Cómo funciona la bicicleta financiera con Argentina

Por Venezuela Real - 26 de Marzo, 2008, 16:06, Categoría: Economía

LA NACIÓN  - Argentina
26 de marzo de 2008

Intermediarios y funcionarios explotan el control de cambio
La relación entre ambos países tiene un condimento más: la negociación de notas estructuradas
Cristina Kirchner seguirá fortaleciendo una relación económica que comenzó con el anterior gobierno, liderado por su esposo Néstor Kirchner

Unos se benefician con la llegada de dólares frescos a un país que tiene cortado el financiamiento internacional. Ese es Argentina. Otros utilizan los papeles para una enorme bicicleta financiera que involucra a bancos, funcionarios, intermediarios y operadores internacionales: Venezuela.

Todo tiene su origen en el control de cambio que rige en Venezuela, que ha estimulado un mercado negro de divisas y ha llevado a la cotización del dólar paralelo muy por encima de los 2.150 bolívares por divisa que cuesta en el mercado oficial.

La bicicleta financiera parte de los 5,63 millardos de dólares que Venezuela le ha comprado a Argentina desde 2005 hasta la fecha. La mecánica es la siguiente: Con el bono, el poder del Gobierno venezolano, el Ministerio de Finanzas contrata sin licitación a bancos internacionales para que diseñen las notas estructuradas.

La operación se hace gracias a intermediarios que cobran a los bancos una comisión por su contacto con el Gobierno. Son gente cercana a Chávez.

Luego, el Ejecutivo vende las notas a otros bancos locales venezolanos, también mediante adjudicaciones directas y sin publicar los montos, al tipo de cambio oficial.

El banco tenedor de la nota tiene varias opciones: conservarla hasta su vencimiento y cobrar los intereses del papel o venderla al banco internacional emisor, que estructuró la nota, a un valor inferior al que compró, pero al precio del dólar en el mercado negro, con lo que obtiene así una ganancia.

Puede venderla a un fondo de pensión o a cualquier comprador externo, también con un descuento, pero al dólar libre. De estas operaciones suelen participar tenedores argentinos. Como el banco compró a 2.150 y vendió a precio del mercado negro, cuya cotización no se puede informar en Venezuela, la ganancia es abrumadora.

Relación aceitada Más allá de esta "viveza" bolivariana, la relación bilateral se acentuó sin descanso. De hecho, en febrero pasado, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y su par venezolano de Hidrocarburos, Rafael Ramírez, se reunieron para avanzar en la construcción de una planta regasificadora en Bahía Blanca, por la que se calcula una inversión de 400 millones de dólares.

De Vido se comprometió a superar las cuestiones burocráticas que traban las exportaciones argentinas a Venezuela y a dinamizar la transferencia de tecnologías, asistencia técnica y conocimientos.

Desconfían de Enarsa Hace un mes, el Gobierno venezolano soltó una noticia que ilusionó al alicaído mercado energético argentino: Enarsa, la estatal creada por el ex presidente Néstor Kirchner, había descubierto, en asociación con Pdvsa, un yacimiento con reservas de petróleo de 300 millones de barriles en la Faja del Orinoco.

El entusiasmo repercutió en algunos medios argentinos y Telesur emitió un supuesto comunicado de la Secretaría de Energía argentina: "El descubrimiento representa un alivio para el país. Así, Enarsa recibirá 250 millones, 50% del total, los cuales equivaldrían a más de 13 años de producción argentina".

Pero la realidad es menos deslumbrante. Los analistas petroleros venezolanos desconfían de las capacidades técnicas de Enarsa para las operaciones, y advierten que serán necesarios muchos años y millones de dólares de inversión para que la extracción se haga efectiva. Afirman que llamar "descubrimiento" a la cuestión es por lo menos una jactancia, porque lo único que ocurrió fue que se pasaron de probadas a probables unas reservas cuya existencia se conocía.

"No sabía que Enarsa tuviera experiencia en crudos extrapesados –dice el economista José Toro Hardy, ex director de Pdvsa. Antes que nada, lo que habría que hacer es convertirlo en crudo comercial y eso requiere de mucha tecnología y mucho dinero".

Argentina firmó un convenio de cooperación en la Faja con Venezuela el 19 de enero de 2006. Lo cual forma parte de la política de otorgar a petroleras estatales de países amigos la posibilidad de trabajar en conjunto en 27 bloques de la Faja. Lo hizo con Irán, Bielorrusia, Malasia, India, Rusia, Uruguay, China y Vietnam, entre otras.

A discutir el convenio Una vez que termine todo el proceso –probablemente a mediados de este año–, se deberá discutir el convenio.

Así, Venezuela podría darle a Argentina la posibilidad de ser socia en la extracción, como máximo, en 49%. Siempre participando con una inversión que deberá ser importante. Para tener una idea, compañías como Exxon Mobil, British Petroleum, Total y Statoil han desembolsado 17 millardos de dólares entre 1996 y 1999 en cuatro áreas de la Faja para sacar ese crudo.

"A Argentina le conviene, porque el hallazgo está hecho. Es una facilidad que les da Venezuela", dijeron a La Nación voceros del gobierno de Chávez.

El presidente de una de las petroleras privadas líderes con operaciones en Venezuela evaluó que si Enarsa quisiera participar con 40% debería invertir por lo menos 5 millardos de dólares durante los próximos cinco años.

Hasta el momento, el negocio conjunto más concreto que tienen Enarsa y Pdvsa son 2 estaciones de servicio en el país. Cuando se hizo el anuncio se habló de 600. Apenas faltan 598.
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog