El nuevo plan de Finanzas busca restringir los dólares de Cadivi y asignar divisas en la Bolsa

Por Venezuela Real - 19 de Marzo, 2008, 16:18, Categoría: Economía

BLANCA VERA AZAF
El Nacional
19 de marzo de 2008

Hacia el cambio dual

B ajar la cotización del dólar paralelo y limpiar de bonos basura al Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) es el objetivo que persigue la nueva gestión del Ministerio de Finanzas. La orden de Miraflores es revertir dos pésimas decisiones: haber permitido que la divisa en el mercado negro se disparara a niveles que rozaron los 7.000 bolívares por dólar en 2007 y deshacerse de las notas estructuradas (combo de bonos argentinos, venezolanos, ecuatorianos y brasileños) que le costaron al Fonden más de 6 millardos de dólares.

La Ley contra Ilícitos Cambiarios, que le prohíbe a los ciudadanos incluso conocer cuánto cuesta el dólar paralelo, no parece haber surtido efecto alguno en la inflación –que es leit motiv de las preocupaciones del Ejecutivo. Los aumentos de precios siguen estando presentes y arrancaron 2008 con una fuerza contundente, al sumar durante los primeros dos meses del año 5,3%. El efecto referencial que la divisa paralela tiene sobre los precios es difícil de combatir, en comparación con un tipo de cambio a 2,15 bolívares fuertes por dólar, anclado desde hace tres años.

"Fue un desatino y un descuido muy costoso", dijo una fuente ligada al Ministerio de Finanzas cuando se le preguntó por qué el dólar paralelo llegó a cerca de 7.000 bolívares el año pasado. Su respuesta sólo pone al descubierto lo desorientado que estaba ese despacho, entonces dirigido por el ministro Rodrigo Cabezas. La desconfianza de los mercados fue in crescendo en el transcurso de 2007 con los anuncios de nacionalización de La Electricidad de Caracas y Cantv, y coronó con la propuesta de reforma constitucional.

Pero en este nuevo año electoral, el Gobierno se dio$ 5,06 millardos se liquidaron en 2007, por compras en Internet y para viajeros cuenta de la importancia de mantener estables los precios de bienes y servicios y también de que ya es posible lograrlo mediante el régimen de controles –que ha generado efectos tan adversos como la escasez. La única opción es detener el ascenso del dólar no oficial.

Para ello se diseñó un programa económico que institucionaliza la asignación discrecional (sin subasta) de las apetitosas notas estructuradas al sistema bancario y se anunciaron sin formalidad alguna –no existe vocero– tres nuevas emisiones de deuda pública, por 4,1 millardos de dólares. La operación incluirá una serie de innovaciones, como un trato especial a las 50 empresas corporativas más grandes del país.

Estas medidas pretenden evitar que el mercado fije el precio de las emisiones, para lo que se fijarán topes, siempre y cuando se apruebe el mecanismo de subasta de bonos y notas estructuradas a través de la Bolsa de Valores de Caracas. Sería en ese corro donde también se negociarían los bonos globales, con los que se asignaría a los viajeros y consumidores de bienes suntuarios las divisas que requieran. Los importadores de bienes esenciales, como alimentos y medicinas, seguirán acudiendo a Cadivi para obtener divisas al precio oficial.

"Es una excelente manera de imponer un tipo de cambio dual sin siquiera nombrar la palabra devaluación, aunque de facto lo es", explica un asesor financiero consultado.

"Todo luce muy bien, pero dependerá de que el presidente Chávez no haga anuncios incendiarios; como este año es electoral quizá hará el sacrificio, pues sabe que la clase media está muy molesta", sostiene, por su parte, el economista Asdrúbal Oliveros, quien se detiene a analizar un imponderable que surge ante esta realidad y que tiene relación con la posible decisión de Estados Unidos de declarar a Venezuela como una de las naciones que apoya al terrorismo. De concretarse la decisión, se afectaría el perfil de deuda del país y echaría por el suelo cualquier posibilidad de hacer una emisión de bonos atractiva para el mercado.

Odiar a Cadivi "Si hay una institución detestada por la clase media, es Cadivi", señala Oliveros. No es para menos, pues su portal de Internet, único medio a través del cual realizar solicitudes y hacer cualquier cambio en el registro personal o de las empresas, ha restringido el acceso como política de Estado.

La razón no es desconocida.

Las compras a través de Internet y para viajeros fueron las responsables de que en 2007 las liquidaciones autorizadas por la comisión alcanzaran los 5,06 millardos de dólares, cifra que contrasta con los 2,3 millardos de dólares aprobados para el sector alimentario y los 3,9 millardos de dólares para vehículos.

La solución fue eliminar las tarjetas prepagadas e instaurar listas en las que los venezolanos son expuestos públicamente por supuestamente defraudar a la Nación por montos irrisorios, al señalárseles como presuntos vendedores de las asignaciones anuales de Internet. Además de revocársele el cupo, están a la espera de las sanciones más de 32.000 personas. En contraste, no hay ni un sólo cambista del mercado negro puesto a la orden de las autoridades y casos de supuesta malversación de fondos públicos por montos millonarios en dólares ocupan las primeras páginas de los periódicos.

La eliminación de las tarjetas prepagadas perjudicó a un importante número de usuarios de Cadivi, y su eliminación no vino acompañada de una alternativa viable para los venezolanos no bancarizados, que no poseen tarjeta de crédito, el único medio a través del cual ejercer el derecho de contar con su asignación anual de 5.000 dólares por persona, como lo establece el control de cambio. En completo desamparo quedaron, por ejemplo, los ciudadanos mayores de 60 años jubilados a quienes la banca no otorga plástico, porque son considerados clientes de alto riesgo.

La instauración de horarios para acceder al portal de Cadivi ha obligado a los usuarios a realizar cualquier transacción a días y horarios específicos; sin embargo, nada garantiza que el sistema esté operativo.

La presencia de un nuevo link para servicios diferidos no ha contribuido a solucionar el problema del tráfico, lo que evidencia que los bloqueos a la entrada son intencionales y que hay serios problemas técnicos con el portal. Una fuente que prefirió mantener su nombre en el anonimato señaló que el problema era que la comisión nunca había adquirido un software, sino que montó la plataforma sobre un demo.

Si un venezolano tiene algún problema con Cadivi su única opción es comunicarse a través de cuatro líneas telefónicas que están siempre ocupadas, enviar un correo electrónico que pocas veces es respondido con prontitud o presentarse a las 7:00 de la mañana a las puertas de la comisión –en Caracas– a recibir uno de los 200 números que reparten a esa hora o a las 12:00 del mediodía. Allí las quejas serán recibidas pero sin garantía de solución.

Lo anterior sólo evidencia los tres objetivos que parecen abarcar la atención en Carmelitas: restringir las divisas baratas, es decir, las de 2,15 bolívares fuertes por dólar; instaurar un mecanismo dual que libere al Ejecutivo de anunciar una devaluación oficial, y sacar del mercado las notas estructuradas compradas por el ex ministro Nelson Merentes, que no sólo restringieron el dinero disponible en el Fonden, sino que también contaminaron la deuda venezolana.
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog