Demagogia y razón - Integración postergada

Por Venezuela Real - 24 de Marzo, 2008, 15:51, Categoría: Política Internacional

El Editorial
El Nacional
24 de marzo de 2008

La suspensión de la Cumbre de la Unión Suramericana de Naciones, que debía celebrarse a fines de este mes en Cartagena de Indias, muestra cómo el ajetreo alrededor de asuntos aparentemente urgentes, y a veces triviales, perjudica el avance en temas importantes y de largo aliento para América Latina. Los esfuerzos por la integración de la región han tenido un desenvolvimiento lento y a menudo frustrante, pero en términos generales han avanzado en la dirección deseada.

Un ejemplo son las relaciones económicas entre Venezuela y Colombia, las cuales resultan vitales para ambas naciones. Sin embargo, la inestabilidad política de varios países y conflictos de menor monta y significación han dificultado un mayor acercamiento.

Durante muchos años las dictaduras militares o civiles, desde Perón hasta Pinochet y Fujimori, constituyeron el principal escollo. Hoy, cuando la región se ufana de, por primera vez, contar con una mayoría de países democráticos se debería avanzar a ritmo acelerado. Pero no es ese el caso, porque los enfrentamientos personales entre los líderes y el deseo de cada uno de ellos de aparecer como el paladín de una causa justa, enrarece el ambiente. La vanidad de los dirigentes ha sustituido la arbitrariedad de los militares como el primer obstáculo para integrar a la región.

En el caso de Venezuela, el retiro de la Comunidad Andina y el deseo del Gobierno de incorporarse a Mercosur, donde no terminan de aceptarlo, significó un retroceso en la labor paciente de décadas dedicada a crear una institucionalidad de la integración.

En compensación, se promovió un acercamiento –aún amorfo entre la Comunidad Andina y Mercosur, que primero se llamó Comunidad Suramericana y después adoptó el nombre de Unasur, por la manía infantil de pensar que si se cambia el nombre se altera el contenido, y por la pretensión de creerse cada cual padre de la criatura.

Pero mientras Unasur no termina de nacer, los presidentes de América Latina se han enfrascado en disputas estériles, que los han llevado a prepararse para la guerra entre pueblos hermanos, a cerrar las fronteras y a otros desplantes mediáticos, los cuales si bien hasta ahora han sido sólo agua de borrajas, que termina en abrazos y apretones de manos forzados, impiden un diálogo civilizado y serio como el que se esperaba que se produjera en Cartagena, para intentar darle cuerpo a una integración descarrilada por la intemperancia de unos y la indiferencia de otros.

Afortunadamente, las declaraciones y promesas vacías no se las lleva el viento, sino que -a su manera- contribuyen a crear una conciencia popular sobre la necesidad de seguir avanzando en la unidad de las naciones suramericanas. Tal como lo demostró la asistencia masiva al Concierto por la Paz, que se efectuó en la frontera entre Colombia y Venezuela. La integración no puede avanzar, por ahora. Pero los pueblos del continente saben que es indispensable, a pesar de la demagogia de sus líderes.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog