Bush aboga por TLC para neutralizar a Hugo Chávez, al que ataca por supuestos vínculos ...

Por Venezuela Real - 12 de Marzo, 2008, 19:54, Categoría: Política Internacional

SERGIO GÓMEZ MASERI
El Tiempo - Colombia
12 de marzo de 2008

... con las FARC

Dijo que el mandatario venezolano, al que no mencionó nunca por su nombre, "ha derrochado la riqueza del petróleo en un esfuerzo por promover su visión anti-estadounidense y hostil", sostuvo.

De acuerdo con el Presidente George W. Bush, el TLC sería enviado a consideración legislativa tan pronto lleguen a su fin las dos semanas de receso por Semana Santa que se tomarán los congresistas a partir de este viernes.

Es decir, para el primero de abril.  De allí en adelante, los legisladores tendrían 90 días hábiles para aprobarlo o rechazarlo.

"Tiene que haber un voto este año. Y eso quiere decir que los congresistas tienen que estar listos para mover el Tratado cuando regresen del receso de Semana Santa", dijo el Presidente durante un discurso en Washington, ante la Conferencia de la Cámara de Comercio Hispana.

Bush, para demostrar la urgencia que reviste el Tratado, presentó su versión sobre la reciente crisis diplomática entre Colombia, Ecuador y Venezuela.

"Las apuestas están muy altas en Suramérica. Como demuestra la reciente crisis andina, la región enfrenta una decisión: o aceptar calladamente la visión de los terroristas y demagogos, o respaldar activamente a líderes como el presidente (Álvaro) Uribe. Yo ya tomé mi decisión. Me pararé al lado de líderes valientes que creen en la libertad y en la paz. Creo que cuando la gente en este país conozca los hechos, se pararán junto a personas que aman esa libertad. Y no hay señal más clara que apoyar este tratado de libre comercio", dijo el Presidente en medio del aplauso de los asistentes.

Segundos antes, el mandatario puso como ejemplo el incidente en el que murió 'Raúl Reyes', de las Farc.

De acuerdo con Bush, la respuesta de Chávez a este contundente golpe contra un hombre "acusado de narcotráfico y de matar a cientos de personas" fue ensalzar a 'Reyes' como un "gran revolucionario" y enviar sus tropas a la frontera con Colombia.

"Este fue el más reciente paso de un patrón desconcertante de provocaciones del régimen en Caracas", dijo, tras resaltar que Chávez ha pedido que se reconozca a las Farc como un "ejército legitimo", y hasta se ha reunido con sus líderes en Venezuela.

La decisión de enviar el TLC al Congreso, anticipada por EL TIEMPO en su edición de este martes, no tiene el aval del liderazgo demócrata, lo que anticipa una agria y peligrosa batalla en el Capitolio.

De hecho, ayer mismo la líder de los demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi, lo rechazó: "Una agencia comercial exitosa depende de un trabajo conjunto entre la administración y el Congreso, como fue el acuerdo con Perú. La administración debería seguir este protocolo establecido de consultas con el congreso relacionado a la presentación de los TLC. Cualquier desviación de este procedimiento normal en el caso del TLC con Colombia podría resultar contraproducente y afectar los intereses a largo plazo de ambos países".

A esto -someter el tratado sin la bendición del partido que controla el Legislativo- se le viene llamando la "opción nuclear". Ni la administración, ni el gobierno colombiano esperaban que se llegara a estos extremos.

Bush indicó, de hecho, que aún espera llegar a un arreglo con los demócratas en las próximas dos semanas. Pero fuentes cercanas a su entorno aseguran que la decisión de someterlo al Congreso tras el receso ya está tomada.

Colombia, agradecida

En un comunicado oficial, el Gobierno de Colombia agradeció a Bush "sus amables palabras de solidaridad con nuestro país en la lucha contra el terrorismo y la consolidación de la política de Seguridad Democrática".

"El Gobierno agradece el apoyo e impulso al TLC con ese país, expresado hoy ante la Cámara de Comercio Hispana. Hacemos eco para que este llamado a aprobar pronto el TLC con Colombia, sea considerado con la dimensión y el espíritu bipartidista que corresponde a nuestra larga relación y amistad, basada en la defensa de las libertades y la democracia", señaló la comunicación.

De acuerdo con el secretario de Comercio Carlos Gutiérrez, y la Representante Comercial Susan Schwab, trabajaran hasta el "último momento" con los demócratas, pero no dejarán que se "agote el tiempo", en referencia a los 90 días de trámite que prevé la ley. 

El temor es que si esperan más, la fecha límite se acercaría al tramo final de la campaña presidencial y legislativa para las elecciones del 4 de noviembre, cuando es casi improbable que se apruebe.
"Dado el calendario y dado el deseo del compromiso del Presidente a que se dé un voto por el TLC con Colombia este año, nos veríamos forzados a enviarlo a consideración, incluso sin el consentimiento de los demócratas. Así que lo enviaremos muy pronto tras el receso", sostuvo Schwab en una rueda de prensa.
Aunque eso es cierto, es claro que la administración también quiso aprovechar la ventana que se abrió con la reciente crisis fronteriza entre Colombia, Ecuador y Venezuela. 
No solo porque dejó en evidencia lo inestable que son las relaciones comerciales del país con sus vecinos -Chávez cerró la frontera, amenazó con quitarle a Colombia los 6.000 millones de dólares que venden los exportadores, y anuncio que privatizaría las empresas- sino porque puso de relieve los supuestos nexos de estos países con las Farc, una organización que E.U. considera "terrorista".

Esos eventos reforzaron la tesis de la administración de que el TLC es un "asunto de seguridad nacional". En otras pa

Ayer, de hecho, la secretaria de Estado Condoleezza Rice dijo en una audiencia en la Cámara que seguía apareciendo "evidencia de los nexos de Chávez con las Farc" y que era abierto el apoyo del presidente venezolano a este grupo. "Él ha dicho con toda claridad que respalda a este grupo", sostuvo Rice.

Ayer, el ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, se reunió con Rice en el Departamento de Estado. Antes de la reunión se le preguntó a Rice si estaba investigando los nexos de Chávez con las Farc y si consideraba incluir a Venezuela en la lista de naciones "terroristas".

Según ella, E.U., está "muy interesado en la información que está surgiendo" y seguirá "muy de cerca" su desarrollo. Y luego añadió: "Quiero anotar que todo los países de la ONU están en la obligación de no permitir que su territorio sea usado por terroristas o apoyar a terroristas. Las Farc son terroristas así que no puede existir apoyo para ellos". Santos no se pronunció al respecto.

La apuesta, aunque lógica en términos estratégicos, está llena de riesgos. Por un lado, la actual campaña electoral en Estados Unidos, y en particular la posición anti Nafta (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) de los candidatos demócratas Barack Obama y Hillary Clinton, han fortalecido a los grupos que se oponen al libre comercio. Más aún al de Colombia, que tiene añadido el componente de la violencia contra el sindicalismo y la situación de los derechos humanos.

Además, porque llegaría posiblemente en abierto desafío a la dirigencia demócrata, con quienes habían firmado un pacto comercial en mayo del año pasado que permitió, precisamente, la aprobación del TLC con Perú.

De acuerdo con el congresista Gregory Meeks, uno de los pocos demócratas que apoyan el TLC, "es un error tratar de forzar el voto" en estos momentos.

Para el legislador, eso provocará que en lugar de concentrarse en los méritos del Tratado en sí, el énfasis sea en cómo evitar que llegue a la plenaria en la Cámara o cómo derrotarlo en caso de que se someta a una votación.

Pelosi, la presidenta de la Cámara, -dicen fuentes-, ya tiene preparada una opción para modificar la ley de 'Fast Track' en la Comisión de Reglas.

Esto le permitiría 'parar el reloj' de los 90 días sin exponer a sus legisladores a un voto que es costoso y polémico. Si no funciona y el Tratado se pasa a la plenaria, los opositores utilizarían todo el arsenal -parapolítica, sindicalismo, derechos humanos- para tratar de frenarlo o justificar su voto negativo.

La esperanza, y a eso le apuestan el gobierno colombiano y la Casa Blanca, es que Pelosi no se oponga radicalmente al Tratado y permita que los legisladores voten según les convenga. Ambos gobiernos creen que Colombia tiene los votos suficientes para ser aprobado si Pelosi no se atraviesa.

"Lo que le pedimos al liderazgo demócrata es que dé la luz verde para que los legisladores voten con su conciencia", dijo el ministro colombiano de Comercio Luis Guillermo Plata, que llegó este miércoles a Washington para continuar con el trabajo de cabildeo.

Sin embargo, las declaraciones dadas por Pelosi no son muy alentadoras.

Según fuentes en el Legislativo, en el mejor de los escenarios, el voto del TLC colombiano será muy semejante al del Tratado de Libre Comercio para la República Dominicana y Centroamérica (CAFTA, por sus siglas en inglés) con los centroamericanos, que fue aprobado por solo dos votos.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog