Mujer y burocracia - ¿Misterio o ministerio?

Por Venezuela Real - 14 de Marzo, 2008, 14:31, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
14 de marzo de 2008

 l jefe del Estado continua con su oficio o su vicio de creador incesante de mayor burocracia, en especial de ministerios y empresas públicas, misiones y comisiones, partidos y oficinas especiales para tratar de darle cierto orden a la mazamorra en que se ha convertido la revolución. Por fortuna, en esta oportunidad se dignó a crear un ministerio para los Asuntos de la Mujer, un paso que debió haberse dado tiempo atrás, quizás con una intención menos aviesa, sino más práctica y útil, y no como se advierte hoy desde un primer momento, con claros propósitos electoreros.

Lo que no se explica es que, luego de diez años de revolución bolivariana, las políticas y los actos sustanciales dirigidos a modificar la situación de la mujer venezolana no se aprecian ni se sienten en la vida cotidiana. Es una década perdida, entre anuncios de utilería y decretos presidenciales cuya acción efectiva no llega a nadie. La mayoría de las madres de los sectores populares ha hecho su travesía del desierto para tratar de encontrar algo de leche pasteurizada o en polvo y poder dársela a sus hijos.

Mientras tanto, salen millones de dólares en ayuda a Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Guyana y Cuba, como parte de una programa de compra deshonesta de apoyos políticos y de declaraciones de solidaridad con la revolución bolivariana. En este aspecto el Gobierno de Venezuela se ha convertido en una suerte de "mini Estados Unidos", que a golpe de cheques en dólares disfrazados de ayuda, pretende quebrar la poca independencia de criterio y de actuación de esas naciones supuestamente soberanas.

Si esa piñata de dólares colocada en el escenario internacional para que Ortega, Evo Morales y Correa le caigan a palos, se hubiera blindado y encausado en un plan general de apoyo, formación y profesionalización de la mujer venezolana, otro gallo cantaría. En los barrios de Venezuela, son las madres solteras quienes asumen la carga familiar, organizan el presupuesto doméstico y salen a trabajar dejando atrás hasta la comida hecha para que sus hijos puedan acudir al preescolar o a la escuela.

¿Y cómo les responde el Gobierno? Obligándolas no sólo a una doble jornada sino a un triple esfuerzo, según se aprecia en los fines de semana de Mercal, donde las mujeres se dirigen como a un safari, a ver si cazan (luego de largas horas de espera), un pote de leche, un kilo de arroz o de azúcar. La carne, vital para sus hijos, no la ven hace tiempo.

Con la creación de un ministerio no se avanza en nada hacia lo que debería ser una cruzada nacional de protección de la mujer, que no consiste en darle una beca, una bolsa de comida al estilo adeco bolivariano de hoy, ni a referirla a programas ineficaces o a fiscales y tribunales que actúan con una mentalidad absolutamente machista y llena de prejuicios. Se trata de motivar a la sociedad hacia un cambio real en su enfoque hacia la mujer, y que ella deje de ser objeto de actos burocráticos de caridad y de compasión pública.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog