Plan antiinflacionario va hacia el lado contrario

Por Venezuela Real - 10 de Marzo, 2008, 15:59, Categoría: Economía

AHIANA FIGUEROA
El Nacional
10 de marzo de 2008

Según el Ejecutivo se han tomado 40 medidas en los últimos meses
Acciones a medias no resolverán los graves errores estructurales en la economía

Los ministros responsables de la economía del país afirman que el Gobierno y las autoridades monetarias han aplicado una serie de medidas que contribuirán a estabilizar la tasa de inflación, las cuales –a su juicio– están comenzando a dar resultados positivos. Sin embargo, para algunos economistas consultados, las decisiones tomadas hasta ahora parecen ir en sentido contrario al objetivo de un plan antiinflacionario.

Las primeras disposiciones puestas en práctica por el Gobierno desde inicios de año se dedicaron a atender la emergencia generada por el desabastecimiento de rubros alimenticios. Una de las principales consecuencias de la escasez es el incremento de los precios de aquellos productos que no se consiguen en el mercado, y el resultado fue una inflación de 3,4% en enero y 2,4% en febrero de este año. Una tasa considerada significativamente alta, si se toma en cuenta que tradicionalmente los primeros meses de cada año no existen factores que presionen los precios hacia el alza.

Sin embargo, aún persisten problemas de abastecimiento y, según productores e industriales consultados, se prevé que mejoren durante el segundo semestre del año, por lo que la inflación continuará siendo alta durante una buena parte de 2008.

Baja productividad.

Otras decisiones han sido tomadas más recientemente. El Banco Central de Venezuela anunció una serie de medidas dirigidas a impulsar la economía del país, sin embargo, de acuerdo con un análisis de Veneconomía, "todo apunta a que sus efectos irán en sentido contrario".

Como ejemplo, recordó la reducción de 28% a 19% de la tasa máxima para los préstamos al sector manufacturero del país. "Tal vez, la nueva tasa logre estimular a las empresas manufactureras para que soliciten nuevos préstamos, debido a que la misma está por debajo de la inflación de 24,1%, de los últimos 12 meses. Pero lo que, sin duda, no reactivará dicha medida es la producción".

Sostiene en un análisis publicado por la firma, que las causas de la merma del sector productivo no están en el acceso al crédito, sino en la falta de seguridad jurídica y en el acoso a la propiedad privada que desincentivan la inversión; en el control de precios que obliga a vender por debajo de costos.

"Así como en las trabas para obtener divisas y en un complicado proceso de solicitud de permisos que impide o dificulta el acceso a la materia prima".

Otra medida que tampoco tiene sentido porque realmente no constituye ningún incentivo al ahorro es el aumento en 3 puntos porcentuales (hasta 13%) de las tasas mínimas sobre las cuentas de ahorro, y hasta 14% para los depósitos a plazo y participaciones.

"¿Quién podría estar dispuesto a ahorrar a estas tasas de interés cuando la inflación esperada es de por lo menos 25%?".

"En resumen: este paquetico económico, que ahora impone el Gobierno para tratar de tapar con un dedo errores estructurales graves que él mismo ha creado, sólo llevará a reducir la rentabilidad de la banca, sin beneficio perceptible para el sector productivo ni para los ciudadanos, afectados por la inflación y la escasez".

Insostenible.

Desde el punto de vista cambiario, el Gobierno ha reiterado que no devaluará.

Aunque algunos analistas coinciden en que no sucederá este año, afirman que mientras exista restricción en la venta de divisas oficiales se observará "una devaluación implícita", ya que las empresas que no reciban los dólares tienen que acudir al mercado paralelo.

Adicionalmente a esta situación, en los últimos 2 años, Cadivi ha acumulado cuentas por pagar de 2,1 millardos de dólares. Es decir, los montos aprobados superan los recursos efectivamente desembolsados.

"Estas dos situaciones han llevado a los empresarios a ajustar precios, que en los últimos 3 meses se han elevado a una tasa de 52,8% anualizada", explicó el director de Ecoanalítica, Alejandro Grisanti.

Recordó que desde finales de septiembre de 2007, el Gobierno realiza un programa de ajuste que busca una restricción de liquidez y que, por ende, pasa por una restricción fiscal. El Estado ha trasladado sus depósitos de la banca privada a los bancos públicos, los cuales, a su vez, tienen que depositar esos recursos en el BCV. Adicionalmente, la administración central y Pdvsa han desacelerado el ritmo de ejecución del gasto, y hay retrasos en sus cronogramas de pago. "Sin embargo, las tasas de interés activas se han incrementado".

Por otra parte, el Ministerio de Finanzas ha decidido colocar de nuevo notas estructuradas que, si bien son muy opacas, incrementan la oferta de divisas, lo que ha traído un fortalecimiento del bolívar en medio de un ambiente de baja volatilidad.

"Los controles de cambio en Venezuela no son sostenibles y crean un ambiente donde es necesaria la protección ante vaivenes del tipo de cambio oficial. Con esta política de control se continúa subsidiando parte de las importaciones y, por ende, caminando hacia una crisis en la balanza de pagos, que terminará con un ajuste económico muy severo, ajuste como el que vivieron los venezolanos en 1989 y 1996, que logró las inflaciones más altas de nuestra historia, con un empobrecimiento generalizado de la población. Es triste que un país se tropiece varias veces con la misma piedra, con un efecto tan adverso sobre su población, principalmente la de menores recursos".

Sin orientación

Políticas fiscal, monetaria y cambiaria divorciadas

Para el analista económico Leonardo Buniak, en el país no existe "un programa económico con algún tipo de orientación, sólo hay políticas puntuales, todas dirigidas siempre a intentar superar debilidades coyunturales, pero nunca debilidades estructurales". Colocó como ejemplo de esta premisa la fuga de capitales registrada durante 2007, ocasión en la que la cuenta de capitales de la balanza de pagos cerró con un déficit cercano a los 25 millardos de dólares.

"Esto quiere decir que Venezuela fue un exportador de capitales. Esto es una debilidad de la economía producto de la ausencia de una política cambiaria que no corrige la sobrevaluación del tipo de cambio. Lamentablemente, el poder de compra del venezolano es mayor fuera que dentro del país". Sostuvo que el Gobierno, en vez de realizar un ajuste en el tipo de cambio, prefiere aumentar la tasa de interés pasiva para incrementar el ahorro, lo que considera una decisión de política monetaria aislada y unilateral que no está enmarcada dentro de un plan integral, coherente o racional
de política económica.

"Por esta medida las personas no van a dejar de comprar dólares, porque existe una expectativa de una futura devaluación". Buniak señaló igualmente que a pesar de los altos precios petroleros, se observa déficit en la gestión financiera de la administración central, debido principalmente a que los ingresos petroleros resultan insuficientes ante al desmedido gasto público. "A su vez, los ingresos no petroleros están muy golpeados por la reducción de la tasa del IVA, lo que provocó un problema fiscal y conllevó al Gobierno a crear el impuesto a las transacciones financieras, un impuesto altamente inflacionario que originó distorsiones en la economía".

A su juicio, medidas como la aplicación del ITF convierte a la política fiscal en una política inflacionaria, porque impacta la estructura de costos del sector real de la economía. "Estamos en un ciclo vicioso en donde la política fiscal, cambiaria y monetaria están completamente divorciadas, y no atacan directamente los problemas estructurales de la economía".


 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog