Enrique Santos : "La crisis binacional no está resuelta"

Por Venezuela Real - 30 de Marzo, 2008, 16:53, Categoría: Política Internacional

ROBERTO GIUSTI
EL UNIVERSAL
30 de marzo de 2008

Entrevista // Enrique Santos, Vicepresidente de la SIP
"Si las FARC no pudieran oxigenarse en la frontera con Venezuela y Ecuador, estarían mucho más golpeadas"

Vicepresidente de la SIP, Enrique Santos advierte que la lucha por la libertad de prensa no se libra sólo contra gobiernos autoritarios de izquierda, sino contra todo régimen, organización, grupo o partido que pretenda liquidarla, manipularla o controlarla. Y esa es la tesitura, con sus peculiaridades, que el también director de El Tiempo, el diario colombiano más influyente y difusor de las presuntas complicidades del Gobierno venezolano con las FARC, encuentra en el proyecto de Hugo Chávez.

-El presidente dijo que la SIP condenará presuntas restricciones a la libertad de prensa en Venezuela, "mientras celebra una convención en Caracas", lo cual no deja de ser una contradicción.
-Primero sería necesario referirse a los antecedentes de la reunión. Al miedo de los propietarios de los hoteles a alojarnos y al clima de intimidación en los días previos al referendo. Pero finalmente pudimos celebrar esta asamblea, con muchas dificultades, para hacer un análisis del estado de la libertad de prensa en América Latina. En reuniones previas el tema venezolano ha sido considerado y no se ha dicho que no existe libertad de prensa en Venezuela. Sí se han señalado restricciones específicas, evidentes y en aumento, en cuanto a la actividad de los medios.

-¿Cuáles son esas restricciones?
-Está el caso de RCTV, que ocupó la atención de la asamblea el año pasado. Pero hay una serie de medidas que van desde el control de los insumos hasta la discriminación en la asignación de pautas publicitarias oficiales, pasando por el hostigamiento a periodistas y las agresiones sistemáticas de los medios estatales contra la prensa crítica e independiente. Tácticas todas señaladas por la Declaración de Chapultepec como contrarias a la libertad de información. Es tapar el sol con un dedo negar que existe un clima hostil, de intimidación, discriminación e intolerancia ante la crítica, encabezado por el presidente Chávez. Y eso es lo que analizamos en esta reunión sobre la base del informe presentado por la representación venezolana.

-¿No deberían debatirse estas denuncias con el presidente Chávez?
-Nosotros lo invitamos para que participara en las deliberaciones, como lo hacen todos los presidentes de los países donde sesiona la SIP. Extendimos esa invitación a su ministro de Comunicación e Información, pero no hubo respuesta.

-Ellos están celebrando un evento contra "el terrorismo de los medios".
-Sí, con periodistas nacionales e internacionales afectos al Gobierno y cobertura total por parte de los medios del Estado.

-Esos márgenes de libertad de información, pero con restricciones importantes, ¿a dónde conducen?
-Se trata de una modalidad que no responde, por ejemplo, a la situación en Cuba, donde no existe libertad de prensa de ninguna naturaleza, hay 25 periodistas presos y una sola orientación en los medios, todos en manos del Estado. Régimen, por cierto, muy admirado por el presidente Chávez. Ahora, en Venezuela existen mecanismos más sutiles e incluso, luego de las movilizaciones y las grandes protestas desatadas por el cierre de RCTV, el Gobierno ha procedido con más prudencia en su declarada intención de controlar los medios masivos de información en función de su revolución socialista. Además, Chávez no oculta sus intenciones cuando acusa de golpistas a los medios independientes y trata de intimidarlos y asfixiarlos.

-No sólo acusa a los medios nacionales, sino, incluso, entre otros, a los colombianos, que estarían en una conjura con los venezolanos para desestabilizar su gobierno y apoyar al de Uribe.
-En repetidas oportunidades él se ha referido al medio que yo dirijo, El Tiempo, el primer diario colombiano, denunciándolo como agente indirecto de la guerra, explotando la circunstancia de que dos miembros del gobierno de Álvaro Uribe fueron sus directivos: Juan Manuel Santos, ministro de la Defensa, quien es mi hermano y el vicepresidente, Francisco Santos, quien fungió como jefe de Redacción, circunstancia bastante incómoda para el diario. Nosotros, los Santos que trabajamos en el periódico, somos enemigos de cualquier participación activa en el Gobierno porque eso lesiona la credibilidad, la imagen e independencia de El Tiempo, pero cada quien es dueño de sus ambiciones. Claro que esto se presta para especulaciones sobre una presunta confabulación desde El Tiempo y el Gobierno para atacar a Venezuela, lo cual es absurdo. El diario ha sido muy crítico, en muchos aspectos, con el gobierno de Uribe. Hemos permanecido muy distanciados de estos funcionarios y así lo reconoce la enorme mayoría de la opinión pública colombiana.

-¿Apoyan las mayorías la gestión de Uribe?
-Las encuestas señalan que su popularidad está por el 83% y sigue creciendo. Esto se debe, en gran parte, a la solidaridad del pueblo colombiano con su presidente en momentos de crisis internacional.

--Es decir, los colombianos apoyan la guerra contra las FARC.
-De manera impresionante. Las manifestaciones del 14 de febrero contra las FARC no tienen precedentes: el país todo salió a la calle a gritar "no más FARC". Todos quedamos asombrados ante el rechazo, odio y repudio a los excesos de las FARC. Si a eso le añades la crisis internacional, los ataques del presidente Correa y los insultos de Chávez contra Uribe, te explicas el impresionante apoyo que tiene este último.

--Entonces Uribe debe agradecerle a Chávez buena parte de su popularidad.
-A cada insulto aumenta sus puntos. Cuando el canciller Maduro dijo que Venezuela siempre respetó al presidente Uribe, los colombianos quedaron atónitos, conscientes de los epítetos proferidos por Chávez en su contra: "asesino, mafioso, indigno, cachorro del imperio".

--Pero Uribe ha acusado a Chávez de apoyar a las FARC.
--Una cosa es el insulto y otra la formulación de un cargo.

--Quizás más grave es la acusación de Uribe.
--Pero el mismo Chávez se encargó de mostrar sus simpatías por las FARC. Calificar de asesinato y de masacre cobarde la muerte de Reyes, sumado a su reiterada exigencia de que se les otorgue a las FARC beligerancia política por ser un noble ejército guerrillero, causó indignación en Colombia. Nosotros sí sabemos de sus actividades en el narcotráfico, el secuestro, el terrorismo, el reclutamiento de menores y demás crímenes.

-¿Hasta qué punto el apoyo de Chávez le ha dado oxígeno a la guerrilla?
--Si las FARC no tuvieran la posibilidad de oxigenarse en las fronteras con Ecuador, Venezuela e incluso con Panamá, estarían mucho más golpeadas de lo que ya lo están porque han regresado, luego de veinte años, a sus reductos selváticos. Esas facilidades que tienen en la frontera son una amenaza permanente a la estabilidad con Ecuador y Venezuela.

-Sin embargo, Uribe rectificó en su intención de denunciar a Chávez ante la Corte Penal Internacional.
--Eso fue en aras de ese sorpresivo clima de entendimiento que se creó en Santo Domingo, afortunado, porque las cosas estaban muy polarizadas. Ahora, hay que ver cuán sólida y duradera será tal determinación, porque si las FARC continúan acampando en Ecuador y haciendo incursiones en territorio colombiano desde allí y si queda demostrado que se mueven por la frontera venezolana, ante la indiferencia y complicidad de las autoridades, los problemas surgirán de nuevo.

-Está, luego, el contenido de las computadoras de Raúl Reyes.
-Tanto Correa como Chávez le han advertido a Uribe que si sigue usando esos contenidos se va a revivir el conflicto. Por su parte, EEUU señala que lo allí consignado no se puede echar debajo de la alfombra y es necesario analizarlo exhaustivamente. Hay un plazo hasta el 30 de abril, mientras la Interpol determina la veracidad de las revelaciones. Llegado ese momento, Uribe deberá decir qué hace: si mantiene todo eso en bajo perfil, si lo saca todo a la luz pública o si utiliza esos contenidos como evidencias para un posible juicio. Hay sectores en EEUU partidarios de incluir a Venezuela en la lista de países terroristas. Evidentemente la crisis está lejos de ser resuelta.

--Si la veracidad de esos contenidos no está plenamente verificada, ¿por qué los divulgóEl Tiempo?
-Lo que ha salido del computador ha demostrado ser verdadero. Pero la fotografía donde supuestamente aparece Reyes con Gustavo Larrea, ministro de Seguridad ecuatoriano, fue suministrada por fuentes policiales de inteligencia y por la proximidad de la reunión de la OEA y ante un parecido asombroso con quien a la postre resultó ser el personaje de la fotografía (Patricio Echegaray, secretario general del Partido Comunista argentino), los editores de guardia, aquel domingo por la tarde, decidieron su publicación sin la plena verificación.

-¿Qué garantía tenían ustedes de que el Gobierno colombiano no estaba manipulando esa información?
-En ese caso (la foto) cometimos un error. Al día siguiente lo reconocimos en un editorial y ofrecimos disculpas al ministro Larrea y al Gobierno ecuatoriano. Igualmente suspendimos al redactor responsable y sancionamos al editor de turno. Fue un episodio desafortunado donde el periódico falló, tal y como lo aceptamos en autocrítica pública. Claro, eso puede arrojar una sombra de duda sobre el resto de los contenidos, a causa del apresuramiento de la policía. Pero las posibilidades de verificación, en un contexto de conflicto armado son, a veces, muy difíciles. Por eso se debe citar la fuente y hacer todo lo posible por verificar.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog