Y ahora, Nicaragua

Por Venezuela Real - 7 de Marzo, 2008, 16:43, Categoría: Política Internacional

Editorial
El Tiempo - Colombia
07 de marzo de 2008

En medio de las marchas de ayer en memoria de las víctimas de la violencia, y como abrebocas de la cumbre presidencial en Santo Domingo, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció que rompía relaciones con Colombia. Es la primera vez que el país enfrenta en su historia la ruptura de relaciones con tres naciones a la vez (a Venezuela solo le falta romperlas formalmente).

En semejante contexto viajó el presidente Álvaro Uribe a la cumbre dominicana, donde se encontrará con ese trío de mandatarios -Chávez, Correa y Ortega- que han dejado ver de manera tan beligerante y ofensiva su animadversión al gobierno colombiano. Y su desconocimiento de lo que aquí ocurre.

La decisión de Ortega no es una sorpresa. Nicaragua tiene sus razones: además de su cercanía ideológica a Chávez y su dependencia económica de este, la disputa marítima con Colombia es un poderoso aliciente para esta movida. Con la cual, por otra parte, se intenta conformar una suerte de 'eje' Caracas-Quito-Managua (¿un 'eje del mal' para Colombia?) que, en otros órdenes y con algunos aliados más, ha venido jugando un papel en el hemisferio. Es de esperar que naciones como Bolivia o Argentina, que tienen cercanías con Venezuela, sepan separar la paja del trigo en este complejo panorama.

Dividir al continente en amigos y enemigos de Chávez hablaría muy mal de la dignidad nacional de gobiernos que optaran por hipotecar su política exterior a los mandatos de la chequera petrolera del intemperante coronel-presidente. En cualquier caso, la decisión de Ortega y las instigaciones de Venezuela pueden producir una seria crisis en el sistema interamericano, que enfrentaría retos sin precedentes.

Ya la presidenta chilena, Michelle Bachelet, en referencia a Chávez, dijo que, además del principio de la inviolabilidad territorial, existe el de no inmiscuirse en los asuntos de otras naciones. Y cabe anotar que La Prensa de Managua recordó ayer que hace 20 años, como presidente de Nicaragua, Daniel Ortega ordenó a su fuerza armada atacar a los 'contras' en Honduras. El Ejército Sandinista penetró varios kilómetros en el vecino país y mató a decenas de "contrarrevolucionarios". Tal la autoridad moral de quienes juzgan a Colombia por la muerte de un jefe de las Farc.

Más allá de las razones que asisten al gobierno colombiano en la legítima defensa de su seguridad nacional -que cada vez más países entienden-, esta es una crisis sin precedentes.

A diferencia de Chávez, Colombia debe esforzarse por separar los problemas. Uno es el diferendo con Nicaragua, con un trámite ante la Corte de La Haya. Otro, el reclamo legítimo de Ecuador sobre una violación de su territorio, que Correa insistirá en que se condene en la cumbre de cancilleres de la OEA el 17 de marzo. Y otra, la distancia cada día más insalvable con Chávez, cuya mano es claramente visible en el escalamiento de la crisis. Lo que se está convirtiendo en un poderoso argumento a favor de Colombia.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog