Indigentes a la buena de Dios

Por Venezuela Real - 30 de Marzo, 2008, 16:06, Categoría: Dimensión Social

JORGE CHÁVEZ MORALES
Ultimas Noticias
30 de marzo de 2008

Aunque los niveles de pobreza han descendido sustancialmente, han vuelto los más pobres a las calles
Misión Negra Hipólita había comenzado a dar frutos. Falta de continuidad en los proyectos es el problema
Volvieron a las calles de Caracas.

La evidente disminución de la presencia de indigentes en las calles de Caracas y algunas de las principales ciudades del país tan sólo duró un año. La Misión Negra Hipólita logró atender a la gran mayoría de estas personas que durante años sobrevivieron gracias a las limosnas o a la venta de material reciclable (generalmente robado). Pero la alegría duró poco tiempo, sólo 12 meses y la realidad volvió a golpearnos el rostro con su peculiar insolencia. Nuevamente las cabezas despeinadas de personas con las ropas raídas volvieron a las calles.

La ciudadanía pudo percibir, cuando comenzó la Misión Negra Hipólita, cómo paulatinamente comenzó a disminuir la presencia de indigentes en las calles y que ese trabajo estaba dando sus resultados iniciales, al menos, en una primera etapa, que era la de identificar y atender ese nivel de abandono de las personas que vivían en extrema pobreza.

No hubo continuidad en los planes de trabajo que dejó el general García Carneiro cuando se apartó del Ministerio de Participación Popular y Desarrollo Social (Minpades), convertido hoy en el Ministerio de Participación y Protección Social.

Ahora nadie da razón de los seis autobuses que cubrían igual número de rutas en Caracas recogiendo indigentes, ni de las dos ambulancias que atendían las emergencias. Tan sólo continúa operando la carpa instalada en el Parque Los Caobos, pero ya no lo hacen las 24 horas del día como inicialmente ocurría.

El presupuesto de la Misión Negra Hipólita fue de BsF 50 millones. A ello hay que sumarle el aporte de los gastos propios del ministerio, que no está contabilizado pero que podría quintuplicar ese cantidad y que tiene sus dolientes, como lo denuncia Eletin Martínez, uno de los muchos proveedores que no han podido cobrar su dinero.

"Los proveedores de la Misión Negra Hipólita estamos en serios problemas porque ahora se ha convertido en una fundación y no quieren reconocernos una deuda de aproximadamente 30 millardos", asegura Martínez.

No vuelvo.

"¡Nooo mi hermano!, pa"llá no vuelvo más. Al comienzo fue como una película a colores, es decir como un sueño, pero sólo duró como un año. Cuando estaba el general García Carneiro se nos trataba como gente, como seres humanos, cómo te digo, ahh, ya sé; era como cuando tienes una familia y te quieren, tienes comida y trabajo y todo, pero cuando entró el otro ministro, el gordito carajito que no sé cómo se llama, a las pocas semanas volví a la calle porque aquí me gano mi papa sin mucho problema lavando carros. Nos quitaron la comida, el apoyo, y muchos preferimos volver a la calle porque aquí sí somos libres, no como querían tratarnos como en un cuartel".


De edad indefinida, Javier Pérez, como dice llamarse, vive debajo el puente del distribuidor La Bandera, de donde hace tres años fue recogido por una brigada de la Misión Negra Hipólita que le brindó atención médica, odontológica y sicológica.

Javier aprendió el oficio de la construcción y cómo criar gallinas. Volvió a reencontrarse con las ganas de vivir que había perdido mucho tiempo atrás, pero esa felicidad le duró muy poco al cambiar de titular el Minpades.

Sí trabajamos. "Cuando dejamos el ministerio, la Misión se estaba consolidando.

Construimos 415 casas para familias de extrema pobreza que fueron rescatadas de los vertederos de basura, se organizaron 10.371 comités de Protección e Igualdad Social (Copis) en todo el país, organismo encargado de obtener la información primaria en los mismos lugares donde se encontraban viviendo las personas de riesgo, 2.623 niños y niñas fueron escolarizados, de los cuales 900 corresponden a los vertederos de basura, y 1.428 recibían becas que les permitían continuar con sus estudios", explicó Juan Mata, ex viceministro de Desarrollo Social.

Sin embargo, la atención de la misión se centró en el apoyo integral a 6.023 personas, de las cuales inicialmente desertaron 1.087 pero luego se reinsertaron 387.

"Yo no sé qué ha pasado; aunque no soy chavista, reconozco que los indigentes habían desaparecido hace tiempo, pero nuevamente han vuelto a las calles y son un peligro para ellos y nosotros", comentó Rosa Odriozola, residente en la parroquia Candelaria.

"No queremos hacer juicios posteriores sobre lo que pasó después de nuestra salida del ministerio pero sí de lo que hicimos y dejamos durante nuestra gestión. Instalamos cinco casas de triaje en Caracas para la atención de estas personas, atendimos a 80 personas en la finca El Caruto del Ejército en Carabobo; en Aragua se integraron al trabajo agrícola 45 ciudadanos, firmamos 15 convenios con diversos ministerios e instituciones del Estado para atención de las personas en proceso de recuperación", expresó Mata.

Fue imposible para Últimas Noticias obtener una respuesta del ex ministro David Velázquez o de personas que trabajaron con él para que explicara cuál fue la atención que recibió esa misión durante su gestión. Similar contratiempo se presentó con la actual gestión.

Menos pobreza.

El Gobierno ha expresado que los niveles de pobreza han disminuido, y ciertamente parece ser así. Pero en los sectores más extremos, es decir, los más pobres entre los pobres, aquellas personas que viven en la calle, la esperanza que en principio significó la Misión Negra Hipólita ahora la ven más lejos.

 TESTIMONIOS
Yairson Vásquez
"Yo tuve que volver a la calle porque todo cambió desde que cambiaron de ministro. Nos faltaba la comida, no nos pagaban por los trabajos que hacíamos y nos veían como si fuéramos unos apestados. Dejamos de ser seres humanos para convertirnos nuevamente en un fastidio. Entonces, para qué vivir así en un lugar donde a cada momento te recuerdan que eres una persona que vale menos que un animal".

María Pérez
"Mire, en la calle no le hago daño a nadie, aquí trabajo buscando aluminio y cobre y eso me da para comer y para mi vicio. Sí, porque todo el que vive en la calle se fuma su piedra. Unos más, otros menos, pero todos lo hacen y el que diga lo contrario está mintiendo, si no, no vivirían en la calle. Nunca estuve en la Misión Negra Hipólita, siempre me escapé porque me gusta la libertad".

Dante Morales
"Vivo en la calle nuevamente desde que se acabó la Misión Negra Hipólita. Me llevaron a Maracay a un albergue y allí me trataron como a un ser humano, pero tuvimos que salir porque ya ni comida había cuando cambiaron al ministro. Vivo vendiendo metales reciclados. Volví a fumar piedra porque a veces no me alcanza para comer".

 DEFINICIÓN DE LA MISIÓN
"La Misión Negra Hipólita es un esfuerzo convergente de la revolución bolivariana, orientado a derrotar la peor de las exclusiones: la de las niñas, niños, adolescentes, mujeres y hombres en situación de calle, que viven fuera de un hogar. Es entender que nuestra revolución está obligada a trabajar no sólo para que no existan seres humanos de la calle, sino para que todo individuo forme parte de un hogar que lo valore, lo aprecie y le permita vivir con alegría y en libertad, en un mundo donde la familia se integre en un ser social que la trasciende, desde el escenario comunitario hasta el ámbito nacional.

Es compromiso asumido por la revolución bolivariana como expresión del mandato del poder constituyente originario".














TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog