por los cuales el gobierno de Alvaro Uribe acusa ahora a sus pares Hugo Chávez y Rafael Correa de tener vínculos con las FARC, llevó a ambos presidentes a disponer el retorno de sus embajadores a sus respectivas capitales y la movilización de tropas hacia las fronteras, que sus países comparten con Colombia. Esto, claro está, podría tener consecuencias imprevisibles que exceden ampliamente la ruptura de las relaciones diplomáticas.

Es vital entonces que los presidentes Cristina Fernández de Kirchner, Luiz Inacio Lula da Silva, Michelle Bachelet, Alan García y Felipe Calderón se hayan comunicado entre sí y se hayan ofrecido a mediar en el conflicto. Y es vital, también, que estén dispuestos, de ser necesario, a comprometerse directamente en una crisis trilateral, cuyas aristas rebasan con holgura el virtual rédito político interno que podría obtener alguno de los involucrados.

En esta instancia, decisiva si de preservar la paz se trata, poco importa quién haya tenido la iniciativa de promover la red de contención entre los gobiernos de la región. Es imperioso que reine entre los presidentes de la Argentina, Brasil, Chile, Perú, México y todos aquellos que quieran sumarse un espíritu conciliador que lleve a Bogotá, Caracas y Quito la necesaria cuota de cordura para apaciguar los ánimos y revisar con calma lo acontecido.

No vale la pena, en estas delicadas circunstancias, cargar tintas contra aquel que pudo ser funcional para la liberación de rehenes de las FARC y, cual devolución de las presuntas gentilezas, pidió que fueran consideradas una fuerza beligerante, no terrorista. Tampoco vale la pena recordar que mientras Uribe presidía en Bogotá la ceremonia fúnebre del soldado Carlos Hernández León, muerto en el combate contra las FARC, Chávez decretaba en Caracas un minuto de silencio en homenaje a Reyes, un "revolucionario consecuente", víctima de un "asesinato cobarde" del gobierno colombiano.

Estos matices pueden dar una pauta de la escala de valores de cada uno de ellos, pero no contribuyen a hallar una solución a la efervescencia creada por la crisis. Sólo sirve para exaltarlos, tomar partido por una de las partes y, en todo caso, preguntarse en qué manos ha quedado la esperanza de rescatar con vida a los rehenes de las FARC si, como condición para ello, un presidente con legitimidad democrática debe comulgar con ese rezago de lo peor que padecemos en América latina. Es decir, con el terrorismo, el secuestro y el narcotráfico.

A estas horas, con tres presidentes en pugna, es aconsejable apelar a la sensatez. La mera preocupación expresada por varios gobiernos de la región es bienvenida y debe ser acompañada por la Organización de Estados Americanos (OEA), de modo de crear en forma inmediata un órgano de consulta que permita dirimir la cuestión y, en todo caso, tender puentes hacia un diálogo maduro por medios pacíficos.

América latina suele hacerse más daño a sí misma que las demás regiones. Desde la crisis por la instalación de los misiles soviéticos en Cuba, en 1962, los países del continente no han tenido altercados con países de otras latitudes, sino entre sí mismos.

En los ochenta, el Grupo de Contadora, del cual participó la Argentina, previno la guerra y auspició la paz en América Central. Quizá sea el momento de diseñar algo parecido para atenuar la crisis entre Colombia, Venezuela y Ecuador, pero, mientras tanto, es indispensable que los tres gobiernos sepan que no están solos. Nunca, que se sepa, una guerra por razones más políticas que humanitarias ha mejorado a las circunstancias ni a los hombres que la han declarado.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog