Justicia diplomática

Por Venezuela Real - 19 de Marzo, 2008, 16:54, Categoría: Política Internacional

TalCual - Portada
19 de marzo de 2008

Finalmente, según informa la BBC en su edición de ayer martes, "los cancilleres americanos, luego de más de 14 horas de discusiones a puerta cerrada, reunidos en la sede de la Organización de Estados Americanos, llegaron a un consenso que rechaza la incursión militar colombiana a Ecuador que llevó a la ruptura de relaciones d i p l o m á t i c a s entre ambos países". Aséptica y precisa forma de relatar lo que quizás ha sido la reunión de emergencia más trascendental que haya tenido esa Instancia en toda su historia. Un cónclave extraordinario de los cancilleres de todas las Américas, metamorfoseado, por la fuerza del derecho y de los hechos, no sólo en Tribunal, sino en una especie de Tribunal Supremo de Apelación.

Debían los cancilleres, en efecto, conocer de los mismos hechos que habían conocido, analizado y juzgado los jefes de Estado, de Gobierno y del Grupo de Río y conocer también de lo planteado en el informe que sobre el asunto en discusión presentara una comisión de la OEA que visitó los dos países donde ocurrió el incidente que desencadenó la crisis.

¡Diplomáticos convertidos en jueces! Pero no es solo eso cuanto hay de excepcional en el papel que han estado obligados a desempeñar los cancilleres convertidos en jueces ad hoc de un caso en el que resultaba terriblemente difícil encontrar la concordancia entre los hechos punibles y las leyes que los castigan o los despenalizan.

¿Llevaba la búsqueda de la justicia a preocuparse fundamentalmente por lo que establecen derecho, leyes internacionales y la Carta de la OEA respecto a la soberanía de las naciones y la inviolabilidad de sus fronteras, y a dar así satisfacción a los países que, como Venezuela, Ecuador y sus aliados, consideraban que era justo en la violación de estas leyes que había transgresión y motivo de conflicto? ¿O deberían también estos jueces de alzada tomar en debida y justa cuenta los elementos la nueva constelación de hechos que quedaba iluminada por el material incautado por las famosas computadoras encontradas en el lugar del occidente y dar de esta manera satisfacción a Colombia y a aquellos otros países que también consideran trasgresión la protección por parte de un Estado de grupos insurgentes o criminales provenientes de un Estado vecino? A este raro dilema planteado a jueces tan bisoños sobre la exigencia de encontrar una justa concordancia entre el peso de los hechos y el peso de la ley se agregaba otro de carácter absolutamente extrajudicial: Estados Unidos se inclinaba por lo que defendían Colombia y Brasil, asumiendo la representación de los demás países del Continente y se mantenía firme en la necesidad de condenar ante todo la violación de las fronteras.

La menor inclinación de los jueces por una u otra de estas tendencias significaba, es obvio, la división de los países del hemisferio americano en dos bandos.

Conscientes seguramente de la gravedad de esta situación, los jueces retornaron a su antigua condición de diplomáticos y dictaron, una tras otra, las dos sentencias que siguen " "acoger la Declaración de Jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de Río y rechazar la incursión de fuerzas militares y efectivos de la policía de Colombia en territorio de Ecuador" y asimismo reiterar "el compromiso asumido por los Estados miembros de la Organización de combatir las amenazas de la seguridad provenientes de la acción de grupos irregulares o de organizaciones criminales, en particular, aquéllas vinculadas con actividades de narcotráfico".






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog