El circo y el Gobierno

Por Venezuela Real - 28 de Marzo, 2008, 17:00, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Marcos R. Carrillo P.
El Universal
28 de marzo de 2008

Por si quedaba alguna duda, el hombre lo dijo con todas las letras: se destinarán 65 millardos de bolívares para crear circos. No ha leído mal: El Peter Pan de esta tierra del nunca jamás, en que se ha convertido nuestro país, quiere sus circos personales. Nada de esas grandes y cuidadas producciones del Cirque du Soleil, del chino o el ruso; el tipo sueña con muchos cirquitos de esos que tienen una carpita remendada, un elefante viejo, una trapecista añeja, un mago, tres saltimbanquis y dos leones flacos.

Aún cuando provoque, es un desvarío inútil hacer un catálogo de las singularidades que han convertido a este gobierno en el más inmenso circo jamás conocido. Basta recordar que, sólo el día en que esto escribo, por un lado, se publicó un decreto que obliga a los pescadores artesanales (nada de transnacionales imperialistas, vendepatria, etc., sino a los señores de Juangriego, Río Caribe o San Juan de los Callos) a regalar al "pueblo" -escabrosa entelequia- parte de la pesca que realizan todas las madrugadas de su vida. En paralelo, la Comisión de Contraloría de la AN, con suprema indignación, decide abrir una averiguación en contra de un diputado que se aventuró a denunciar la opulencia de la familia Chávez en Barinas. Obviamente, nada dijeron sobre las imputaciones relacionadas con la realeza llanera. Es que, de verdad, estas peripecias lo que producen es un asombro circense.

Basta pensar en la discriminación de la partida presupuestaria que justificará el gasto en el ministerio para que la indignación se agrave: Tantos millones para comprar un elefante en Tucupido, otros para un trapecio en Carora, viáticos para el contorsionista de Marigüitar, algo para el látigo del domador de Montecarmelo, otro tanto para los zapatos de los payasos de Sabaneta, media ración por enano y lo que sobre para alimentar a los leones.

Lo medular del lamentable acto de tercermundismo presidencial que hoy glosamos es que revela, una vez más, la naturaleza del proceso de toma de decisiones gubernamental: Éste no obedece a un plan de desarrollo cultural, ni a una necesidad o solicitud de la población; ni siquiera es producto de los dibujitos esos que hace  "El farruco" (¡bravo torero!) mientras está distraído en las reuniones de Gabinete y que, en máximo gesto de vanidad, se los ha hecho publicar por el propio ministerio que dirige (¡y olé!). No. La política de promoción del circo es producto del gusto que tenía el presidente por este curioso evento cuando andaba en alpargatas por Sabaneta. Es algo así como si a uno le diera por invertir los impuestos nacionales en el agua 'e panela que hacía el señor Félix en San Jacinto (Trujillo) o en el humilde y digno "Circo Estrella", que armaba su carpa cada dos años cerca de Las Araujas (también en Trujillo), simplemente porque marcaron nuestra niñez.

Esta aproximación a la cosa pública, subordinada a la complacencia de triviales antojos de la niñez, es la que sustenta las disparatadas decisiones gubernamentales y es el origen de la crisis de nuestro vapuleado   país. Toda una tragedia, en lugar de un show.

De cualquier modo, no pierda las esperanzas; diga cuál es su gracia, capaz y le regalan un pedacito de Venezuela.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog