Frente a Colombia, la hora de la sensatez

Por Venezuela Real - 6 de Marzo, 2008, 17:21, Categoría: Política Internacional

Julio César Pineda
El Universal
06 de marzo de 2008

Tenemos que recurrir a los mecanismos del derecho y la negociación

Afortunadamente, la racionalidad se ha impuesto sobre la locura, la vida diplomática sobre la militar, la negociación sobre la desintegración continental, se han silenciado los tambores de la guerra y se avizora una solución dentro del diálogo y en el marco multilateral del conflicto a tres bandas, luego de la desaparición del hombre más importante de la FARC, después de Marulanda. 

En 40 años con la desaparición de Raúl Reyes, este es el golpe más certero en lo militar, en lo político y en la moral. El Secretariado de las FARC, se creía inaccesible e invulnerable.

Sin Reyes y con Marulanda ausente, además de la pérdida de territorio y las numerosas deserciones, pareciera que se inicia el principio del fin de la más antigua y poderosa guerrilla latinoamericana. 

El conflicto de dos actores, Bogotá y Quito, se complicó por la reacción inusitada del presidente Chávez y su visión castrense de la política y las relaciones internacionales.

Ecuador, ha procedido dentro de los lineamientos de la convención de Viena de 1961, sobre las relaciones diplomáticas, incluyendo la declaratoria de persona non grata, previsto en el artículo 9 de este tratado en la llamada expulsión del embajador colombiano, ha exigido las explicaciones y recurrido a las instancias internacionales continentales y a la solidaridad bilateral por la flagrante violación a su territorio.

Colombia al dar las excusas diplomáticas correspondientes, ha fundamentado su acción en el principio internacional de la Legítima Defensa consagrado el artículo 51 de la Carta de la ONU, y también en las resoluciones 1368 y 1373 del año 2001, cuando se autorizó la intervención militar en Afganistán, luego de los atentados del 11 de septiembre, que inició la era del terrorismo internacional. Resolución que obliga a los Estados a negar refugio a quienes financian, planifican o cometen actos de terrorismo y utilicen sus territorios para esos fines en contra de otros Estados o sus ciudadanos. 

En la ONU

Mas allá de la OEA, es posible que la ONU debata este tema, luego que su secretario Ban Ki-Moon, hizo un llamado al diálogo y a la cooperación entre Caracas, Bogotá y Quito.

En los escenarios regionales, Ecuador tendrá mayor respaldo, especialmente la OEA, la CAN, el Mercosur. Pero Colombia goza de simpatía en las organizaciones mundiales y en la Unión Europea. Por eso asistió el vicepresidente Francisco Santos, en Ginebra, al Consejo de Derechos Humanos donde enarboló la resolución 1.363 de la ONU, acusando a Ecuador y Venezuela de incumplimiento frente al terrorismo. Ahora el presidente Uribe anunció llevar ante la Corte Penal Internacional de La Haya, al presidente venezolano por el patrocinio y financiación de genocidas y terroristas como la guerrilla de las FARC, esto con base en los documentos que sugieren nexos de las FARC con el Gobierno venezolano.

La Corte Penal Internacional fue creada por el Tratado de Roma de 1998 y está integrada por 18 jueces, de los cuales cuatro son latinoamericanos y está reconocida y aceptada por Venezuela y Colombia.

Primera vez

Es la primera vez que ante esta nueva instancia penal internacional, un presidente acusa a otro jefe de Estado. Por situaciones similares se juzgó al presidente Milosevic de Yugoslavia y están enjuiciando a Charles Taylor, de Liberia, no solo por dictador sino por complicidad con la guerrilla del vecino país, Sierra Leona.

En el siglo XXI, se rechaza la guerra y se busca el derecho y la diplomacia aplicando el artículo 33 de la Carta de la ONU, para la solución pacífica de las controversias y el recurso a las instancias internacionales.

Si la ruptura es total entre Venezuela y Colombia se espera que nuestro país, escoja un tercer país para que nos represente en Bogotá, pero sería un crimen contra la historia de hermandad entre nuestros pueblos y la necesaria relación política y económica en una frontera viva con más de 2.000 kilómetros. Pero como todo tiene su tiempo y tiene su hora se impondrá la sensatez y el buen juicio. Afirmaba Clemenceau, que el adjetivo militar distorsiona la esencia de las cosas, así la música militar no es música, la política militar no es política y la diplomacia militar no es diplomacia. Tenemos que recurrir a los mecanismos del derecho y la negociación y enterrar el discurso y las estrategias militaristas para hacer política en las relaciones internacionales. 







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog