Los últimos de la fila

Por Venezuela Real - 27 de Marzo, 2008, 16:54, Categoría: Dimensión Social

Maye Albornoz
TalCual
27 de marzo de 2008

Ya nació el estrato F. La pobreza extrema que viven algunos venezolanos les impide quedarse en la clase socioeconómica E

Un breve recorrido por cualquier mercado revela que es muy poco lo que se puede comprar con 3 BsF: una lata de atún pequeña, un paquete de pasta o un par de panes de canilla. No más. El ejercicio pasó a ser la realidad de unos 550 mil venezolanos, cifra equivalente a 1,3% de la población, que integran el nuevo estrato socioeconómico F. Estas personas sobreviven –o intentan hacerlo– con 100 BsF mensuales (100 mil bolívares de los viejos), es decir, sólo disponen de 3 BsF diarios para cubrir todas sus necesidades y las de su familia.

El perfil de los integrantes del estrato F es el más parecido al de las personas declaradas "en situación de calle", pero resulta imposible cotejar la cifra ofrecida por la consultora Keystone Mercadeo a Fedecámaras en noviembre de 2007 con números oficiales, pues no ha habido hasta la fecha un conteo riguroso de estas personas. Lo más cercano a su registro lo tiene la Misión Negra Hipólita, mutada a Fundación, pero las estadísticas les fueron negadas a TalCual, alegando que "ese diario es muy opositor", tal como indicaron las autoridades de la institución.

Basta recorrer las calles para constatar que la cantidad de personas en esta situación de exclusión extrema sigue creciendo "sin necesidad de incluirlos en un nuevo estrato", sostiene Luis Pedro España, coordinador del Proyecto Pobreza y sociólogo de la Universidad Católica Andrés Bello. A su juicio, se trata de un error conceptual hablar de una clase F: "Estas personas se encuentran en un escenario que no depende exclusivamente de la pobreza. La indigencia no es una condición socioeconómica, hay múltiples detonantes que la determinan: pérdida de vínculos con la familia, violencia, imposibilidad de reinsertarse luego de la cárcel o situaciones trágicas en catástrofes naturales".

Sin embargo, para su colega de la Universidad Central de Venezuela, Amalio Belmonte, las revelaciones del estudio de Keystone Mercadeo resultan interesantes en tanto que la imposibilidad de categorizar la mendicidad en los estratos socioeconómicos ya existentes, empujó a los investigadores a ubicarlos en una categoría que va más allá de la extrema pobreza. Para Belmonte, la exclusión tiene grados de relatividad: acceso a la educación, a servicios, a la estructura económica del país a través del empleo: "Hay ciertos niveles que permiten pensar que la persona puede recuperarse y reinsertarse, pero entonces quedaría un vacío para incluir a quienes se les imposibilite hacerlo y ahí aparecería este nuevo estrato, a riesgo de que lo califiquen de error".

Según el catedrático es normal la resistencia a la aceptación de clasificaciones, pero incluso "términos como la exclusión son relativamente nuevos. La extrema pobreza y en todo caso la marginalidad, se usaban para nombrar al último escalafón. El asunto es que cuando la pobreza se hace un fenómeno tan acentuado, crea la necesidad de buscar nuevos conceptos para describirla. Para que no quede duda de lo que se está hablando".

Belmonte compara la aparición del estrato F con los movimientos feministas, de lesbianas o de gays, "impensables hace 40 años.

Así pasó con la pobreza en Venezuela, se redimensionó y nos obliga a la discusión". Lo cierto es que, clasificados en una clase o no, el estrato E se hizo pequeño para agrupar a un grupo de venezolanos que sobrepasaron la pobreza.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog