César Miguel Rondón : "La polarización era parte de la trampa del régimen"

Por Venezuela Real - 30 de Marzo, 2008, 16:37, Categoría: Libertad de Expresión

REYNALDO TROMBETTA
El Nacional
30 de marzo de 2008

El locutor celebra que la palabra del jefe del Estado "ya no mete miedo". "Aquí no hay terrorismo mediático", dice. "Lo que hay es piratería y mediocridad de la gente que está con el Presidente. Que el señor Chávez reclame la mediocridad a Willian Lara y la arrogancia a este muchachito llamado Izarra"

César Miguel Rondón nunca terminó los estudios de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello. "No hice la tesis; en vez de eso, escribí El libro de la sal sa", explica. No obstante, este hombre de los medios –locutor, entrevistador, comentarista, guionista y productor– goza de un prestigio sólido como periodista.

Lleva 18 años al frente de un programa que da cabida a la información, el análisis y la opinión, y que se transmite de lunes a viernes, de 6:00 am a 9:00 am, por la emisora Éxitos, del circuito Unión Radio.

La publicidad en su espacio está entre las más costosas de las ondas radiales venezolanas. Pero, aun así, no escasean los anunciantes interesados en asociar sus productos a uno de los comunicadores con mayor credibilidad en el país.

Aunque sigue pensando que "ser neutral es una irresponsabilidad y una cobardía", hoy Rondón aspira a que los medios de comunicación no caigan en la trampa de la polarización que, a su juicio, ha tendido el gobierno de Hugo Chávez.

–Usted lee los diarios todos los días. ¿Cómo percibe el estado de salud de la prensa venezolana?
–Siento que está sanando de una enfermedad que le entró con los primeros años del régimen. No sólo la prensa, sino todos los medios. Hugo Chávez llega al poder sobre la debacle de los partidos políticos tradicionales. Y ante eso él impone su reinado. Él es un señor que viene de una formación militar, y está educado para el mando y la obediencia, no para el disenso. Cuando empieza a gobernar, los medios empezamos a hacer lo que siempre hemos hecho, que es ser el ojo crítico de una sociedad. Como no hay ninguna instancia política de oposición, la única protuberancia en el horizonte son los medios, y el señor Chávez empieza a ver ahí a sus enemigos políticos, y los ataca. Ahí es cuando los medios cometen un error fundamental: le hacemos el juego. Entonces se empieza a ver a periodistas que pasan a ser líderes políticos. Y eso no es correcto, porque en lugar de fortalecer nuevos actores políticos, lo que se hizo fue correr la arruga. En vez de un dirigente político foguearse en la calle, en la universidad, en el sindicato o en el gremio, él iba a que lo entrevistaran en la televisión. Y eso creo que fue un gran error. Hoy las cosas comienzan a sedimentarse y empezamos a entender. Estamos en un proceso de saneamiento. Los medios tenemos una función ineludible en este momento, y es entender que la polarización era parte de la trampa del régimen. El país polarizado no es verdad.

–En 2003 usted dijo que no se puede ser neutral ante la situación política del país. Cinco años después ¿sigue pensando igual?
–Exactamente igual. Ser neutral es una irresponsabilidad y una cobardía. Cuando digo que no se puede ser neutral es porque es un asunto crucial en el momento muy complicado y complejo que vivimos, en el cual, como ciudadanos, tenemos que involucrarnos. Cuando yo hablaba de la neutralidad lo estaba haciendo en un momento de profunda polarización. Hoy, cuando apuesto porque esa polarización se disipe, sigo insistiendo en que no podemos ser neutrales. Es decir, neutral es el indiferente, el cómodo, el cobarde.

–El chavismo ya no se ve tan homogéneo, incluso parece que experimenta una implosión..
–Es que hay algo magnífico.
El señor chantajista, es decir, el señor Presidente, decía: "Aquí estamos los de la revolución y ahí están los contrarrevolucionarios". Eso es mentira. Ni el bloque de la contrarrevolución es homogéneo, ni el bloque su-yo es homogéneo. Sólo que al otro lo conocíamos y le vimos sus contradicciones, aciertos y fracasos. El del chavismo estaba cerrado porque además tenía una sola voz. Ahora que ha venido un proceso de debacle y de resquebrajamiento, sobre todo después del 2 de diciembre, cuando Chávez perdió su égida, cuando ya su palabra no es santa, sino que es una palabra mundana y enana, entonces comenzamos a conocerlo.

Pero no sólo conocemos a los radicales, conocemos también a los sensatos. Esto quiere decir, primero, que la polarización no es verdad y es un error apostar por esto; y segundo, que ya los liderazgos no son los mismos. Empezando por el del Presidente, que él tiene que revisarlo. Tan es así, que en el desespero él radicaliza su discurso y apela al arma más fea, que es el chantaje. "Si perdemos tales alcaldías, aquí viene la guerra". No sólo es un chantaje horrible, sino que no es verdad. Es que ya nadie le hace caso. Cuando salieron los estudiantes a la calle, llamó a que bajara la gente de los cerros a enfrentarse a los hijos de los ricos, pero no bajó nadie.

Cuando se le ocurrió el disparate de mandar 10 batallones a la frontera, excepto una partida de boyscouts comandados por Lina Ron, no hubo una sola manifestación en el país de apoyo a una guerra. Es decir, su voz no está convocando. Pero algo muchísimo peor para él, que es el camorrero que ha regido el país durante 9 años a punta de intimidación, es que su palabra ya no mete miedo.

–¿Y mientras tanto la oposición ha aprendido las lecciones que le tocan? Ha habido preocupación por su capacidad de mantenerse unida con miras a las elecciones regionales...
–Puede haber 20 candidatos para cada municipio, eso me parece bien. Porque todos son líderes y tienen derecho a aspirar. Lo fundamental es que respeten el acuerdo del 23 de enero, cuando dijeron que va a ir uno solo. Claro, me gustaría ver un poco más de coherencia.

–¿En qué sentido?
–Por ejemplo, Manuel Rosales es un dirigente nacional. Lo fue en 2006. Y ahora, de aspirar a la Presidencia y viniendo de una gobernación, parece que quiere ser alcalde. Eso como que no es correcto. Yo quisiera que hubiese unos líderes que vieran más hacia delante y no hacia atrás, que vieran más en grande y no en pequeño. Pero sé que eso va a venir.

–El Gobierno ha dicho que aspira a una hegemonía comunicacional. ¿Cuál es su respuesta a esto?
–Eso es muy gracioso. El señor Chávez acusó al periodismo mediático, como si se tratase de una categoría diabólica. Yo no sabía que hubiese un periodismo que no fuera mediático. No sé dónde está lo demoníaco, si en el periodismo o en lo mediático.


Pero después alguien le dijo: "Presidente, eso es un disparate". Entonces se tragó las palabras y definió el "terrorismo mediático". Esto no es terrorismo mediático. No ha habido un régimen que tenga tanto periodista como éste.

Duplican, triplican la posesión de medios. Nunca un gobierno tuvo tantos canales de televisión, tantísimas emisoras de radio. Nunca un gobierno quebró tantos periódicos. Por si fuera poco, no sólo hay una gran cayapa en la posesión de medios, sino que además te imponen las cadenas. Si con todo ese arrope, todavía los poquitos medios que quedan tienen mayor influencia en la colectividad, entonces aquí no hay terrorismo mediático, aquí lo que hay es piratería y mediocridad de la gente que está con el Presidente. Que el señor Chávez le reclame la mediocridad a Willian Lara y la arrogancia a este muchachito llamado Izarra. Ese es el verdadero asunto que él tiene que enfrentar y manejar en este momento. ¿Qué es lo que ocurre? Que como este es un régimen levantado sobre la extraordinaria capacidad comunicativa de esta suerte de Renny Ottolina revivido que es Hugo Chávez, entonces todos los demás se quisieron cobijar bajo ese paraguas. Él es un gran comunicador. De hecho, su gran acción de gobierno es Aló, Presidente. Pero hasta ahí.

–¿Cómo evalúa la gestión cultural del Gobierno?
–No hay, excepto una gestión represiva. Yo no quiero detenerme en el caso del ministro Sesto, pero puedo decir que suscribo todos los artículos que se han escrito últimamente, incluido el de Ibsen Martínez. No hay tal gestión cultural, porque la gestión cultural, como todo lo que hace el régimen, es revanchista, es levantada sobre el concepto de la mezquindad, el de "ahora me toca a mí, yo que nunca tuve", y lo más probable es que nunca tuvieron porque no tenían méritos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog