Ataque a la SIP - Terrorismo mediático

Por Venezuela Real - 25 de Marzo, 2008, 15:29, Categoría: Libertad de Expresión

El Editorial
El Naciona
25 de marzo de 2008

No se le puede exigir al gobierno bolivariano otra respuesta que no luzca tan desesperada como la anunciada ayer con motivo de la reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa en Venezuela. Valga decir, una contra reunión, que será inaugurada el jueves con la omnipresencia mediática del Presidente de la República, quien no deja escapar una oportunidad para "incrustarse" en la pantalla. Según el habla de los jóvenes caraqueños, todo ser fastidioso es un "incruste" y cuesta sacárselo de encima.

Este jueves los radioescuchas y los televidentes de Venezuela tendrán que soportar ese incruste que significa oír, más no escuchar, al jefe del Estado, diciendo las mismas frases de todos los días que a nadie interesan, sobre una invasión de Estados Unidos, de cómo la CIA arma una amenaza externa y de qué manera los venezolanos que no compartimos el disparatado proyecto bolivariano somos agentes del imperialismo. Es como si el presidente Bush se decidiera a perseguir a todos aquellos que están contra la guerra en Irak.

Lo que más lástima da en este tipo de reuniones que el presidente Chávez convoca a fuerza de dólares, es que el oficialismo tenga que importar voceros de Cuba, Argentina, Brasil, Ecuador, Nicaragua y del resto del mundo para que insulten a los venezolanos. Nuestro petróleo y la riqueza que se deriva de su exportación termina en los bolsillos de una serie de "turistas revolucionarios", siempre dispuestos a alquilar la voz cuando se les manda un cheque en dólares, se les garantiza un cómodo asiento en un avión y una lujosa habitación en el hotel del Alba.

Esta forma de extraer dinero a los "gobiernos revolucionarios" ya la conocimos en La Habana, Cuba, cuando los intelectuales europeos y de América, anglo o latina, peregrinaban a la isla.

Sólo los luchadores honestos de intención y corazón rechazaron ser comprados. Quien fue a Cuba con sus gastos pagados por sí mismo puede hoy hablar con altivez y orgullo. Los demás sólo constituyen una oferta de vagos que, a la espera del mejor postor, deslizan su tiempo libre a la caza de oportunidades "revolucionarias", para el buen comer y beber.

También en Venezuela pastan animales de esta especie. Durante los violentos años sesenta ciertos periodistas viajaban a los países socialistas, comían y bebían, se alojaban en buenos hoteles y le sacaban provecho a lo que, en ese momento, les permitía disfrazar sus ansias de figuración con una supuesta entrega revolucionaria. En verdad, eran cínicos fiadores de la represión en la Unión Soviética, en la Europa del Este y en Cuba. Jamás denunciaron lo que pasaba allí con los periodistas, los escritores y los políticos rebeldes. Es que el pasaje y el alojamiento se los pagaba el socialismo real.

Hoy no muestran un propósito de enmienda y mucho menos quieren dejar de cobrarle un sueldo a la revolución, ya sea en dólares o en servicios domésticos prestados, en bolívares fuertes, a algunos dueños venezolanos, en fin, a sus nuevos dueños. Nada revolucionarios, por cierto.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog