Raúl Agudelo: "Las FARC llegaron a su degradación"

Por Venezuela Real - 6 de Marzo, 2008, 17:01, Categoría: Política Internacional

El Universal
06 de marzo de 2008

Entrevista // Raúl Agudelo, alias "Olivo Saldaña", ex guerrillero de las FARC

Raúl Agudelo, otrora segundo al mando del Comando Central de las FARC en el Tolima, denuncia las constantes amenazas de muerte que ha recibido su familia (Cortesía El Tiempo)
"Nosotros lo que hicimos fue guerra insurreccional, una guerra de guerrilla. Aquí no hay un ejército guerrillero"

Bogotá.- Su alias es "Olivo Saldaña". Su nombre verdadero: Raúl Agudelo Medina. Estuvo 20 años dentro de las FARC como segundo al mando del Comando Central en Tolima. Acusado de extorsión, secuestro y rebelión, fue detenido en 2004 tras haberse escondido por ocho meses, cuando huyó de la guerrilla con un botín de cuatro millones de dólares.

Jefe de las finanzas rebeldes, amasó una fortuna milmillonaria para esta guerrilla gracias a su actividad delictiva. Así llega al Comando Central.

Desde las entrañas de la cárcel de máxima seguridad de La Picota, en Bogotá, Agudelo espera respuesta de la justicia colombiana para sumarse a la Ley de Justicia y Paz.

En el pabellón de Alta Seguridad donde reside Agudelo, hay un enorme cristal cubierto de hojas de periódico. Un sillón que detecta metales y en el que él debe sentarse decora el lúgubre escenario. Al final toma una silla plástica y ajusta su chaqueta. Con un policía custodiando, Agudelo recibe a El Universal y evoca su pasado. Sin vacilar dice: "pregunte lo que desee, aún mantengo contactos, es difícil desprenderse".

Según él, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ya no saben qué tienen en las cárceles, por eso han tardado en dar los nombres de los guerrilleros presos considerados por ellos "canjeables".

Agudelo generó polémica mundial cuando en enero afirmó que los 600 guerrilleros de los que habla las FARC no querían regresar a la insurgencia.

Los supuestos canjeables lo desmintieron. Hasta ahora no hay una lista, y ellos esperan respuesta de las FARC.

-Estuvo 20 años dentro de las FARC, ¿cómo está ese movimiento en estos momentos?
-Las FARC están cruzando por un proceso de degradación interna, de degradación ideológica. Están descompuestas en su parte conceptual, ya no son un grupo revolucionario. En estos momentos se puede decir que 99,9% del pueblo colombiano repudia sus acciones. Nosotros como guerrilleros de base sentimos ese clamor nacional, y desde las prisiones hemos reflexionado a causa de la degradación interior de la que hablamos.

-¿Cómo es esa degradación?
-Esa degradación es sistemática, es algo que se ha venido dando desde hace muchos años porque las FARC se dejó carcomer por el dinero del narcotráfico, y el secuestro. Involucrándose con el narcotráfico, ligándose con el secuestro, desdicen de todo lo que defendíamos; por eso se ganaron tanto repudio.

-Usted habla del narcotráfico, pero el Comando Central lo niega. ¿Quién de los dos miente?
-Raúl Reyes, por ejemplo le mintió una y otra vez al mundo como hicieron con el caso del niño Emmanuel. Ellos tratan de negar eso, pero tienen conexiones con carteles extranjeros y no es fácil desprenderse. Obviamente hay frentes que tratan de aislarse de ese lastre, pero las FARC se dejaron carcomer. Mal haría el Secretariado en decir que nosotros vilipendiamos el nombre de la organización.

-Todavía hay gente que quiere volver a las FARC, hay muchos que buscan el intercambio humanitario para volver a las filas. El Comando Central lo desmiente a usted al decir que es falso que muchos no quieren reintegrarse.
-Las FARC no se ha atrevido a mandar el listado con los nombres de los guerrilleros presos porque ya no saben qué tienen en las cárceles. Ellos perdieron el control de su organización. Luego de la marcha del 4 de febrero muchos guerrilleros presos dijeron que no querían hacer parte del listado de canjeables, que renunciaban al listado y le exigían la libertad de los secuestrados. Es indigno ver cómo las FARC tienen a esas personas secuestradas injustamente con tratos inhumanos.

-Las FARC dicen que la solución es política. La senadora Piedad Córdoba y el presidente Hugo Chávez así lo defienden.
-Debe haber una salida política al conflicto, sí, pero no con el conjunto de las FARC, sino con unos frentes que todavía conservan unas condiciones y lineamientos políticos.

-¿Cómo puede ser política si usted habla de un grupo involucrado con el narcotráfico y la droga?
-El Gobierno tendría que diferenciar con qué sectores de las FARC se llegaría a un acuerdo político. Obviamente que el secretariado mantiene su unidad de mando, pero sabemos que hay grandes diferencias en el interior del Comando Central.

-Entonces el conflicto no terminaría, porque si unos se apegan y otros se apartan¿
-Pero ya no serían tratados como delincuentes políticos, sino como vulgares delincuentes.

-¿Hacer política con un historial de muerte tan grande?
-Nosotros consideramos en estos momentos que la institucionalidad está entregando a sectores importantes de la insurgencia que se han sumado a un proceso de paz como el M-19 o el EPL, la oportunidad de reinventarse. Estos grupos fueron a las urnas y hoy en día están en el poder haciendo triunfar la fuerza de las ideas y no la imposición de la lucha armada.

-¿Quiere decir que usted ve a Manuel Marulanda o Iván Márquez en el Congreso y la Casa de Nariño?
-Creo que el pueblo colombiano no les perdonaría a ellos las masacres y todo el daño que han sembrado en este pueblo. Las FARC no tienen proyección política porque ellos se encargaron de cavar su tumba.

-Quedamos en el mismo dilema de antes.
-Ni ellos ni el exclusivo grupo del Comando Central son todas las FARC, hay muchas más personas en el fondo.

-Después de Manuel Marulanda, ¿quién viene? ¿Es cierto que hay una revancha interna por el poder?
-Sí claro. Existen dos lineamientos en el interior de las FARC. Uno que encabeza el camarada Alfonso Cano, que era mi jefe inmediato, y el otro que representa el Mono Jojoy. Aquí hay dos conceptos de organización diferentes. La primera es moderada y la otra es más guerrerista, armamentista, y en defensa de los carteles de droga.

-¿Quién quedaría entonces?
-Las FARC comienzan su fin el día en que el camarada Marulanda fallezca. Hay una rapiña por esas dos posiciones (Cano y Jojoy). Las discusiones de Alfonso Cano han generado reacciones en el Secretariado que perturban. La línea guerrerista la sigue también Grannobles.

-Lo que ha reivindicado las FARC en estos cuarenta años, ¿es falso, entonces?
-Es evidente que en Colombia existe una exclusión social por una política económica desigual, pero eso no da poder para masacrar y hacer daño, eso es lo que hemos reflexionado.
El arma política

-¿Con la liberación de los rehenes terminará este conflicto?
-Estamos a favor de un intercambio humanitario. También agradecemos las gestiones del Gobierno venezolano para las liberaciones, si en el fondo existe un compromiso humanista. Cuando las FARC liberen a los secuestrados veremos que están dando su última batalla en el escenario político.

-¿Quiere decir que tardaremos en ver una liberación masiva de secuestrados?
-Las FARC no tienen ya mucho juego para soltar a esos secuestrados por dos cosas: uno, porque se quedó sin guerrilleros para reclamar. Y segundo, que pensaron que haciendo protagonismo político con los rehenes iban a ser compensados y sus peticiones se iban a cumplir. Al contrario, recibieron rechazo.

-¿Hay una identificación política con líderes de América Latina?
-El Secretariado en estos momentos no tiene una afinidad ideológica con las corrientes de izquierda de la región. Su relación es más de interés materialista que ideológico.

-Las FARC admiran al presidente Hugo Chávez.
-Lo que las FARC y Chávez están diciendo dista de ser real. Nosotros lo que hicimos fue una guerra insurreccional, una guerra de guerrillas. Aquí no hay un ejército guerrillero como dice Chávez. Lo que hay son grupos que se han ido agotando. Lo que su presidente busca es congraciarse con las FARC.

-¿Qué gana con eso?
-Obviamente su presidente tiene un proyecto expansionista y busca que las FARC se sumen a ello para desestabilizar al Estado social colombiano, y eso se discutía desde el Comando Central.

-¿En dónde entra Venezuela en el juego de las FARC?
-La ayuda mutua entre sectores del chavismo y las FARC se da desde varios años atrás. Le voy a confesar algo. Hace ocho o nueve años, estando yo en La Uribe (Departamento del Meta), pude ver cómo las FARC recibieron un lote de fusiles Fal y gran cantidad de ellos era del Ejército venezolano. El Ejército y la Guardia (Nacional) de su país han tenido desde hace años una política de surtir a las FARC en armamentos y municiones y, claro, dando apoyo ideológico.

-¿En qué zonas del país actúa la guerrilla?
-Hay frentes como el décimo (Guadalupe Salcedo), que operan por el lado del Casanare y Arauca, que tienen mucha influencia en el estado Apure, ( se habla de los municipios Páez y Rómulo Gallegos). Allí ellos tienen contactos con un frente llamado Movimiento Bolivariano de Liberación y ellos desde hace años están coordinando escuelas de formación militar y las FARC les han prestado cuadros para que formen a guerrilleros venezolanos.

-¿Cómo sigue financiándose la organización?
-La venta de droga. Hay contactos con traficantes de México, el Cartel de Tijuana, y con redes en EEUU, sin dejar de lado los políticos dentro del Gobierno que les brindan apoyo financiero y estratégico.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog